Las jubilaciones no son ganancia

0
167


Emilio Basavilbaso, el titular de la Anses, defendió ayer la medida que elevará el monto de impuesto a las ganancias que pagarán miles de jubilados. Pero las jubilaciones y los salarios no son ganancia. El Defensor de la Tercera edad consideró que la medida es “inconstitucional”.

El oficialismo encontró una nueva manera de extraerle más plata a jubilados y jubiladas: a través de un cambio en el cobro del impuesto a las ganancias. Los afectados serán quienes perciban más de un beneficio, en general una jubilación y una pensión (usualmente por fallecimiento).

Esto será así en principio por una resolución interna de la Anses, que si bien formalmente no modifica la ley, sí tiene efectos importantes sobre la misma. De hecho, muchos jubilados ya comprobaron que tienen descuentos en el cobro de sus haberes de enero.

A raíz de los reclamos crecientes de los beneficiarios afectados, la Anses admitió esta semana que el 2 de enero pasado, a través de un Circular Interna ( DP N° 01/19), para el cálculo de la retención de Ganancias, resolvió sumar los haberes de todos los beneficios de cada titular y practicar la retención sobre la suma total.

¿“Más justo”?

El titular de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses), Emilio Basavilbaso, afirmó ayer en una entrevista radial que dicho cambio es “más justo”. “Lo que hicimos fue ser más justos; si hay un jubilado que tiene dos beneficios y otros no, pusimos a todos en igualdad de condiciones”.

Basavilbaso detalló que efectivamente “antes, para determinar si los jubilados debían pagar o no (el impuesto a las Ganancias) se tenían en cuenta el monto del beneficio individual”, pero ahora, desde enero, “si un jubilado cobra también una pensión y la suma supera el monto de $ 55.800 empieza a tributar”.

Por su parte, el Defensor de la Tercera Edad, Eugenio Semino, señaló que desde su área harán una presentación judicial para evitar la aplicación de esta decisión, dado que la “resolución hace una interpretación de la ley”. El especialista entiende que esta medida tendrá también una consecuencia en el aumento de litigios.

Agregó que “el haber jubilatorio no es ganancia”, y que se caerá en una “doble imposición” si el jubilado ya tuvo descuentos por este impuesto sobre sus ingresos antes de retirarse. Asimismo, en otro medio agregó que “es un absurdo que un jubilado que cobra 55 mil pesos tenga que contratar a un contador para que le haga las deducciones del impuesto a las Ganancias”.

“Nuestro sistema político institucional tiene un empecinamiento en el despropósito; a mi criterio, ya aplicar ganancias sobre sueldos es incorrecto, y sobre los haberes jubilatorios es una exageración”, enfatizó Semino en declaraciones a radiales.

Promesas inclumplidas y más: sigue el saqueo

El abogado previsional Miguel Fernández Pastor recordó que en 2015 unos 117.000 jubilados pagaban Ganancias y que esa cifra llega hoy casi a 273.000. “Con este cambio se sumarán otras 50.000 y podría incrementarse más a partir de marzo cuando se aplique la actualización prevista en los haberes previsionales”, advirtió.

El experto afirmó que el objetivo central de este cambio es “recaudatorio” y recordó que una de las promesas en campaña del presidente Mauricio Macri fue precisamente que ningún trabajador pagaría el impuesto.

“Lamentablemente es otra promesa incumplida, otra de las tantas. Forma parte de una política constante de este gobierno: ajustar sobre los sectores más débiles. Sacan plata al sistema de seguridad social para enviarlo al sistema financiero”, concluyó.

A quienes afecta el cambio

Hasta ahora, si un jubilado percibía dos o más beneficios y por no superaban el mínimo no imponible de los jubilados de $ 55.804, la ANSES no practicaba las retenciones del impuesto a las ganancias.

A partir de ahora, el cobro se va a hacer por número de CUIL, es decir, por cada beneficiario y no por cada beneficio. S la suma de ambos supera el límite, se le va a cobrar el impuesto.

Hasta el año pasado los sistemas funcionaban de forma autodeclarativa, es decir, la Anses no podía hacer la cuenta sobre todos los beneficios que cobrara un titular y no tenía forma de “obligarlos”, dependía de que el trámite lo hiciera cada jubilado. Una actualización técnica ahora le permitirá hacer ese proceso automáticamente.

Un caso típico de una persona que perciba dos beneficios es aquel que tenga una jubilación y también le corresponda por fallecimiento de cónyuge una pensión.

De acuerdo a los datos oficiales, al segundo trimestre de 2018 había 5.665.749 beneficiarios de jubilaciones y pensiones en el ANSES, de los cuales un 20 % recibía jubilación y pensión (1,1 millones).

Esto no quiere decir que todos estén alcanzados porque deben superar los poco más de 55.000 pesos, pero se cree que muchos más jubilados comenzarán a pagar a partir de esta nueva fórmula de cálculo.

El tributarista Federico de Luca explicó a ámbito.com que “el cambio radical de esta circular se da en el sentido de la retención de ganancias mensual”.

“Hasta ahora, Anses tomaba cada beneficio que percibía un beneficiario en forma particular por lo que, si ninguna de las cifras superaba el tope de la ley para comenzar a tributar el impuesto, no se le descontaba nada, y era el beneficiario quien debía autodeterminarse el impuesto que le correspondía y abonarlo, a través de la Declaración Jurada anual del Impuesto a las Ganancias”, explicó.

En 2017 se cambió la manera de determinar el mínimo no imponible para las jubilaciones. Antes era igual al de los trabajadores en relación de dependencia solteros y sin hijos. Ahora equivale a seis jubilaciones mínimas.

Concretamente cuando se superen los 55.854 pesos netos, entra a regir la misma tabla de alícuotas progresivas que para los trabajadores activos. Es decir que cuanto más se exceda, más alta será la tasa de imposición.

De Luca añadió que “podrán gozar de la deducción especial para jubilados quienes no reciban ingresos de otras fuentes (como ser sueldos, alquileres, dividendos, etc.) y no estar alcanzados por el impuesto sobre los Bienes Personales”.



Source link