Larreta y Santilli no se hacen cargo de la crisis de pobreza y vivienda en la Ciudad

0
63


La respuesta de Larreta y Santilli frente a la terrible noticia de la muerte de Sergio Zacarías fue desligarse de responsabilidades.

En estos días se difundió en todos lados la historia de un hombre que vivía en la calle con apareció muerto a causa del frío una imagen que retrataba la entrada de un edificio y un papel que decía “acá murió de frío Sergio Zacaríaz, tenía 52 años, la desigualdad mata”.

La bronca e impotencia que generó esta noticia fue aún más cuando el actual Vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli dijo “hay personas que prefieren dormir en la calle antes que ir a un parador”. Con sus declaraciones Santilli carga la culpa a aquellos que no le queda otra que vivir en la calle, como si ellos eligieran morir así, después de una cadena de abandonos que los lleva a una situación extrema.

La crisis habitacional en la Ciudad de Buenos Aires fue creciendo en los últimos años, y fue profundizada, desde el 2007 con la llegada del PRO al ejecutivo porteño. Sus políticas lejos de dar soluciones, fueron acrecentando el problema.

Según indican las estadísticas existen en la Ciudad de Buenos Aires alrededor de 285.000 viviendas vacías, que representa el 20% del parque habitacional de la ciudad.

Mientras que la cantidad de gente sin techo es según el Gobierno de 1.146, aunque para las organizaciones sociales y ONG’s el número real es algo más de 20.000 personas. Una cifra que el Gobierno esconde al igual que escondieron a los sin techo el año pasado mientras transcurría el G20, escondiendo su basura debajo de la alfombra. Y mientras los miembros del Gobierno se reunían con los líderes imperialistas del mundo, la gente que sobrevive en la calle fue trasladada a los refugios de la Ciudad.

La política de ajuste del actual gobierno fue recortar presupuesto, votado y aprobado por muchos de quienes hoy integran las listas del Frente de Todos, en los programas de “vivienda transitoria” o también llamados “paradores”. Lugares colapsados, no preparados para contener a las personas. Estos paradores se dividen, algunos para hombres y otros para mujeres, es decir que las familias deben separarse si quieren recibir algún tipo de asistencia.

La muerte de Sergio y de tantos otros son consecuencia del desarrollo de estas políticas de ajuste y hambre que ejecuta tanto el Gobierno de Larreta como el de Macri junto con todo el PJ que gobernando las provincias acompaña estas políticas y apoya votando leyes impulsadas por el macrismo.

Mientras Larreta y sus amigos hacen negocios inmobiliarios, vendiendo terrenos de la Ciudad a precios fiscales, y Macri ejecuta como buen alumno las recetas impuestas por el FMI, el pueblo no tiene salida en candidatos como los Fernández que sistemáticamente afirman que reconocerán la deuda y la pagaran, así sea si se tiene que cargar sobre las espaldas del pueblo trabajador.

Como dijo en recientes declaraciones Emmanuel Álvarez Agis -ex Viceministro de Economía- su ajuste sería diferente al de Macri, porque la fórmula Fernández-Fernández contará con el apoyo de la burocracia sindical.

El Frente de Izquierda es la única coalición que propone el no pago a la deuda externa y que se inviertan las prioridades. Como la creación de un plan nacional de viviendas populares de calidad, urbanización de villas y asentamientos con el financiamiento de impuestos progresivos a los especuladores inmobiliarios dueños de viviendas ociosas en la Ciudad.

Colaborar y acompañar la campaña del Frente de Izquierda Unidad, transformando la bronca que dan casos como el de Sergio y las nefastas declaraciones de Santilli en organización para dar vuelta todo, apoyando la candidatura de Nico Del Caño y Myriam Bregman que siempre están del mismo lado, el nuestro, el de la juventud, los laburantes y las mujeres. Para que vivamos una vida que valga la pena ser vivida, que el techo no sea una preocupación y que la crisis la paguen los capitalistas.



Source link