Mendoza se convirtió en la primera provincia en aprobar Uber

0
110


El senado provincial aprobó el proyecto de ley presentado por Cornejo para modificar la actual ley que regula el sistema de transporte de pasajeros y cargas. Es la primera provincia en aprobar Uber

Esta mañana, y en el marco de movilizaciones de taxistas y transportistas escolares, el senado mendocino aprobó la Ley que, entre otras cosas, aprueba Uber. De esta manera, Mendoza se convirtió en la primera provincia del país en crear una norma legal que permite el funcionamiento de la polémica empresa.

El proyecto se aprobó por 24 votos a favor y 14 en contra. Entre quienes acompañaron el resistido proyecto, además del bloque oficialista, se encontraron el bloque Kirchnerista y al Partido Intransigente. Por otro lado, desde el Frente de Izquierda rechazaron “un regalo para las empresas de colectivos y multinacionales como UBER La multinacional norteamericana, valuada en 70.000 millones de dólares, viene a traer más tercerización laboral y trabajo precario”.

Lautaro Jimenez, senador provincial del PTS-FIT, denunció que “UBER no paga aportes patronales, tampoco vacaciones ni seguro de riesgos de trabajo. Los trabajadores están flexibilizados y obligados a jornadas extenuantes ya que UBER posee un método de calificación de sus choferes por aceptar viajes. La superexplotación laboral que hace peligrar la vida y la salud del chofer y la de los propios pasajeros es el ‘secreto’ de UBER para ofrecer un costo más bajo”.

Te puede interesar: “Es un regalo para las empresas de colectivos y las multinacionales como Uber”

Si bien el proyecto aprobado determina que se exigirá a los conductores de Uber tener las mismas exigencias que los taxistas en cuanto a seguro y carnet profesional, los conductores de Uber no son empleados de la empresa, son “prestadores”. Es decir Uber no paga aportes patronales ni vacaciones, ni seguro de riesgos de trabajo. Al tercerizar a todos los conductores puede ofrecer un costo más bajo. El empleo precario o encubierto bajo un “contratista”, método preferido de las grandes empresas, se pone hoy al servicio de un costo más bajo del transporte público.

Por otro lado, la nueva Ley limita a las “mandatarias” (empresas de taxis) y las habilita para que también puedan operar a través de plataformas digitales.



Source link