La pérdida de salario en 2018 podría ser la peor desde el 2002

0
44


Los salarios de convenio perdieron el tercer trimestre de este año entre 10 % y 20 % respecto a 2017. Estatales y Alimentación, entre los más afectados por el deterioro del poder de compra. Reapertura de paritarias ya para frenar este robo de los capitalistas y el gobierno y recomponer el salario perdido.

Quien escuche que la crisis y el ajuste nos afecta a todas y todos por igual, que “estamos viviendo por encima de nuestras posibilidades”, o que hay que hacer un esfuerzo para que el país salga adelante, debe tener presente dos lecciones que le deja la experiencia histórica a la clase trabajadora en Argentina.

En primer lugar, que todo lo que se perdió en los últimos 40 años, ningún gobierno lo “compensó” ni lo recompuso después. Se podrá en ciertos casos volver a tener cierto poder adquisitivo, y hasta igualar un poder de compra previa del salario, pero los consumos o ahorros que debieron retraerse para llegar a fin de mes, o el esfuerzo adicional por hacer unas horas extra o una “changa” que sume unos pesos al hogar, nunca fueron devueltos.

En segundo lugar, y directamente ligado con lo anterior, la evidencia indica que todo lo que se perdió, alguien, por otro lado, lo ganó, y en forma incrementada.

Te puede interesar: Un nuevo saqueo en curso

El Observatorio del Derecho Social, perteneciente a la Central de los Trabajadores Argentinos – A (CTA Autónoma), ha difundido ayer un breve y contundente informe cargado de información explosiva que alerta de un peligro grave a ser combatido: el de mirar pasivamente cómo este año un puñado de empresarios y especuladores logran aplicar uno de los saqueos más grandes de los últimos 16 años, de la mano del gobierno, los gobernadores y el FMI.

Cuánto perdieron en 2018 las principales ramas de actividad

De un lado de la película, el documento permite poner en números la brutal licuación de salarios que está padeciendo la clase trabajadora, sea cual sea su sector de actividad, con la complicidad voluntaria de las conducciones sindicales que no han levantado ningún plan de lucha serio para evitarlo.

Si se observa la evolución de los salarios de convenio en distintas actividades económicas representativas de distintos sectores económicos (industria, servicios, sector privado y público), se observa una fuerte caída a lo largo del 2018, tanto en aquellas actividades que ya llevaron adelante una revisión del primer acuerdo salarial como en aquellas otras que todavía tienen pendiente esta negociación.

“En efecto, en comparación con el último trimestre de 2017 el retroceso del salario de convenio en términos reales en todas las actividades relevadas supera el 10 %, y en algunas de ellas se acerca al 20 %”, describe el informe de CTA-A.

“Cabe reiterar que esta caída se registra a pesar de que muchos acuerdos salariales negociados en el primer semestre del año ya activaron las cláusulas de revisión previstas originalmente, incluso adelantando la fecha consignada en el acuerdo original. En tal sentido, algunas de ellas ya han previsto instancias de revisión de la revisión”. En el anexo del informe puede constatarse que uno de estos casos es por ejemplo, el sector de Comercio.

“El acortamiento de los plazos de vigencia de los acuerdos salariales, por vía de sucesivas revisiones, se convierte así en una herramienta defensiva no ya para sostener los básicos de convenio en términos reales, sino para morigerar una caída cuya magnitud, hasta el momento, se encuentra dentro de las más altas de las últimas décadas”, advierte el informe.

Los estatales lideran el brutal descenso del poder de compra contra 2015

De conjunto, puede apreciarse un deterioro muy significativo de los salarios de convenio en comparación con los valores registrados en el año 2015. Los datos correspondientes al tercer trimestre de este año muestran retrocesos de entre el 4 % y el 23 % en comparación con el mismo período de 2015, “situación que se agrava al proyectar los aumentos salariales ya previstos y la inflación esperada para el último trimestre (BCRA – REM)”.

Como se deduce de la estimación realizada por el Observatorio, las y los trabajadores estatales han sufrido una insoportable licuación de sus salarios en los últimos tres años, que alcanzará a 25,5 % hacia fin de año, sector cuya paritaria firma Andrés Rodríguez, conducción de UPCN a nivel nacional.

Retroceso promedio que llega al 20 % entre el 2015 y el 2018

De acuerdo al informe, en base a los últimos datos oficiales disponibles correspondientes al mes de julio de este año, dan cuenta de un retroceso del 9,9 % en el sector privado registrado y del 20,2 % en el sector público en comparación con octubre del 2015.

“Si bien la caída del salario real ha sido persistente a lo largo de los tres años del Gobierno de Cambiemos, es posible distinguir tres momentos claramente diferenciados: una primera etapa de ajuste en el primer semestre de 2016; un período de relativo estancamiento entre mediados de 2016 y las elecciones de octubre de 2017; y una nueva fase de caída del salario real desde noviembre de 2017”, agrega el informe.

Pero además, debe tenerse que cuenta que “este ajuste sobre los salarios reales no incluye el impacto de la inflación de los meses de agosto a octubre, que se ubicará en torno al 15%, por lo que a pesar de que en dichos meses se hicieron efectivos numerosos aumentos provenientes de las negociaciones salariales es posible inferir que el deterioro de los ingresos de los trabajadores y las trabajadoras continuará su tendencia decreciente.”

Pero del otro lado de la película no hay que olvidar que hay un grupo minoritario de personas, nativas y extranjeras, que se unen para incrementar sus ganancias con la devaluación, los tarifazos y la especulación financiera apoyada en el endeudamiento, y sustentada en común para todo el arco patronal en el dominio del trabajo asalariado.

Te puede interesar: Megadevaluación: las penas son de nosotros, las ganancias son ajenas

¡Reapertura de paritarias YA! Tirar abajo el Presupuesto de ajuste

Pero las lecciones que podemos extraer de la historia también indican que no necesariamente la solución es conformarse con atenuar las pérdidas o esperar a períodos de recuperaración económica para ver si los trabajadores pueden obtener una mejora parcial de su poder adquisitivo.

Es posible torcer la balanza a favor de las y los trabajadores sobre la base de una firme organización y movilización popular, que quiebre la tregua entre las burocracias y los gobiernos,y que pelee por salidas de fondo para cortar de una vez por todas con la decadencia nacional, el atraso y la dependencia.

Las centrales sindicales tienen que exigir y luchar por la reapertura de las paritarias, que obtenga una suba de los salarios en cada sector en una sola cuota y conquitar un bono que recupere los ingresos perdidos, al menos en los últimos tres años.

Para evitar que la inflación siga comiendo el poder de compra, los salarios necesitan ligarse a una claúsula gatillo trimestral automática, partiendo de un salario mínimo igual a la canasta familiar, hoy calculada en $ 33.131 por los trabajadores de la Junta Interna Ate Indec.

La cita de honor esta semana para mostrar las fuerzas que tiene el pueblo trabajador para imponer otra salida a la crisis será el rechazo al Presupuesto del ajuste este miércoles 24.

Te puede interesar: De 2001 a hoy: ¿cómo hacemos para que la historia no se repita?



Source link