Merlo: murieron otros dos jóvenes en su casa por inhalar monóxido de carbono

0
30


La precariedad se llevó las vidas de Kiara y Luciano, por tener que arreglárselas contra el frío con una estufa en mal estado. Los despedimos con dolor en el aula donde también pasamos frío, mientras empresarios y políticos viven como reyes. Un nuevo crimen social.

Dolor y bronca por más muertes evitables. Nuevamente se trunca la vida de jóvenes por la codicia de quienes hacen ganancias negándonos nuestros derechos más elementales.

Aún no pasó ni una semana de que se informara sobre la muerte de Axel, también en Merlo, también por asfixia al querer combatir el frío. Ahora le tocó a mi alumna Kiara, de 16 años, estudiante de quinto año en la secundaria N° 17. Ella y su novio Luciano murieron juntos por respirar monóxido de carbono, a causa de tener que arreglárselas contra el frío con una estufa en mal estado.

Este miércoles llegó la preceptora al aula y, llorando, saludó uno por uno a los chicos, que también lloraban. Porque a nosotros sí nos duelen las vidas de los nuestros, porque nosotros sí sabemos lo que valen.

Por eso charlamos y nos contuvimos entre nosotros. Y luego pegamos en el pizarrón los mensajes que queríamos dejar, para Kiara y para los que quedamos acá. Y abrimos una reflexión entre todos porque ya son tres muertes de jóvenes que eran totalmente evitables.

Hablamos de cómo cuidarnos nosotros. Pero que no hagan caso cuando hablan de negligencia personal o descuidos de la familia porque estos son verdaderos crímenes sociales. Que este tipo de cosas le pase a la juventud es por la precariedad en la que nos obligan a vivir a la mayoría de los jóvenes: en nuestras casas, en las escuelas y en los trabajos.

Una compañera de Kiara escribió en uno de los carteles “que la realidad no nos aplaste”. Un buen antídoto contra quienes quieren que nos acostumbremos a vivir así. Porque también lleva a pensar la idea de cambiar totalmente esta realidad insoportable.

Precisamente la semana pasada estuvimos hablando entre todos sobre que teníamos que hacer algo porque en la escuela no se soporta el frío. Y de cómo el Estado a nosotros nos deja abandonados, pero a las empresas les regala subsidios y tarifazos que no podemos pagar.

Mientras los políticos que siempre gobernaron para los empresarios viven de lujo. Y en la campaña compiten para ver quién queda mejor con el FMI, pero nunca ponen por delante la educación, la salud, la vivienda… en fin, nuestras vidas. Apestan, por eso hay que dar vuelta todo.

Además de ser docente en Merlo, soy militante del PTS en el Frente de Izquierda Unidad. Y milito porque no quiero ni voy a resignarme a que nos quiten la vida de Kiara, ni de Luciano, ni de Alex, ni la de ningún joven, para que otros se sigan llenando sus bolsillos que ya están llenos.

¿Cómo no responsabilizar a cada uno de los gobiernos de turno si ellos son los que le garantizan las ganancias a las empresas, pero no les preocupa que extiendan el servicio de gas a dónde aún no llega y a un precio barato, con conexiones y artefactos seguros para todas las viviendas?

¿Por qué permiten que se sigan enriqueciendo con nuestras necesidades básicas, mientras que con el ajuste a nosotros nos obligan a elegir entre comer o calefaccionarnos?

Es imposible poner en palabras la consternación, tristeza y bronca que se respiraba en nuestra aula la mañana de este miércoles junto a los pibes. Pero esto también refuerza las convicciones de que no podemos conformarnos con parches, algunos colchones cuando nos inundamos, o caridad cuando hace frío y siempre luego de las muertes de los nuestros, no queremos llorarlos más.

Es necesario que se destinen fondos ya para educación, para vivienda y salud. Y como proponemos desde el Frente de Izquierda, sacarles las empresas de servicios a los que solo lucran y que sean nacionalizadas y puestas bajo control de los trabajadores y usuarios. Para que sean un derecho y no una ganancia.

¡El Estado es responsable de cada una de las muertes producto de las condiciones de precariedad durante décadas, con el peronismo y con cambiemos la precariedad de la vida continua!

La única grieta es entre los mismos parásitos que garantizan las ganancias de unos pocos y las mayorías populares que queremos invertir las prioridades. A estas cosas precisamente nos referimos desde el Frente de Izquierda Unidad cuando decimos que nuestras vidas valen más que sus ganancias. Tenemos cambiar esta sociedad de explotación y opresión de raíz.

En el pizarrón, los mensajes de los compañeros de Kiara



Source link