La invasión de parquímetros en la Ciudad tuvo cómplices

0
34


La extensión de parquímetros por toda la ciudad, que hoy es noticia, se encuentra habilitado desde 2013. Aunque hoy lo denuncien, esta habilitación se logra con los votos del Peronismo, de quienes encabezan hoy la lista del Frente de Todos como Claudia Neira.

La inminente y escandalosa extensión de los parquímetros en casi todos los barrios de la ciudad, que hoy es noticia, se encuentra habilitado desde 2013 gracias a la complicidad directa de sectores del Peronismo porteño. Con una ley de ese año, votada por el Pro y el Peronismo, se abría la posibilidad a los más de 80 mil parquímetros que ahora se buscan poner en marcha, que cubriría el 45% de la ciudad.

El nuevo sistema que Horacio Rodríguez Larreta pretende implementar, llevará de 4 mil espacios tarifados a más de 84 mil. De concretarse llegaría a 120 mil cuadras con parquímetros, esto es un aumento del 3000%. Y con una tarifa que alcanzará los 20 pesos por hora o más, será un negocio de 8000 millones de pesos por fichas y otros 8000 millones por acarreo que van a pagar los vecinos y llenarán las arcas de las empresas concesionarias.

Repasemos la historia de este proyecto macrista

Los parquímetros en la Ciudad habían tenido un primer gran cambio en el 2011 con la Ley 4003, que creaba un nuevo sistema de “Estacionamiento Medido” con tres ejes centrales: licitar la concesión del servicio, crear nuevos segmentos tarifarios y aumentar la cantidad de calles con parquímetros. Un esquema pensado para el bolsillo de las grandes empresas concesionarias.

Esta ley fue aprobada con 31 votos a favor: 24 del oficialismo (PRO y aliados) y 7 del peronismo porteño (PJ y Frente Para la Victoria).

Sin embargo, el aumento de calles con parquímetros fue frenado a última hora en la votación particular de un artículo, que bloqueo la implementación de la ley. Aunque sin efecto aplicable, la ley dejó habilitada la extensión de parquímetros por toda la ciudad, para poder implementarla en otro momento de avance y negociaciones empresariales.

Nuevo negocio, otra vez con aliados

El nuevo momento llegó en diciembre del 2013. El punto de inflexión para el millonario negocio de los parquímetros llegó con la Ley 4888, que incorpora nuevas modificaciones al sistema de estacionamiento medido, que había quedado habilitado en el 2011.

Manteniendo en gran medida el esquema de la ley anterior, esta nueva ley, presentada por el entonces Jefe de Gobierno Mauricio Macri, lograba lo que no pudo su antecesora: aumentar la cantidad de calles con parquímetros. Un negocio millonario para empresas y una fuente de recaudación para el gobierno de la ciudad, a costa de los vecinos de la ciudad.

Mediante un Anexo incorporado y votado junto a esta nueva Ley 4888, se incluía un nuevo cuadro de “Modalidades Tarifarias”: un listado con miles de arterias, calle por calle, donde se puede instalar nuevos parquímetros. Se llegaba así a cubrir el 45 por ciento de las calles porteñas.

Este plan de negocios, el macrismo, no lo logró solo. La ley 4888 fue aprobada con 31 votos a favor y 19 en contra. Y tuvo apoyos y detractores dentro de los dos bloques mayoritarios de la Legislatura porteña. Dentro del Frente Para la Victoria y sus aliados 7 legisladores votaron en contra, pero aportaron un considerable caudal de 9 votos a favor. Las cuentas no mienten: si todo el bloque votaba en contra, la ley no se aprobaba.

«Dentro de esos 10 votos cómplices del proyecto macrista se encontraba el de Claudia Neira, quien en estas elecciones aspira nuevamente a una banca, en esa misma Legislatura porteña, encabezando la lista del Frente de Todos.»

Como varias licitaciones para concesionar el servicio fueron impugnadas, en 2016 se vota la Ley 5728 con nuevas modificaciones al sistema. Si bien esta vez, finalmente, el Peronismo votó en contra, esta nueva ley ratificaba el cuadro de “Modalidades Tarifarias” que Claudia Neira y el Frente Para la Victoria habían votado favorablemente en el 2013 (con la Ley 4888): miles de arterias para miles de parquímetros para las ganancias millonarias de las empresas concesionarias.

Tras haber apoyado la medida, posibilitando media Ciudad con estacionamiento tarifado, el rechazo a los parquímetros llega recién con la campaña electoral. En campaña son opositores pero luego cogestionan con el oficialismo.



Source link