Marcha de vecinos de Villa 31: Macri y Larreta quieren vender sus viviendas

0
57


Las y los vecinos del Barrio Padre Mugica –más conocido como Villa 31- junto a distintas organizaciones políticas, sociales y de derechos humanos realizaron una movilización contra la venta de los terrenos que impulsa Larreta y por la defensa de sus viviendas.

Con un excesivo operativo policial montado para escoltar y amedrentar a los manifestantes, los vecinos del Barrio Mugica junto con organizaciones en apoyo, marcharon desde Callao y Corrientes al Obelisco, en donde se realizó una radio abierta que evidenció el amplio repudio que genera el proyecto que el oficialismo busca aprobar.

Cambiemos impulsa la votación en la legislatura porteña del proyecto de ley N° 2736-J-2018 prevista para el jueves próximo. Se pone sobre la mesa la voluntad de Larreta de facilitarle los terrenos del barrio a los especuladores inmobiliarios mediante su venta, hipoteca y/o eventuales desalojos, con el objetivo de que al realizar el negocio existan las menores unidades funcionales posibles.

El proyecto tampoco establece el valor que quieren hacer pagar a los vecinos por mantenerlas. “Es todo un cuento para hacer negocios. Nada nos garantiza que no vendan nuestras casas”, denunciaron.

Alejandrina Barry, directora de la Comisión contra la Violencia Institucional, que preside la diputada del Frente de Izquierda Myriam Bregman en la legislatura, se hizo presente en solidaridad con el reclamo de las familias del barrio.

Los servicios básicos son un derecho, no deberían ser un negocio. En muchos casos hasta los mismos vecinos realizaron instalaciones para contar con algunos de ellos.

Mientras en Puerto Madero abundan los edificios lujosos que, en su mayoría, se encuentran deshabitados, cerquita ahí nomás en “la 31”, viven cerca de 50 mil personas en solo 32 hectáreas. Como si fuera poco, Sergio Zacaríaz apareció muerto de frío a pocas cuadras de la Casa Rosada.

Te puede interesar: No es la ciudad, no es el invierno: son los que nos gobiernan

Hay que invertir las prioridades. Como plantea el Frente de Izquierda-Unidad, la plata de la deuda debe destinarse para trabajo, salario, salud, vivienda y educación. Poner en marcha un plan nacional de viviendas populares de calidad y de urbanización de las villas y asentamientos, financiado con impuestos progresivos a las viviendas ociosas de los especuladores inmobiliarios. Primero nuestras vidas.



Source link