La Reforma del 18: un debate chato en el Profesorado Técnico de la UTN

0
26


Autoridades convocaron a una “disertación” sobre la “Reforma del 18 y su proyección en la UTN”. Dos estudiantes del Profesorado Técnico la definieron como una “lavada de cara” y “bastante floja”.

Las autoridades del Profesorado Técnico convocaron a una “disertación” a cargo del Secretario Académico, Dr. Enrique Daniel Silva, sobre la “Reforma del 18 y su proyección en la UTN”. Una “lavada de cara” y “bastante floja”. Así definieron la charla del 29 de octubre dos estudiantes del Profesorado Técnico.

Algunos de los temas ausentes fueron las tradiciones del movimiento estudiantil reformista y su pelea por la autonomía universitaria. Los directivos no quieren que estudiantes y docentes retomen esa práctica militante. Son cómplices de un presupuesto que va a caer sobre los hombros de la comunidad educativa. Saben que el estudiantado tiene la energía necesaria para impulsar la pelea en las calles.

Silva llamó “tempestades” a las crisis –como si fuesen fenómenos naturales- para no hablar del saqueo al pueblo trabajador que planifican el Gobierno, el FMI y los gobernadores. El 14 de noviembre se vota el Presupuesto 2019 en la Cámara de Senadores. Los “dinosaurios” quieren decidir un nuevo robo. Pero el movimiento estudiantil va recuperando la memoria y el próximo miércoles va a decir presente en el Congreso.

¿Qué mensajes dieron las autoridades?

Julieta: La charla giró en torno a lo histórico de la fecha y cómo se relacionaba eso con la historia de la UTN. El mensaje que intentaron transmitir en la charla en sí fue que ahora estamos mejor que hace 100 años, que la UTN logró sostenerse en el tiempo.

Werner: A mí entender el mensaje fue muy claro. Hay espacio-tiempo, recuerdos, para levantar una jornada conmemorativa que no representa las necesidades del instituto. El director Bohn se negó a brindar el espacio del SUM para hacer un taller sobre Educación Sexual Integral, lo que suena paradójico pues sus palabras expresan “voluntad de diálogo”. Pero al parecer dicha voluntad no es sincera ni recíproca.

¿Qué les pareció la charla en general?

Julieta: Me pareció bastante floja. Porque si bien había aspectos interesantes, como que en los 90, previo a la LES, quisieron que la UTN dejara de ser considerada universidad por la especificidad de los temas que trata, hacían pintar como que ahora estaba todo bien y no es así. A su vez, hablando de una democracia universitaria como si ahora funcionara todo perfectamente bien cuando no es así, por ejemplo, con los concursos docentes.

Werner: El Secretario Académico demostró su capacidad de investigar y relacionar el contexto de aquella década (Revolución soviética, Primera guerra mundial, etc.) pero se mostró muy débil a las preguntas de cómo pensar esa lucha hoy día y puertas adentro del profesorado. A su vez mencionó que la UTN hoy en día goza de buena salud, a lo que nos preguntamos: si se declaró la emergencia presupuestaria este año, ¿qué tan buena salud se puede encontrar? Su respuesta fue un tanto “ingenua”, pues según él a lo largo de los últimos 70 años la UTN siempre “pasó las tempestades” de los gobiernos que se sucedieron. Pero más allá de eso, creo que es en este tipo de contexto donde el Gobierno avanza sobre los derechos conquistados, queda el terreno allanado para avasallar esa “buena salud”.

¿Qué opinan de que se recuerde la reforma del 18 y no haya autonomía en el instituto?

Julieta: Me parece completamente ilógico. Ya que se enarbolan banderas y se celebran conmemoraciones discursivamente, pero en los hechos no se aplican. Y si realmente se quiere hacer algo al respecto deberían haberlo nombrado. Aunque sea, por lo menos, identificarlo y transmitirlo como un problema a resolver. Y cuando se les preguntó sobre ese aspecto omitieron responder la pregunta.

Werner: Pienso que es una lavada de cara. Lo veo como una maniobra hipócrita, pues conocen bien la postura mayoritaria de la comunidad, que pide un órgano autónomo de gobierno que hoy no existe, nos refriegan en la cara que estamos 100 años atrasados en materia democrática. Tal es el nivel de cinismo que el director nos dijo personalmente que para él hay dos tipos de autonomía, una como la que mencioné recién, y la otra es que él levante el teléfono y hable con rectorado sólo lo que él considera necesario (una autonomía que sólo beneficia al director y a sus amigues).

¿Qué problemas son “desoídos” por las autoridades?

Julieta: La ESI es un tema fundamental. Queremos formarnos en el tema para poder luego ir al aula como futuros docentes y poder responder de una manera responsable y consciente las necesidades de los chicos. No se puede negar que es una necesidad social cada vez más fuerte. Pero las autoridades se niegan a dar siquiera una jornada de debate informal respecto al tema. Por otro lado, el tema de la democratización del Instituto. No hay métodos transparentes en la toma de decisiones, menos que menos alguna instancia de participación de los alumnos en ninguno de los temas que conciernen al instituto.

Werner: Creo que el término “desoídos” calza perfectamente, pues hemos expresado a la dirección que peleamos por la creación de un órgano autónomo de gobierno, por la apertura de libros contables y por conocer los destinos del presupuesto, nuestra preocupación por insinuarnos que la cooperadora debe ser obligatoria para los ingresantes, porque no se permita cursar materias pedagógicas mientras se hace la tecnicatura, por la negativa a implementar la promulgada ley 26150 (de educación sexual integral). Creo que cuántas propuestas haya por parte de la comunidad educativa, no serán escuchadas.



Source link