La leche, un bien de lujo: se registró el consumo más bajo desde el 2003

0
37


Grave baja del nivel de consumo de leche, indispensable para niños y adultos, ya está en niveles más bajos que el 2001 mientras los precios siguen subiendo. Un claro ejemplo de como empresarios y Gobierno descargan la crisis sobre los trabajadores.

Con el aumento de los precios de los lácteos, la inflación trasladada a los productos de primera necesidad y la perdida del poder de compra ante la devaluación del salario, son las principales razones de la histórica baja del consumo de leche. Una dura realidad que ataca a los mas vulnerables, los trabajadores y los niños.

Según el Observatorio de la Cadena Láctea, los factores que inciden en el descenso son los aumentos tras la devaluación, la crisis de rentabilidad del sector y el desabastecimiento de las marcas más económicas en lo supermercados y las exportaciones. La caída en la producción de leche a partir del cierre de tambos en 2018 empieza a mostrar su efecto negativo en el consumo per cápita, que en el primer cuatrimestre del año registró una caída del 6,4% en la relación anual.

El consumo promedio de la leche cayó este primer bimestre del año hasta 183 litros anuales por habitante. Se trata del nivel más bajo de consumo desde 2003, cuando cada argentino consumió en promedio 179 litros, ya sea como leche fluida o en su equivalencia en productos lácteos

Los datos surgen de un relevamiento que realizó el Observatorio de la Cadena Láctea Argentina (OCLA) desde donde entienden que esta caída se da por varios factores: en primer lugar, la suba cerca de un 80% respecto de los primeros meses del año pasado luego de la devaluación de casi 100% registrada a lo largo del 2018. Pero también luego de una larga crisis de rentabilidad en la producción lechera, que fue muy semejante a la que se registraba en 2002 y repercutió en la oferta. Una década y media después, el escenario parece repetirse y quienes pagan las consecuencias de las políticas económicas que aplica el Gobierno, arroja que es el pueblo trabajador el mas perjudicado.

“La combinación de una menor producción de principios de año (-8,3% en el primer trimestre), la liquidación de stocks durante 2018, producto de los mayores niveles de exportación (+37% en toneladas) y la necesidad de hacer caja en el mercado doméstico, sumado a una baja en el consumo que recién se hizo importante a finales del año 2018 y principios de 2019, generaron obviamente un menor oferta doméstica”, explican desde OCLA.

En ese sentido, también sostuvieron que “la menor oferta en el mercado interno se expuso mayoritariamente en el rubro de leches fluidas y dentro de ellas en su versión refrigeradas, que fundamentalmente se dio producto de la mayor afluencia de consumo debido al diferencial de precios entre las presentación sachet versus cartón y la menor cantidad de marcas disponibles en la góndolas”.

Dentro del listado de productos lácteos el sachet de leche pasó de 26,09 a 48,37 pesos, con un alza de 85,03 por ciento. Por otra parte lo que más subió fue el yogurt, que pasó de 26,29 a 53,11 pesos, un 102% más que un año atrás. Le sigue el queso pategrás (a 579,38 pesos el kilo) y la leche en polvo (340,69 pesos), ambos con el 96% de aumento. La manteca se encareció 95% de 53,58 a 104,86 pesos, el queso sardo (630,36 pesos) 93% y el cremoso (344,56 pesos el kilo) el 90%.

“En el programa precios esenciales se encuentra la leche La Martona con un precio de 35,80 pesos el litro, mientras que la marca La Serenísima, que es la misma leche, se paga sin IVA entre 45,30 y 48,10 pesos. El costo para las grandes cadenas comerciales al que reciben el producto es de 36,68 pesos” Según señaló Bussetti. El titular de la asociación de consumidores.

Te puede interesar: Se desploma el consumo: las ventas en supermercados acumulan 13 meses de caídas

Ante esta situación de crisis es necesario invertir las prioridades. La plata que se va en la deuda acrecentada con el FMI, debe ponerse al servicio de las necesidades de la mayoría del pueblo trabajador. Salud, Educación y aumento de salario en función de lo que cuesta la canasta básica de alimentos son las prioridades del Frente de Izquierda-Unidad y que la crisis la paguen los que la generan, los capitalistas.

Te recomendamos: Fuerte suba: una familia necesitó $ 33.013 en agosto para no ser pobre



Source link