Manzur dice que en Tucumán hay educación sexual: sus diputados lo desmienten

0
103


En una entrevista el gobernador felicitó a las autoridades del Siprosa por la manera en que llevaron adelante el caso Lucía y aseguró que en Tucumán hay educación sexual. Horas antes, el diputado peronista Pablo Yedlin, afirmaba que Tucumán es la única provincia que no adhirió a la Ley de Educación Sexual Integral.

En medio del escándalo nacional por el caso de Lucía, la niña de once años a quien se le negó la Interrupción Legal del Embarazo, y que fue sometida a una cesárea en el día de ayer forzándola a una maternidad no deseada, el gobernador Juan Manzur salió a apoyar el accionar del Ministerio de Salud y del Sistema Provincial de Salud (Siprosa), responsabilizando a la madre de Lucía por el tiempo transcurrido hasta que se realizó la intervención quirúrgica.

Argumentos similares a los que están usando la ministra Rossana Chahla, el Secretario Médico, Gustavo Vigliocco, y la directora del Hospital Eva Perón, Elizabeth Ávila, para despegarse de un caso que se convirtió en una verdadera crisis política.

Te puede interesar: Brutal: el gobierno de Tucumán responsabiliza a la madre de la niña violada

En esta entrevista el gobernador de la provincia afirmó que en Tucumán hay educación sexual, siendo esta la única que no adhiere ni a la Ley de Educación Sexual Integral (ESI), ni a la Ley de salud sexual y procreación responsable.

Hace dos días, el ex ministro de salud de la provincia y actual diputado de su propio espacio, Pablo Yedlin, terciaba en el debate sobre el caso Lucía afirmando que Tucumán es la única provincia que no adhiere a la Ley de Educación Sexual, y de paso, apuntando a la falta de educación de la niña embarazada.

Pablo Yedlin, funcionario de los gobiernos de Alperovich y Manzur, hablaba como si no fuera parte de la maquinaria montada desde el Estado y todas sus instituciones para avasallar los derechos más elementales de las mujeres y las niñas.

No solamente Tucumán es la única provincia que no adhiere a la ESI, sino que además es la única en la que todavía se imparte educación religiosa en las escuelas públicas.

La educación católica en Tucumán está a cargo de la Delegación Episcopal de Educación, una especie de “ministerio” de reciente creación, a instancias del monseñor Sanchez, y que reemplaza la tradicional figura del vicario de Educación.

La primera medida de la Delegación Episcopal fue la modificación del diseño curricular de Religión para este año, que además implicará un cambio en los planes de estudio de la formación docente.

La iglesia avanza de la mano del peronismo, radicalismo, y los bussistas. La pelea por la más absoluta separación de la Iglesia y el Estado, solo puede nutrirse de un movimiento de mujeres organizado de manera independiente de estas fuerzas políticas que intentan convertir a Tucumán en una avanzada de los antiderechos.



Source link