Larreta y el circo de La Villa Olímpica en el sur de la Ciudad

0
41


A pocos días del evento, un poco de luz sobre la puesta en escena de los Juegos olímpicos de la Juventud en la zona sur de la Ciudad.

En sus marcas, listo, fuera. La voz de mando la dio el mismísimo Mauricio Macri el jueves 27 de noviembre en el Parque Olímpico ubicado en Villa Soldati, al sur de la Ciudad de Buenos Aires. Acompañado por el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, recorrieron el predio donde se realizarán los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018 entre el 6 y el 18 de octubre. En la TV se verá un magnífico espectáculo, digno de un país “pujante” y con recursos destinados “racionalmente”. Se calculan, según diferentes fuentes, que son alrededor de 350 millones de dólares el gasto de un entretenimiento que durará menos de 15 días.

Salto en largo a la pobreza. En el discurso, Macri no se privó de alardear del pacto con el FMI, y de promocionar el G20 que se realizará en el territorio nacional. Resaltó que “este tipo de eventos y todo lo que estamos haciendo están generando credibilidad en el mundo” que “ayuden en el día a día a crecer, a desarrollarnos, a reducir la pobreza y crear oportunidades”, un discurso elegido ante las cámaras pero a espaldas de la realidad de la zona sur y en particular de la Comuna 8. Si hubiese cruzado la avenida Cruz se hubiese topado con la imponente Villa 20, y no tan lejos la Villa 15 conocida como la Oculta. Si hay algo que no se ve modificado, por más fachada que se le esté construyendo, es la pobreza y el hacinamiento a la que se ven sometidas miles de familias trabajadoras.

Pase de posta a la salud. Mientras tanto los vecinos de la zona siguen esperando la promesa de la campaña para jefe de gobierno de Mauricio: el hospital de alta complejidad “Cecilia Grierson”. Hace un año esa faltante se cobró la vida de un joven que murió en la puerta de la salita de Lugano 1 y 2 por falta de insumos y ambulancia. Y hace semanas, el CESAC 14 de Villa Cildáñez fue incendiado y no parece haber plan de reconstrucción. En el mundo del revés, un hospital tarda 10 años en construirse mientras un espectáculo Olímpico se realiza a la velocidad de la luz. Jerarquías son jerarquías.

Antorchas para la educación. La zona sur es la que tiene más faltante de vacantes. Barrios enteros como Villa Lugano, Villa Soldati, y otros no tienen las escuelas suficientes para atender la demanda de vacantes de escuela primaria y ni que hablar de inicial. Y las que están…pasemos a verlas. La escuela Granja, a la que ya no le queda la granja, está ubicada a pasitos del evento, y estuvo en peligro de derrumbe durante años y con denuncia de que las paredes estaban electrificadas. Hoy sus clases son dictadas en una escuela en construcción, siendo peligroso e insalubre para todos menos para el gobierno de la Ciudad.

Si el ganador surge de las mejores performances, no sería la juventud la que se lleve la copa. Casi el 10% de desocupación actual señala justamente a las mujeres y los jóvenes como los más perjudicados. Ese sector que también suele ser la principal víctima de la persecución policial, que casualmente suele acrecentarse con la llegada de estos eventos.

En síntesis, el teatro que está montando este gobierno es solo una pantalla para ocultar lo que verdaderamente padece el pueblo trabajador a semanas de votar un presupuesto que destina la plata para una deuda ilegítima e ilegal y recorta en gastos públicos. ¿Por qué no son las mayorías las que deciden donde se destina ese dinero? ¿Cuántas escuelas, hospitales y viviendas se podrían construir con los casi 400 millones de dólares invertidos en un evento que buscará ser parte de una campaña electoral? La crisis económica y social preocupa a la mayoría de la población, por eso ya se pronunció contra el pago al FMI y hoy no tardará en repudiar el circo en un país con el pan cada vez más caro.



Source link