Luciano Arruga: a diez años de su desaparición

0
91


Se cumple un nuevo aniversario de la desaparición de Luciano Arruga en el marco de un aumento de la criminalización de la juventud para intentar pasar el ajuste del FMI con represión. El sábado 26 de enero se convoca una movilización bajo el lema “10 años de Impunidad. Marcha por el Derecho a Saber la Verdad”

En 2009, bajo el gobierno de Scioli, en la localidad de La Matanza, la odiada Policía Bonaerense desapareció a Luciano, de tan solo 16 años tras negarse a robar para ellos. Desde entonces, la lucha por Luciano Arruga se convirtió en un emblema de la pelea contra el gatillo fácil. También quedó en claro el rol cómplice de la justicia y la responsabilidad del estado. La incansable y tenaz pelea, se transformó en un ejemplo de lucha y organización.

Hoy, a diez años, el macrismo promueve leyes de mano dura para hacer pasar un saqueo al pueblo trabajador, que busca robarle el futuro a la juventud. La campaña por la baja de edad de imputabilidad no se puede pensar por fuera del acuerdo con el FMI. En este contexto de ajuste ya empieza a aumentar la cantidad de personas bajo la línea de pobreza, donde la mayoría son jóvenes. Estos índices se explican por el ataque a la salud y educación, el aumento de precarización laboral o directamente la falta de empleo, incluso el aumento de tarifas de servicio y transporte. Los ladrones son ellos: ¡los empresarios y capitalistas!

Pero el peronismo no se queda atrás. No solo el macrismo quiere más represión, tanto Pichetto, Massa, Urtubey como el kirchnerista Sergio Berni salieron inmediatamente a apoyar y festejar la baja de edad de imputabilidad. Y es que siguen la misma línea del propio gobierno de Cristina Kirchner en 2009 impulsó la baja de 16 a 14 años, que recibió media sanción en el Senado. Allí, uno de sus principales voceros fue Scioli viejo promotor de la mano dura que reivindica haber desbordado de policías la provincia de Buenos Aires: la misma policía que secuestró y mató a Luciano.

Para derrotar el ajuste del FMI y sus métodos represivos hay que dar la pelea en las calles. Desde la Juventud del PTS FIT planteamos el no pago a la maldita deuda, fraudulenta e ilegítima. No se puede permitir la injerencia del imperialismo de ninguna manera, que en Venezuela intenta imponer un presidente elegido en Washington. No apoyamos al gobierno de Maduro, quien también lleva adelante una política de ajuste sobre el pueblo trabajador, con represión de por medio y apoyándose en los militares, pero defendemos al pueblo venezolano porque sabemos que nada bueno puede venir de la mano de Trump y compañía. Por eso, planteamos la necesidad de su movilización de manera independiente. ¡Fuera el imperialismo de América Latina!

Te puede interesar: Declaración del Frente de Izquierda contra la ofensiva golpista en Venezuela

La supuesta oposición peronista se divide entre el apoyo al intento de golpe en Venezuela y no se diferencia mucho del macrismo y el Frente para la Victoria. Hablan de un “frente anti macri” instalando votar al “mal menor” desactivando la pelea en las calles, donde sus propios sindicatos en vez de llamar a la lucha llaman a “votar mejor”. No dicen que la crisis internacional y el acuerdo con el FMI implica que en el caso de ganar, también ellos serán los que lleven el ajuste adelante, utilizando las fuerzas represivas que hoy todos intentan legitimar con campañas demagógicas que utilizan de chivo expiatorio a la juventud. Sus gobernadores no dudan hoy en día en ajustar sus provincias y atacar a todo aquel que se organiza.

Pasan los gobiernos, los empresarios se la siguen llevando en pala y su única salida es que “nos ajustemos”. Existe una salida real para que no paguemos la crisis y significa atacar a los capitalistas. Hay que terminar con el trabajo precario y la desocupación con el pase a planta permanente y el reparto de las horas de trabajo entre ocupados y desocupados, trabajar 6hs 5 días a la semana con un salario mínimo igual a la canasta familiar indexado según la inflación. Plan de obras públicas bajo el control de sus trabajadores para proveer viviendas, cloacas, financiado con un impuesto a las grandes fortunas. Plata para educación y salud no para deuda, nacionalización de todos los servicios bajo el control de sus trabajadores y usuarios contra los tarifazos, basta que la juventud tenga que dejar de estudiar porque no tenemos un mango ni para la sube. Por trabajar largas horas, con los precios por las nubes, y la falta de dinero no podemos acceder a la cultura, al arte y recreación. Nuestras vidas valen más que sus ganancias.

Así, el Frente de Izquierda es el único que propone una salida alternativa a la mano dura. En una sociedad donde el afán de lucro de los empresarios empuja a miles a la miseria y la marginalidad, la solución no puede venir de la mano de más cárceles y más represión. Los verdaderos ladrones son los que se la llevan en pala mientras atacan las condiciones de vida de la mayoría.

Pero la pelea por esta salida está en la organización de la fuerza de trabajadores, jóvenes y mujeres uniendo por abajo lo que dividen por arriba. Sólo la movilización en las calles puede imponer una salida anticapitalista.

Frente a esto tenemos el desafío de construir un gran partido unificado de la izquierda y los trabajadores, desde el PTS hemos hecho un llamado a los partidos que integran el FIT y los que comparten su programa, así como a todos los que pelean por esta perspectiva; a las miles de mujeres que salen a la calle por el aborto legal y todos sus derechos, a los miles de luchadores que enfrentan las políticas de hambre del gobiernos, a los jóvenes que saben que no le deben nada a este sistema podrido y sus representantes. Esta pelea es central para poder dar una salida desde abajo a la crisis capitalista.

Te puede interesar: ¿Seremos capaces de construir un partido unificado de la izquierda revolucionaria y socialista?



Source link