Larreta también ajusta en la Ciudad: claves del Presupuesto 2019

0
30


En líneas con las cuentas nacionales acomodadas para cumplir con el FMI, el ajuste en CABA golpea a salud, educación, vivienda a contramano de los aumentos para seguridad y pago de intereses de deuda. A continuación, las principales claves del Presupuesto presentado por el oficialismo para 2019.

La semana pasada se consiguió en Diputados la media sanción al Presupuesto Nacional para 2019, gracias a los votos oficialistas y de un sector del peronismo. Así el Gobierno daba un paso importante para cumplir con los pedidos del FMI, organismo que luego confirmó la ampliación del Stand By.

Podes leer: Camino al abismo: el FMI aprobó el nuevo acuerdo

Las partidas presupuestarias para la Ciudad en 2019 siguen el mismo norte, con la falacia del “déficit cero” pactado con el FMI pretenden avanzar en recortes en áreas claves. Un tema polémico y con impacto es la transferencia de nación a Ciudad del costo de la tarifa social de agua corriente y energética, que podría reflejarse en nuevos tarifazos. Por el lado de transportes, hace años la Ciudad tiene el traspaso del Subte que es ejemplo de la des-inversión empresarial, ganancias garantizadas para Metrovías a costa de avanzar en subas del boleto. Para 2018 planean consolidar un aumento de 120 % hasta llevarlo a $16,50 desde $ 7,50.

Podes leer: Metrovías miente: la Línea E brinda servicio limitado por falta de formaciones e inversión

Los supuestos macroeconómicos son otro punto en coincidencia con el presupuesto de Nación, subestimando la inflación que debido a los tarifazos en curso y la inestabilidad cambiaria, seguramente supere al 34,8 % propuesto por Ciudad.

Hacia fines de 2019 proyectan una inflación de 23 %, y una contracción del 0,5 % del PBI, por detrás de las previsiones del FMI (-1,6 %), y de la carta de intención que el propio Gobierno envió al Fondo en la que reconocen que la actividad va a caer el año próximo entre 0,5 % y 2 %. Es decir, si la recesión se profundiza, quedan afectados los ingresos estimados en el presupuesto.

Deuda pública, la única partida que sube

La Ciudad de Buenos Aires es conocida por ser el distrito más próspero a nivel nacional, acumulando una gran concentración de servicios que representan el 84 % de su PBG (Producto Bruto Geográfico). De acuerdo con los datos del mensaje presupuestario “de 2007 a 2017 el producto de la ciudad creció un 23,5 % en términos reales.”

Hacia 2019 el Gobierno de la Ciudad propone un presupuesto con bajas en términos reales de Cultura (43%), de los Servicios Económicos (13%), de Vivienda y Urbanismo (8 %) y de Educación (4 %) y Salud (3 %). Mientras se destaca que la única suba en términos reales es para deuda pública que aumenta un 29 %.

Es decir, los pagos de deuda representan más del doble de lo que se destina a Vivienda y Urbanismo, y representan el 8,1 % del presupuesto total cuando en 2018 explicaban el 5,9 %.

A tono con la suba del endeudamiento nacional -que hacia fin de año superará el 80 % del PB- en Ciudad, Rodríguez Larreta acelera el ritmo de endeudamiento siendo el stock de deuda a finales de septiembre de $ 106.113.5 millones, aumentando un 53 % respecto a diciembre de 2017. Producto de la megadevaluación del peso los intereses de la deuda aumentan más del 77% (nominal).

Los empleados públicos son otro punto de recorte, las remuneraciones de personal crecerán 26,2 % imponiendo una pérdida del poder de compra de 6,4 % en relación con lo que se proyecta que sea el cierre de 2018. De esta forma, buscan hacer recaer el peso del ajuste sobre los salarios de los empleados públicos y los docentes.

Si miramos el gasto primario de conjunto, que en su mayoría se destina a necesidades sociales, se asigna una suba de 22,7 % mientras la inflación prevista ronda el 35 %. Es decir, ajusta de conjunto las partidas destinadas al gasto social.

En cambio, el gasto en seguridad pasará de representar el 13,9% del presupuesto total en 2018 a 14,5 % en 2019. Más dinero destinado a reforzar las fuerzas de seguridad de la ciudad. Por el lado de la obra pública los fondos se contraen, al igual que a nivel nacional. No hay planes de ampliar la red de subterráneos, pero sí se confirmó que se seguirán construyendo comisarías.

Ingresos, gastos y ajuste fiscal

Las cuentas de la Ciudad están atadas a las cuentas nacionales y los compromisos con el FMI, bajo un escenario de crisis económica y devaluación. Un informe del Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas (IPyPP) de Claudio Lozano sostuvo que existe una disminución de los ingresos en un 32 % (por reformas tributarias que benefician a los empresarios), mientras suben los gastos un 68 % incluyendo el costo del traspaso de los subsidios económicos (transporte, agua y energía). Además, se genera una creciente presión para afrontar los pagos de intereses de deuda.

Podes leer: Presupuesto y FMI: austeridad, bicicleta y muchas incógnitas

Por la adhesión al consenso fiscal de 2017, la ciudad ha iniciado una baja progresiva

de ingresos brutos: industria manufacturera baja alícuotas de 2% a 1,5%, transporte y comunicaciones de 5% a 4,5% y construcción de 3% a 2,5%. Esto significará una perdida en la recaudación de $ 7 mil millones.

La eliminación de las transferencias a las provincias por el Fondo sojero implicará una caída de ingresos por $870 millones.

Por el lado de los gastos, Ciudad debe absorber el costo del traspaso de los subsidios al transporte por $ 4.100 millones, la tarifa social de agua por $380 millones y tarifa social de energía eléctrica por $700 millones.

En un intento de balancear y aumentar la recaudación, planean aumentar la recaudación por multas un 54,3 % en parte “como consecuencia de la implantación del Sistema de Estacionamiento Regulado en barrios”. También se anuncia una suba del 38 % en el ABL que afectará a las familias trabajadoras de la ciudad.

El ajuste fiscal recae con fuerza sobre el gasto primario totalizando la suma de $24.294 millones. Al igual que en el presupuesto nacional la cuentas se ordenan disminuyendo la inversión en salud, educación o vivienda para aumentar los fondos destinados aumentar las medidas represivas a través de los fondos para Seguridad. El “Plan de seguridad pública” alcanza los $ 40.244 millones pagar la deuda pública, los pagos de deuda suman $ 26.100 millones.

Podes leer: Bregman: “Quieren imponer un Gran Hermano monitoreado por Angelici y el Gobierno de la Ciudad”

El contexto económico es de mayor recesión para los próximos trimestres, para que no pierdan los trabajadores estatales de la Ciudad, de la docencia y la salud el presupuesto debería aumentar la recaudación en base a impuestos progresivos a los grandes capitales, en particular el financiero que mayormente “reside” en la ciudad. Desde el Frente de Izquierda-PTS los legisladores Bregman y Del Corro vienen denunciando este ajuste que sólo ataca a los sectores de trabajadores y vulnerables.

Te puede interesar:Del Corro: “Da mucha bronca que Macri diga que todos tenemos que poner el hombro”



Source link