Lo que se sabe de la reacción de Canadá ante acuerdo México-EEUU: repercusiones

0
168


Canciller Chrystia Freeland deja gira en Europa y viaja este martes a Washington para retomar negociaciones del TLCAN. Tensiones tras el acuerdo entre el gobierno mexicano y el estadounidense.

“Dado el anuncio alentador de hoy respecto a un mayor progreso bilateral entre Estados Unidos y México, la ministra Freeland viajará mañana a Washington, para continuar las negociaciones”, informó el vocero de la cancillería, Adam Austen.

La principal negociadora del gobierno canadiense había dado a conocer la víspera una gira comercial por Alemania, Ucrania y Francia que finalizaría el próximo 30 de agosto, pero luego de darse a conocer el acercamiento comercial entre México y Estados Unidos, Freeland anunció su regreso a las negociaciones. Canadá había sido excluido por cinco semanas.

La canciller había explicitado que la posición de Canadá en la renegociación del TLCAN -vigente desde 1994- es no buscar “cualquier” acuerdo sino un buen acuerdo que beneficie a los canadienses.

¿Qué dijeron Donald Trump y Peña Nieto?

Por su parte, Donald Trump bautizó al “entendimiento” entre su país y el gobierno de Peña Nieto como Acuerdo Comercial entre Estados Unidos y México, y en conversación telefónica con el presidente vecino, sostuvo que Canadá “tendrá la oportunidad” de unirse al acuerdo alcanzado con la parte mexicana.

A su vez, el presidente estadounidense no dudó en amenazar de nuevo: de no llegar a un entendimiento comercial con Canadá, Estados Unidos impondría tarifas arancelarias a sus importaciones de autos, y se “quejó” por las tarifas de casi 300% por ciento que la administración Trudeau aplica a las importaciones estadounidenses de lácteos.

Mientras tanto, el mandatario mexicano saliente, planteó varias veces la necesidad de que Canadá se sume a esta renegociación trilateral. Pura pose, porque la realidad es que ya había aceptado las negociaciones bilaterales impuestas por Trump, cuestión que tiene distintas acogidas en redes sociales. Hay quienes hablan de “traición” al gobierno canadiense, otros defienden el sometimiento de las autoridades mexicanas a los designios trumpianos.

¿Qué opina López Obrador?

“Este paso da estabilidad económica, financiera” afirmó el presidente electo, quien asumirá el cargo el próximo 1 de diciembre.

Resaltó que “hay otras cosas que no nos satisfacen del todo (…) el que todavía no se incluya a Canadá. Importa que se convoque al gobierno de Canadá para que se mantenga el Tratado de Libre Comercio de Norteamérica. Nos interesa mucho que sea un tratado de tres países”.

Asimismo, López Obrador se congratuló de que el presidente estadounidense, Donald Trump, entendió la posición mexicana con el tema de los energéticos.

“Estamos satisfechos porque quedó a salvo nuestra soberanía. México se reserva el derecho de reformar su Constitución, sus leyes en materia energética. Y quedó asentado que el petróleo y los recursos naturales de México pertenecen a nuestra nación”, declaró desde el estado de Chiapas. “Pusimos el énfasis en defender la soberanía nacional en el tema energético y se logró”.

Lo que no dice es que según informó The Wall Street Journal, apenas la semana pasada el equipo negociador de López Obrador, encabezado por Jesús Seade, intentó que se eliminara el capítulo de energéticos del TLCAN, en reunión con Robert Lighthizer, representante comercial de la Casa blanca, y fracasó. Su discurso de soberanía es un engaño.

Trump no va a tocar al lobby de las corporaciones petroleras estadounidenses que quieren apropiarse del petróleo mexicano y que tantos millones de dólares aportan a las campañas electorales. El documento, como todos los acuerdos comerciales, no es público. Pero hasta ahora el acercamiento entre México y Estados Unidos revela cómo ceden los gobiernos del segundo (el saliente y el que vendrá) ante las imposiciones del mandatario estadounidense. La subordinación y la entrega al imperialismo del norte se profundiza.

Con información de Notimex y El Financiero



Source link