Lectura de alegatos en el juicio al médico que frenó un aborto no punible

0
659


Después de tres días de exposición de pruebas y testigos hoy se leyeron los alegatos finales y se escuchó al final la palabra del médico Rodríguez Lastra. Afuera organizaciones con pañuelos verdes y celestes aguardaban.

El primero en pronunciarse fue la fiscalía que hizo hincapié en los hechos que fundamentan la imputación por incumplimiento de las funciones públicas del médico, como haberle prescripto medicación para frenar el aborto en curso y por lo tanto, no haber respetado la decisión de la joven que había sido violada, hechos de los que Lastra tenia absoluto conocimiento. El fiscal sostuvo que “Los médicos no están para decidir por el paciente sino para informar e indicar que es lo mejor para su salud; ella sostiene y sostuvo su voluntad de haber tomado esa decisión”.

Así mismo hizo referencia a que ambas cuestiones, la violación y la decisión de llevar adelante un aborto, fueron dadas a conocer a Lastra por las profesionales de Fernández Oro que atendieron a la joven y le informaron de sus derechos, ratificado en el formulario de consentimiento de la ILE (Interrupción Legal del Embarazo), amparada en la ley N° 4.796 vigente desde 2015 en la provincia de Rio Negro y aplicable en casos de abortos no punibles.

La defensa busco quitarle responsabilidad al médico aduciendo que no había un aborto en curso, que había un cuadro infeccioso y riesgo para la joven y el feto. También remarcó que la ley establece que el procedimiento debe ser realizado por un médico y que en este caso la joven había recurrido a una organización no autorizada para hacerlo “Acá se está normalizando algo que no es normal” decía la defensa, desconociendo que son cientos de mujeres las que acuden a distintas organizaciones y medios por fuera del sistema de salud para realizarse abortos de manera clandestina. Él no había dado inicio al aborto, no pueden pedirle a un médico que lleve adelante un aborto clandestino”.

Con este caso queda nuevamente expuesta la vulneración de los derechos de las mujeres y que retrocedan de una conquista de hace años que es la existencia de la ILE para evitar la clandestinidad del aborto y hacerlo de manera segura en un hospital, en los casos de violación y riesgos para la vida de la mujer. Hoy eso no se garantiza, no hay profesionales, faltan los medicamentos y sobran los objetores de conciencia, cabe recordar que el mismo Rodriguez Lastra fue impulsor de pañuelazos celestes en el hospital de Cipolletti en 2018, pero hoy cerro la audiencia diciendo que nada tuvo que ver su ideología, que solo actuó como profesional.

El Estado es responsable

La ILE en Río Negro debería garantizarse en cada uno de los hospitales de la provincia, sin embargo son pocos los lugares donde se realizan. La mayoría son salitas de los barrios, desbordados por la falta de espacio y de profesionales, donde llegan las jóvenes y mujeres más pobres, las más vulnerables, donde se les suministra la medicación y se las acompaña telefónicamente mientras lo realizan en sus casas o en la de alguna amiga.

En Río Negro como en el país tampoco se implementa la educación sexual integral en los colegios, son los docentes que junto a otros profesionales y por su cuenta buscan hacer llegar esa información a los jóvenes, el Estado otra vez ausente.

Con este caso queda en evidencia que la no aplicación de la ILE es una vulneración en muchas provincias como lo demostró el gobierno de Manzur en Tucuman y el gobierno de Morales en Jujuy, obligando a niñas que fueron violadas a ser madres. Queda en evidencia la estrecha relación de los sectores antiderechos ligados a la iglesia católicas y evangélicas con los gobiernos conservadores que impiden y violan los derechos fundamentales de las mujeres.



Source link