Los especuladores ganaron hasta 10 % con la bicicleta financiera en julio

0
110


Quienes apostaron a la “timba” de las Lebac de corto plazo ganaron hasta 9,73 % en dólares. Como siempre, los favorecidos por la crisis son los grandes especuladores, mientras que para los trabajadores sólo hay salarios flacos frente a la inflación.

La tasa de interés en pesos le ganó por amplio margen al dólar en julio, por lo que el resultado para los especuladores que apostaron al “carry trade” (bicicleta financiera) fue del 9,73 % en dólares, las ganancias más elevadas más grande en lo que va de 2018.

Mientras persiste un grave deterioro del poder adquisitivo de los salarios y de los sectores populares, los especuladores siempre ganan. Esta vez, luego de la devaluación abrupta de más de 40 % desde abril, el freno al tipo de cambio fue producto de las múltiples medidas del Banco Central para contener el dólar, en particular ofreciendo cada vez tasas más altas y con un canje costosísimo de Lebac por Letes en dólares.

Esta cierta estabilización y retroceso del dólar en julio se sumó a tasas de corto plazo de hasta casi 4 % en el mismo mes (3,95 %), superando por amplio margen a la divisa estadounidense, que registró una caída del 5% en el mercado mayorista.

El inicio de este mes coincidió con el pico de la volatilidad financiera y del pico en el tipo de cambio, llegando a superar los $ 29.

La última vez que la tasa había superado el ritmo de devaluación había sido en marzo pasado, el mes previo al inicio de la crisis cambiaria. En aquel mes, el Banco Central vendió unos u$s 2.040 millones de sus reservas para controlar al dólar, en momentos en que la Lebac rendía un 26,6 % anual.

Luego prosiguieron tres meses con inusitado salto del dólar que pasó de los $ 20,55 hasta los $ 29,66 a fines de junio, disminuyendo la ganancia en pesos para los especuladores, lo que reafirmó así su pasaje a dólares que profundizaba la corrida. El gobierno se jugó entonces a una estrategia incendiaria de ofrecer cada vez tasas más altas y dolarizadas, incluyendo un fuerte endeudamiento del Tesoro en Letes para “contener” la bomba de Lebac, que sin embargo no pudo realizar con el éxito esperado.

Te puede interesar: Luego de la bicicleta financiera, el gran rescate a los especuladores



Source link