Maite Lanata de 100 días para enamorarse: “El personaje de Juan tiene empatía con la juventud”

0
720


Se comparte el recorrido de la trayectoria de Maite Lanata, cómo fue interpretar este personaje , por qué no se eligió a un actor trans de entrada y su visión sobre el teatro y la televisión.

Maite Lanata interpreta a Juan, un chico trans en la tira que se emite por Telefe, 100 Días para Enamorarse. El hecho de que sea una mujer cis generó polémica, pero no por ello muchos medios dejaron de reivindicar su actuación. Los debates cobraron mucho más peso por otra noticia que tuvo repercusión mundial. La decisión de Rupert Sanders de contratar a Scarlett Johansson para interpretar a un hombre transexual en su nueva película, ‘Rub & Tug’,

La actriz trans Jaime Clayton, de la nueva serie de Fox, Pose, dijo al respecto que “los actores que son trans nunca audicionan para nada que no sea el papel de personajes trans. Ese es el verdadero problema. Ni siquiera podemos entrar al casting”.

Pero para no hacer falsas comparaciones entre el mundo hollywoodense y nuestro país, es necesario aclarar que 100 Días para Enamorarse fue la primera serie del prime time, producida por Sebastián Ortega, de tinte liberal y generó diversos debates alrededor del personaje que interpreta Lanata.

La serie no solamente tocó temas que reflejan las vicisitudes que se tienen a la hora de autopercibirse con una identidad que no es ni la de varón ni la de mujer, sino que también dejó a la actriz Nancy Duplaá actuar con un pañuelo verde por el #AbortoLegalYA. También reflejó los debates que se dan en los colegios alrededor de los códigos de vestimenta, entre otras cosas.

La lucha por la separación de la Iglesia del Estado, de la cual fueron protagonistas miles de jóvenes el pasado 13 de junio que salieron a las calles porque no quieren que haya una muerta más por la clandestinidad del aborto reflejó la irreverencia juvenil.

Irreverente, Maite Lanata es una actriz profesional que empezó jugando en el jardín y siguió inventando guiones con sus amigas. Tiene una vasta carrera por delante. Pero quién mejor que ella para contar un poco de su historia.

Tu personaje en 100 Días para Enamorarse despertó mucho debate. ¿Cuál fue el principal desafío como actriz al interpretar un papel así?

Uno de los desafíos del personaje es principalmente poder transmitir lo que realmente siente un chico trans. Y me fue difícil porque yo no lo estoy transitando, por ende se puede hacer con posturas corporales o sentimientos que no son genuinos, en ese aspecto es lo más jugado y difícil de interpretar.

¿Ayudó tu experiencia en la película Mía?

Me sirvió mucho porque conocer distintas historias de chicas trans, en ese caso y ver cómo lo transitaron me ayudó mucho. Si bien eran mujeres trans o travestis y fue hace bastante, conocer un caso en particular y no solo basarme en información me hizo ir más allá. Porque conocí cómo lo transitaron, cómo lo aceptaron y fue algo que me ayudó a preparar mi personaje.

¿Cómo fue que se te despertó el gusto por la actuación?

La actuación me empezó a gustar desde jardín, fui a un colegio con orientación artística y el teatro era lo que más disfrutaba. Con mis amigas hacíamos obras de teatro inventadas, escribía guiones y lo primero que hice en lo laboral fue la película Mía.

¿Cómo te sentís en el teatro?

En el teatro esta buenísima la recepción inmediata del público. En una novela si bien tenés la recepción del público viendo lo que gustó y lo que no, es otra cosa. En el teatro es instantáneo, la gente se sorprende, el aplauso tarda, hay otra energía.

¿Por qué opinás que el personaje de Juan tuvo tanta empatía con la juventud de hoy?

Tuvo empatía con la generación más joven sobre todo. Es un tema que se está divulgando mucho y más allá de que sea un chico trans, también hay muchos chicos que se sienten identificados con otras problemáticas que un adolescente va atravesando. A veces no te sentís parte por diversos motivos, que no tienen que ver con la identidad o la sexualidad. Los jóvenes siguen muchas modas, hay diversos grupos y demás. El tema de la identidad fue otro de los factores.

¿Qué pansás de los grupos de Facebook que intentan censurar la novela?

Son grupos minoritarios, se ve a veces en las redes sobre todo cuando hacemos escenas que tenemos que tocar los temas de la diversidad. La mayoría de los espectadores aprueban lo que reflejamos, sirve para que las personas trans y para generaciones más jóvenes se sientan identificados y se pueda discutir sobre todo esto. La Asociación de Familias Diversas de Argentina, es quien nos está ayudando a componer el personaje

¿Qué opinión te merece cuando algunos chicos trans critican que un personaje de un hombre trans no es interpretado por… un hombre trans?

Justamente he respondido a algunos, haremos todo lo posible para que también actúen chicos trans. También charlé con Lautaro Villanueva que como el personaje estuvo transitando, no estuvo mal que haya sido una chica la que interprete ese personaje. Pero estaría bien en un futuro que actrices o actores trans tengan papeles, se está peleando mucho por el cupo laboral trans.

Un mensaje para los lectores de La Izquierda Diario

Un saludo a los lectores necesarios en estos tiempos de ajuste y demás problemas que estamos atravesando como sociedad.

La igualdad ante la Ley no es la igualdad ante la vida

¿Cuántos hombres trans hay en el prime time? ¿Cuántos hombres trans tienen acceso a un trabajo en blanco? ¿Cuántos hombres trans tienen acceso a una obra social? ¿Cuántos hombres trans han sido expulsados de sus casas al manifestar su autopercepción y deseo? La respuesta, ¿los sorprenderá?

No hay estadísticas, ni en el aspecto laboral ni en el aspecto sanitario. Testimonios, sobran y el denominador común es que en el aspecto económico nos “la rebuscamos como podemos”.

Te puede interesar: #CupoLaboralTrans: ¿qué pasa que el Estado no lo implementa?

Rebuscarse, aun con una Ley de Identidad sancionada en el año 2012 y que es modelo a nivel mundial, pues no se necesita ningún tipo de autorización médica para acceder al cambio registral. Con esta ley, mediante un cambio de la partida de nacimiento, 10 mil personas pudieron poner su nombre y apellido en el DNI, hombre o mujer, a elección.

Lo que sí se sabe por una encuesta realizada por Lohana Berkins en el año 2013, hace ya cinco años, es que las personas trans tienen un promedio de vida de 35 años. Y según O-trans, al menos 15 personas trans murieron en lo que va de 2018 asesinadas o por causa de enfermedades previsibles – como el HIV-, que se agravaron por la falta de tratamiento médico adecuado, mientras que otras tres están desaparecidas.

Según el Observatorio de Crímenes de Odio hacia la comunidad LGBT de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires y la FALGBT, en 2017 hubo 11 denuncias de asesinatos a personas de la comunidad, de las cuales nueve fueron a mujeres trans y travestis, un varón trans y un varón gay.

Falta presupuesto para las políticas de inclusión por parte de los gobiernos, poco se puede esperar incluso de organizaciones como la Comunidad Homosexual Argentina (CHA) o la FALGTB que vieron con buenos ojos a la Gnetwork en la Ciudad. Un evento organizado para incrementar el “mercado rosa”, turismo, hoteles y viajes que son accesibles para unos pocos. Nuestra sexualidad vale más que sus ganancias.

La realidad y la ficción

La realidad de las personas trans puede verse día a día. La ficción en este caso refleja muchas cosas que deben atravesar. La empatía que se genera con el personaje de Maite Lanata, se da porque tiene que ver con pelea que están dando miles de jóvenes contra preceptos clericales medievales que siguen vigentes. La financiación por parte de los gobiernos que pasaron y el actual, encuentra su aval por la Constitución Nacional, por ejemplo.

Pelear contra los prejuicios oscurantistas que impone Bergoglio, es algo que la juventud hizo el 13 de junio y que se está preparando para hacer este próximo 8 de agosto. Por eso la necesidad de organizarse en cada escuela, cada lugar de estudio y de trabajo se hace urgente. Porque mientras Juan sigue peleando porque lo acepten en la ficción, somos miles los que luchamos a diario por nuestra verdadera libertad sexual en la realidad.



Source link