Los especuladores de siempre: faltan algunos alimentos en supermercados

0
31


Productos básicos como harinas y aceite faltan en muchas góndolas. Es porque multinacionales y grandes empresas de alimentos y productos de consumo masivo dejaron de entregar sus productos. En otras casos, ya se observan aumentos en productos básicos de hasta el 20 %.

Algunas de las grandes industrias que suspendieron las entregas fueron Unilever, Molinos Río de la Plata, AGD, la Papelera Samseng (principal fabricante de papel higiénico, servilletas y rollos de cocina).

Productos como el aceite subirían entre 8% y 10% esta semana; y la harina, fideos, extractos de tomate y café llegarían a un 5% de incremento. Bebidas asociadas a Coca-Cola aumentaron un 9%.

Por su parte las importadoras, en su mayoría con productos enlatados, como las frutas y los pescados se plegaron a la especulación y suspendieron las entregas.

En el sector de materiales para la construcción también hay suspensión de ventas y en otros rubros como ópticas y farmacias también se espera sentir el impacto de la devaluación.

Varios economistas vaticinaron que cualquier devaluación impacta en costos energéticos y de todo tipo para las empresas, con lo cual el traslado a precios va a existir”, explicó Martín Kalos, economista y director de EPyCA Consultores.

“Con una devaluación del 23% comenzaremos a observar remarcaciones de precios en los próximos días con la contraindicación de que en consumo masivo, como alimentos y bebidas, termina impactando negativamente en un contexto de reducción de la inflación por el que estábamos atravesando”, aseguró a Infobae Damián Di Pace, directo de la consultora Focus Market.

Precios remarcados, salarios devaluados

Como publicó una de las economistas de La Izquierda Diario, Lucía Ruiz: “Además de perder inmediatamente poder adquisitivo en dólares con una devaluación, comienza también a erosionarse, con más velocidad, la capacidad de compra en pesos de los salarios. Se trata de la infinita lucha contra la inflación y el resguardo de los ingresos y pequeños ahorros de sus efectos devastadores, empujada con la disparada del dólar.

Con la inercia inflacionaria actual superior al 55 % anual y el nivel de incertidumbre sobre lo que sucederá hasta octubre y hasta diciembre (y posterior a ello), no sorprende si comienzan a verse rápidamente los impactos en las góndolas y en la actividad. Tampoco sorprendería que se intenten ajustar rápidamente las tarifas de servicios energéticos y en los combustibles, que están prácticamente dolarizadas”.

Te puede interesar: El dólar saltó 25 %: ¿cómo quedó tu salario?

El Gobierno insiste con el chantaje utilizando el “miedo” de “los mercados” por el triunfo del Frente de Todos para dejar correr una brutal devaluación del peso. Pero lo cierto es que el Frente de Todos viene pidiendo desde antes de las PASO, un “dólar más alto” ya que según ellos está “atrasado”, y no han perdido oportunidad para asegurar que pagarán la deuda a los especuladores.

Es imperioso invertir las prioridades. No se puede seguir justificando que los que ganen sean los especuladores, las multinacionales y los que generaron la crisis.

Argentina es en un país que produce alimentos para 440 millones de personas (diez veces su población, sin embargo, la mitad de sus niñas y niños son pobres. Un clara ejemplo de la irracionalidad de este sistema. El salario promedio según el INDEC es apenas superior a los $ 20.00 y la gran mayoría de los jubilados cobra una miserable jubilación mínima de $ 11.528; mientras la canasta básica de los adultos mayores supera los $35.000.

Esta devaluación ataca los ya bajísimos el salarios y las jubilaciones. Para realmente dar vuelta las prioridades y evitar que los costos cada vez más altos de esta crisis los paguen los trabajadores y las mayorías populares, es necesario romper con el FMI, con quien tanto el gobierno de Macri, ni el Frente de Todos piensan dejar de cumplir.

Podés leer: La izquierda propone tres medidas urgentes para enfrentar el robo de los banqueros y los grandes empresarios

Foto: Diario Democracia



Source link