Los reales hobbits

0
780

El estudio más completo sobre los huesos de Homo floresiensis, una suerte de ‘humano enano’ descubierta en la isla indonesia de Flores en dos mil tres, ha encontrado que muy seguramente evolucionó de un ancestro en África y no de Homo erectus, como se ha creído hasta el momento. Los resultados se publican en el Journal of Human Evolution.

Desde el momento en que en dos mil tres se encontrasen los primeros restos del hombre de Flores en Liang Bua, una gruta de una de las islas de Indonesia, la polémica ha rodeado el descubrimiento. Ahora, un nuevo estudio publicado en el Journal of Human Evolution termina con la teoría apoyada hasta el instante sobre su origen.

‘Homo floresiensis’ era seguramente una especie hermana de ‘Homo habilis’, lo que quiere decir que estos 2 compartieron un ancestro común
El trabajo, llevado a cabo por estudiosos de la Universidad Nacional Australiana, halló que Homo floresiensis, apodado como ‘hobbit’ debido a su pequeña estatura, era seguramente una especie hermana de Homo habilis –una de las especies humanas de vivieron en África hace unos uno con setenta y cinco millones de años–.

Los datos analizados muestran que no hay patentiza de la teoría asentada sobre que Homo floresiensis evolucionó desde Homo erectus, el único otro homínido que se conoce por haber vivido en la zona merced a los fósiles descubiertos en el territorio indonesio de Java.

La directiva del estudio, Debbie Argue, de la Escuela de Arqueología y Antropología de la corporación australiana, ha explicado que los resultados “deberían asistir a poner punto y final a un discute disputadísimo desde el momento en que se descubrió Homo floresiensis”.

“Los análisis muestran que en el árbol de familia, Homo floresiensis era seguramente una especie hermana de Homo habilis, lo que quiere decir que estos 2 compartieron un ancestro común”, asevera Argue.

La especialista agrega que posiblemente “evolucionara en África y emigrase, o bien que el ancestro común se trasladara de África y después se transformara en Homo floresiensis en alguna parte”. Homo floresiensis vivió en Flores hasta hace solo cincuenta y cuatro años.

Una teoría no viable

En este estudio, los estudiosos pudieron explorar exactamente en qué sitio del árbol evolutivo humano se ubica la especie encontrada hace poco más de una década. Al tiempo que los trabajos precedentes se centraron primordialmente en el cráneo y la quijada inferior, este empleó ciento treinta y tres puntos de referencia en cráneo, mandíbulas, dientes, brazos, piernas y hombros.

“Ninguno de esos puntos apoyaba la teoría de que Homo floresiensis evolucionase desde Homo erectus”, destaca Argue. “Si tratas de vincularlos en el árbol genealógico, todas y cada una de las pruebas afirman que no encaja, no es una teoría viable”.

En verdad, en muchos rasgos –como la estructura de la mandíbula– Homo floresiensis era más primitivo que Homo erectus. “¿Y por qué razón la quijada de Homo erectus evolucionaría nuevamente a la condición primitiva que vemos en Homo floresiensis?”, se cuestiona la especialista.

Por otro lado, los análisis asimismo podrían respaldar la teoría de que el hombre de Flores se hubiese separado ya antes, hace más de uno con setenta y cinco millones de años.

“Si este fuera el caso, Homo floresiensis habría evolucionado ya antes que el primer Homo habilis, lo que lo haría muy anticuado”, apostilla Argue.

Los autores usaron modelos estadísticos para examinar los datos. “Cuando hicimos el análisis Homo floresiensis ocupó una situación muy primitiva en el árbol evolutivo humano”, apunta Mike Lee, del Museo South Australian. “Podemos estar un noventa y nueve por ciento seguros de que no está relacionado con Homo erectus y prácticamente un cien por ciento de que no es un Homo sapiens malformado”, concluye Lee.