La rapiña transnacional: Crystallex pedirá la subasta en EE.UU. de Citgo, propiedad de PDVSA

0
130


La transnacional minera canadiense Crystallex volvió al acecho por hacerse de los activos de Citgo, advirtiendo que intentará que las autoridades de EE.UU. subasten Citgo, filial estadounidense de PDVSA.

El objetivo de la minera es que PDVSA “salde una deuda” de 1.400 millones de dólares estadounidenses. La minera Crystallex, una empresa depredadora dedicada a la extracción de oro en Suramérica causando grandes daños ambientales con su explotación a cielo abierto.

La transnacional canadiense ha estado tratando de forzar la venta de Citgo pues espera embolsarse las ganancias como compensación por la nacionalización por parte de Venezuela de un proyecto de extracción de oro en 2011. Que, dicho sea de paso, una indemnización que el gobierno no tendría que haberle pagado un centavo, pero constituía una práctica de pagarle a las transnacionales cuando éstas ya se habían extraído con superganancias las supuestas inversiones realizadas.

En 2016, un órgano de arbitraje del Banco Mundial (BM) determinó que Venezuela tenía que indemnizar con 1.200 millones de dólares más 200 millones de intereses a Crystallex por la medida del ejecutivo nacional.

Como se alertó desde este diario en un reciente artículo, fuertes amenazas se ciernen sobre los activos extraterritoriales de Venezuela como es el caso de CITGO (empresa petrolera con sede en Houston con tres refinerías en el Golfo de México y el Medio Oeste que procesa aproximadamente un tercio de las exportaciones de petróleo de Venezuela a los EE. UU), donde empresas extranjeras y acreedores de bonos están al acecho de hacerse de los mismos como manera de cobros por deudas del Estado venezolano.

Recordemos que el gobierno de Maduro empeñó la mitad de Citgo como garantía del bono 2020 por $ 2.5 mil millones y la otra mitad está empeñada también por un préstamo con la compañía petrolera rusa Rosneft. Estrangulada económicamente y con la brutal caída petrolera, el gobierno de Maduro enfrenta serias dificultades para hacer frente a sus compromisos.

En dicho artículo decíamos que Venezuela se enfrenta al posible colapso de un par de acuerdos de miles de millones de dólares con los que buscaba proteger a Citgo Petroleum Corp, uno de sus principales activos en el extranjero, de una incautación por parte de acreedores que están al acecho procurando hacerse de los mismos. Los buitres huelen sangre aprovechándose de la catástrofe del país y del estrangulamiento económico.

Te puede interesar: El derrumbe petrolero venezolano y las amenazas sobre Citgo tras haber sido empeñada

De acuerdo a Efe-DowJones, este miércoles que el abogado de Crystallex comunicó la ruptura del acuerdo por lo que la empresa minera canadiense buscará recuperar la deuda a través de los activos de Citgo, una red de refinerías, oleoductos y terminales en Estados Unidos. “Obviamente, nos decepciona que decidieran volver a incumplir sus obligaciones contractuales continuando con el litigio”, dijo cínicamente el abogado de Crystallex, Robert Weigel, en un comunicado.

El acuerdo entre Crystallex y PDVSA señalaba que la empresa canadiense recibiría de forma inmediata un adelanto de 500 millones de dólares estadounidenses y el resto se pagaría trimestralmente hasta 2021.

Te puede interesar: Maduro paga a la transnacional Crystallex US$425 millones con el hambre del pueblo

El Gobierno de Maduro, ha venido sosteniendo irresponsablemente que Citgo está protegida en Estados Unidos de acciones judiciales dirigidas contra el Estado venezolano, pero un tribunal de Delaware ha apuntado que en el caso de Venezuela la distinción entre el Ejecutivo y la empresa pública es “borrosa”.

Acorralado por sus propios desastres y políticas entreguistas, el gobierno busca pagar frente al riesgo de perder el preciado activo Citgo y que aun haciéndolo sigue con el cuchillo en el pescuezo por la misma amenaza. No hay que pagar un solo centavo a los buitres internacionales.

Si ellos deciden hacerse de activos del país en el exterior, existen grandes intereses imperialistas en el territorio nacional, que pueden ser confiscados inmediatamente y pasar al control de los trabajadores, parando también la entrega de los grandes recursos nacionales y dejar de exonerar a las grandes transnacionales de impuestos, avanzando hacia una industria petrolera estatal y única bajo el control de los trabajadores, y no de burócratas corruptos y de la casta militar que negocian con las transnacionales y los empresarios locales en detrimento del pueblo.

Te puede interesar: Te puede interesar: PDVSA sobreendeudada hipoteca Citgo: ¿fin del relato de la “soberanía petrolera”?



Source link