Las patronales agrarias amenazan por las retenciones, aunque ganaron millones

0
35


Para la Sociedad Rural hay que hacer “un ajuste profundo” en vez de aumentar las retenciones a las exportaciones. Ante los posibles cambios en el impuesto, se adelantaron las ventas. Se queja uno sector ganador en estos años.

Se prevé que Alberto Fernández realizará un aumento de los impuestos, se trataría de una suba de las retenciones a las exportaciones y cambios en bienes personales. Las patronales agrarias ya pusieron el grito en el cielo y amenazan que habrá consecuencias en la producción agrícola e inversión.

Te puede interesar: La herencia macrista, los planes de Alberto Fernández y el desierto de lo real

Un sector ganador en la era Macri pide un ajuste en vez de posibles incrementos del impuesto. Por las dudas el campo se adelanta a las futuras modificaciones y vendió un volumen que casi triplica el volumen de los últimos cinco años.

“Ajuste profundo” en vez de más retenciones

En la actualidad la soja paga aproximadamente un 24 % (18 % más cuatro pesos por cada dólar) de retención, maíz, trigo y el resto de productos del complejo agroexportador abona aproximadamente entre 7 % y 8 % (cuatro pesos por dólar, con un tope del 12 %).

Vale aclarar que estos porcentajes los dispuso Macri obligado por la crisis y las presiones del FMI. Este esquema de retenciones reduce el arancel a medida que sube el dólar.

Cuando asumió Cambiemos eliminó las retenciones para todos los cultivos y para la soja dispuso una reducción progresiva. Además de este beneficio, ese mismo año las patronales ganaron con la devaluación tras la eliminación del cepo. Por cada 100 dólares exportados embolsaron $ 1.400 en vez de $ 1.000.

¿Qué cambios haría Alberto Fernández? Según publicó el periodista Alejandro Bercovich, se aplicaría un 25 % para la soja, un porcentaje inferior al 35 % que rigió durante el kirchnerismo y se analiza si pagarán o estarán exentas el trigo y el maíz (en 2015 el trigo pagaba 23 %, y el maíz, 20 %).

Los reclamos no tardaron en llegar. En un comunicado la Sociedad Rural señaló que la compleja situación de la economía argentina derivó en un aumento de la pobreza “que, como argentinos, nos preocupa y nos duele”. Los pobres no les duele tanto como “afectar” sus bolsillos. En el comunicado afirman que “esta compleja situación no se resuelve con un aumento de la presión impositiva, ya de por sí insoportable, ni con nuevos tributos ni derechos de exportación. Insistir con las retenciones sería contraproducente: generaría una caída de la producción, de la actividad y del empleo por deterioro de la capacidad exportadora”.

La solución que proponen las patronales es un fuerte recorte del gasto. “Sin duda, el déficit fiscal y el equilibrio de las cuentas públicas deben corregirse pero el esfuerzo no puede recaer siempre sobre el sector privado. La política argentina, el estado nacional y las jurisdicciones provinciales y municipales deben hacer un ajuste profundo, sincero y sustentable de una vez por todas”, agregó la Sociedad Rural.

En tanto, Gustavo Grobocopatel, presidente del grupo Los Grobo, señaló en una charla organizada por el Rotary Club de Buenos Aires sobre los posibles cambios en las retenciones que “siempre debió haber retenciones en el orden del 5 % para el trigo y el maíz con el objetivo de desarrollar la industria local”, pero añadió que si el alza es del 35 % impactará negativamente en la producción agrícola y las inversiones.

Los “vivos” de siempre

Reclamos y amenazas es la receta del agropower para rechazar los aumentos de las retenciones. No sólo eso, también se anticipan a la medida y aumentaron las ventas para pagar el impuesto actual y evitar el posible incremento.

Según publicó la Bolsa de Comercio de Rosario, al 10 de noviembre las compras del sector exportador e industrial sumaron 29,4 millones de toneladas, el 23 % de la producción calculada para los principales seis cultivos (soja, cebada, girasol, maíz, trigo, y sorgo). Según la entidad, es un récord histórico, y casi triplica el volumen de los últimos cinco años.

Si se observa el registro de declaraciones juradas de ventas al exterior (DJVE) que publica el Ministerio de Agroindustria del primero de noviembre al 26 de noviembre aumentaron un 727 % las toneladas declaradas con respecto al mismo período de 2018 de los productos de aceite de girasol, cebada, maíz, soja, sorgo, subproductos de soja y trigo pan. Las empresas que lideraron en este período las ventas son Cargill, ADM Agro, LDC Argentina, Bunge Argentina y Cofco Internacional Argentina.

El sector, además, volvió a ganar con la devaluación tras las PASO. El dólar saltó un 24 % en pocos días, se estima que los ingresos de los agroexportadores sólo considerando la soja subieron por la diferencia en la cotización unos $ 92.000 millones. Esto es sólo una parte, también venden al exterior sorgo, cebada, aceite de girasol, trigo, maíz, y otros.

Te puede interesar: Jugando a los gangsters: los ganadores de una semana de furia

¿Alberto Fernández cederá a las presiones de las patronales agrarias? Esperar y ver. El agropower es una fuente de divisas que en momentos como el actual de pocas divisas pueden utilizarlo a su favor para que haya cambios menores que no avancen sustancialmente sobre la renta agraria.

Te puede interesar: ¿Cómo se financia y a quién sostiene el Estado argentino?



Source link