Macri defendió ante la UIA el plan del FMI: “Es una enorme oportunidad para todos ustedes”

0
87


El presidente habló en el aniversario de la Unión Industrial. Aunque hoy se conoció que la industria cayó 5,7%, les habló de un futuro prometedor y lo llamó a no ser “timoratos” para aplicar las medidas que propone.

Mauricio Macri volvió a hablar tras sus anuncios del lunes. En este caso fue en la conferencia anual de la Unión Industrial Argentina. Lo hizo tras las palabras del titular de Miguel Acevedo, titular de la UIA. En su discurso, el ex gerente de Acindar, había mostrado la voracidad de las grandes empresas, criticando el nuevo plan de retenciones y asegurando que el sector exportador “necesita reglas de juego claras a largo plazo”.

Macri otra vez evitó hablar de crisis, refiriéndose a “las tormentas que nos han llenado de incertidumbre”. Pero además, apeló a un relato de “las cosas que hemos hecho juntos”, destacando los negocios que hicieron en el último años distintos sectores del campo y las empresas exportadoras (Arcor, Toyota).

Además les recordó que era uno más de ellos. “Durante muchos años yo estuve sentado ahí, donde están ustedes. Sé que lo que es tener ganas de crecer”.

Sus palabras forzadas de optimismo contrastaban con los datos que se conocieron hoy por parte del mismo INDEC. La caída industrial llegó al 5,7% en julio, si se compara con igual mes de 2017. Un dato que confirma la caída de la economía y el inminente ingreso a una fuerte recesión.

Aún así, los invitó a “que veamos la región y el mundo como una gran oportunidad”.

Entonces volvió a remarcar, como en su discurso de ayer, el plan acordado con el FMI, para “batallar hacia el equilibrio de las cuentas públicas”, uno de los eufemismos para justificar el ajuste en marcha. “Yo tengo claro cuál es el camino para salir de la tormenta”, dijo el presidente. “Estabilizar la macroeconomía, aprobar un presupuesto equilibrado, sumarle un nuevo acuerdo con el FMI, dar certidumbre sobre el programa financiero del Estado argentino para 2019. Y ahí si retomar financiamiento externo y la senda de inversión. Ese es el único camino, no tenemos otro”, dijo casi recitando un libreto.

En el mismo momento que Macri le hablaba a los empresarios con esa “seguridad”, en Washington el ministro Dujovne le suplicaba al directorio del FMI un reajuste de las metas del memorándum y un nuevo desembolso para afrontar la crisis que se profundizó estos días.

El presidente insistió ante la atenta mirada de los principales empresarios del país, que “esta es una enorme oportunidad para todos ustedes”. Entonces reivindicó las “mesas sectoriales, una experiencia maravillosa. Nos reunimos, gobierno nacional, gobernadores, entes, empresas, gremios, cómo podemos remover los obstáculos que hemos puesto en décadas. Nos ha ido bien, empezamos con Vaca Muerta”. Con ese ejemplo sintetizaba uno de las propuestas que tiene el gobierno para “atraer inversiones”: la entrega de los recursos naturales y la flexibilización de los convenios de trabajo.

Como era de esperar, le dedicó un tramo de su discurso a la corrupción. “Estamos cambiando de raíz, sin atajos, sin corrupción. La corrupción nos impactó a todos, y también afectó la confianza de la economía internacional en la Argentina. Y no somos todos así”, les dijo a los socios de la UIA. Aunque muchos de ellos forman parte del “Club de la obra pública” cuestionado en “la causa de los cuadernos”, entre las que figuran empresas de su familia.

Contestando en parte a las palabras de Acevedo, que se refirió al tibio aumento de las retenciones a los exportadores que están ganando millones con la devaluación, Macri les pidió disculpas. “Esto es una emergencia. Por eso les pedí a los que tienen mayor capacidad de contribuir, que su aporte sea mayor. Este no es un buen impuesto, es malísimo, pero es una medida transitoria y excepcional”.

Para cerrar, el presidente los llamó a trabajar juntos, no solo a los empresarios sino a los partidos que los representan. “Bienvenidos a sentarse y batallar para que arreglemos a este problema del país. Y quiero agradecer a los dirigentes de todos los partidos que acompañan la gobernabilidad”.

Y nos dejó un cierre motivacional, como nos tiene acostumbrados, “llegó la hora de que demostremos que vamos a dar vuelta la página, esta vez de verdad no hay lugar para timoratos, ponerla sobre la mesa y resolverla. Esta etapa requiere de hombría”.



Source link