La pulseada por el nuevo salario mínimo por debajo de la canasta familiar

0
368


Hoy se reúnen en el Consejo del Salario el Gobierno y los sindicatos para acordar el valor del sueldo básico. El ejecutivo adelantó que ofrecerá sólo un 20 %. Los gremios pedirán $ 15.000.

Foto: Minutouno

Empresarios, funcionarios del ministerio de Trabajo, junto a los gremios se encuentran hoy en el Consejo Nacional del Empleo, la Productividad y el Salario Mínimo, Vital y Móvil para negociar el nuevo monto del sueldo básico, que el Gobierno quiere ajustar en el 20 %, en línea con las paritarias cerradas para este año.

En la actualidad el salario mínimo, vital y móvil está en $ 8.060. Si el incremento es de 20 % como pretende el oficialismo sería de $ 9.672, pero los dirigentes sindicales de la CGT y CTA adelantaron que llegarán al encuentro con un pedido de un salario básico de $ 15.000.

El ajuste del salario mínimo es insuficiente tanto el del Gobierno como el que piden los dirigentes sindicales ya que a fines de marzo los trabajadores organizados en ATE Indec estimaron que la “canasta de consumos mínimos” tuvo un costo de $ 22.768,8 en el Gran Buenos Aires. Un valor alejado de lo que se discutirá hoy.

Te puede interesar: ¿De cuánto tiene que ser el salario para llegar a fin de mes?

El triunviro de la CGT Juan Carlos Schmid había fundamentado la semana pasada “si las mediciones propias que tiene la CGT establecen que la canasta básica es de $ 15.000, no podemos pedir menos que eso. Es una línea de referencia. Después, habrá que discutir”. Mientras los dirigentes sindicales “discuten” y no proponen ningún plan de lucha, se avala un aumento a la baja del salario.

La sesión plenaria del Consejo fue convocada para las 16 horas, en el Ministerio de Trabajo. Previamente a las 10, en la sede de la cartera laboral se reunirán las distintas comisiones que integran el Consejo: Del Salario Mínimo, Vital y Móvil y Prestaciones por Desempleo; de Empleo; de Formación Profesional; de Productividad; y de Fortalecimiento del Sistema de Seguridad Social.

Paralelamente a la reunión en la cartera laboral, se realizarán marchas organizadas por la CTA, y por trabajadores informales de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) que reclaman la incorporación de la ‘Economía Popular’ al Consejo del Salario.

El poder adquisitivo en caída

Un informe de la Universidad Nacional de Avellaneda estimó que en el año 2016 el salario mínimo de los trabajadores tuvo un derrumbe del 15 por ciento en su capacidad de compra. La actualización del salario debería recuperar lo perdido el año pasado y agregar un ajuste por la inflación de este año. Un monto superior al porcentaje ofrecido por Cambiemos.

Ayer el Indec reanudó el Índice de Salarios y mostró que el poder adquisitivo bajó entre cinco y seis puntos desde la asunción de presidente, Mauricio Macri.

El organismo sostuvo que a febrero de 2017 los salarios del sector registrado tuvieron un aumento de 37 por ciento frente al mismo período del año pasado. Debido a que las comparaciones interanuales oficiales de inflación se repusieron recién en abril de 2016, la comparación sobre el poder adquisitivo sólo puede realizarse contra las estimaciones privadas -promediado en el conocido como Índice Congreso-, las que estimaron para el mismo período un incremento de precios de entre 42 y 43 por ciento.

La baja del poder adquisitivo es más pronunciada en los trabajadores estatales que en los trabajadores privados, según el Indec. En los 15 meses relevados, los salarios privados subieron 39 por ciento, con lo cual la pérdida de poder adquisitivo sería de entre tres y cuatro puntos. En cambio, para los empleados públicos el aumento salarial en el mismo período fue de 33 por ciento, o sea unos 10 puntos por debajo de la inflación.

El informe difundido también comenzó a ofrecer información sobre el sector informal, con base a octubre de 2016. En ese período el incremento de salarios en ese segmento es del orden del 5 por ciento, dos puntos por debajo de los sueldos en el sector registrado de la economía.

El gran capital recibió muchos beneficios de Cambiemos mientras los trabajadores vieron diluir sus salarios y el empleo. Los dirigentes de la CGT y de la CTA volvieron a conceder una tregua al Gobierno, luego del paro del año pasado que demostró la fuerza y la bronca de la clase obrera. Es necesario un plan de lucha para exigir un salario mínimo igual a la canasta familiar y enfrentar las paritarias a la baja y los despidos, como vienen haciendo los trabajadores de Pepsico en defensa de sus puestos de trabajo.



Source link