Más de cien “criadas” en el Congreso por el #AbortoLegalYa

    0
    78


    Ataviadas como las esclavas fértiles de la novela de Atwood, mujeres convocadas por Periodistas Argentinas coparon el Congreso pidiendo la aprobación de la ley.

    A menos de dos semanas del debate por el proyecto de la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo en el Senado, la fachada del Congreso volvió a llenarse de túnicas rojas al repetirse la acción performática denominada “Criadas”.

    Te puede interesar: Margaret Atwood cruzó a Gabriela Michetti por el aborto legal

    La iniciativa surgió del grupo Periodistas Argentinas y ya se había llevado a cabo hace algunas semanas con alrededor de 30 mujeres ataviadas con el uniforme que llevan las mujeres fértiles en la novela de Margaret Atwood. Sin embargo, esta vez se redobló la apuesta: mediante una convocatoria abierta (que incluyó mujeres de espacios ajenos al periodismo) se logró armar un grupo de más de cien mujeres que marcharon cabizbajas hasta el Congreso. La actitud de sometimiento evoca a los personajes de Atwood que, por su condición de fértiles, son esclavizadas y sometidas a violaciones sistemáticas y lo más condicionante: la obligación de parir.

    Al llegar al Congreso y formar filas, siempre en silencio, se dejó el espacio a la actriz y cantante Elena Roger, que leyó en voz alta una carta que la autora de “El cuento de la Criada” (The Handmaid´s Tale) le escribió a los Senadores de Argentina, demostrando su interés en el debate que está llevándose a cabo en nuestro país.

    “Fuerce partos si usted quiere Argentina, pero por lo menos llame a lo forzado lo que es: es esclavitud, es reivindicar y poseer el cuerpo de otra persona y sacar provecho de ello”, fue un fragmento del movilizante texto.

    No es la primera vez que Atwood muestra que la lucha de las mujeres argentinas no le es ajena. A fines de Junio, la escritora le había dedicado un tuit a la vicepresidenta Gabriela Michetti, pidiéndole que no mire para otro lado ante las miles de muertes por abortos clandestinos en nuestro país. “Give Argentinian women the rigth to choose!”.

    Finalizada la lectura, las “criadas” levantaron sus cabezas y sus pañuelos verdes, al grito de “Aborto Legal YA”, y dieron la vuelta al Congreso con los pañuelos de la Campaña en alto, demostrando que aunque muchos senadores están maniobrando para que las mujeres no tengamos nuestros derechos, y pese a las evidentes presiones de la Iglesia, son millones las que se movilizan. La convocatoria a la vigilia del 8 de Agosto frente al Congreso lo demuestra: se quiere llegar a millones de personas en la calle y por encuestas se sabe que la mayoría de la población está a favor.

    La novela

    La historia es una distopía que nos sitúa en un Estados Unidos futurista donde un gobierno teócrata llega al poder para instaurar un nuevo régimen. En este futuro ficticio, la infertilidad se ha apoderado de la humanidad y las pocas mujeres fértiles son esclavizadas y sometidas al rol de “criada”. Sus atuendos rojos marcan su clara posición social, donde le pertenecen a una familia de clase alta y son violadas una vez al mes en sus días fértiles por el patriarca familiar. Si llegase a embarazarse, la criada debe gestar y parir al bebé para entregárselo luego al matrimonio.

    Podés leer: Margaret Atwood en Argentina, ¿lejos del país de las criadas?

    Posteriormente debe dejar ese hogar y pasar a “servir” en otra casa. Su deber es, en resumen, parir hijos para las clases dominantes. Es su única función activa dentro de esta sociedad religiosa y de moral impuesta. Si no cumpliese su tarea o si se resistiese, el castigo sería ser torturada, mutilada o simplemente asesinada. Sin embargo, no todo está perdido. A lo largo de la novela se va viendo cómo las esclavas comienzan a organizarse, primero clandestinamente, para lograr derrocar al régimen teócrata y recuperar sus libertades.

    Curiosidades

    Frente al Congreso, en el mismo instante en el que la performance se llevaba a cabo, había una carpa instalada por los auto-llamados “Pro Vida”, pidiendo firmas a los transeúntes para frenar el proyecto del Aborto Legal. Algunos, al entender de qué se trataba la acción, comenzaron a rezar el Padre Nuestro mientras las mujeres de rojo pasaban con el pañuelo verde en alto.



    Source link