México: Grupos religiosos preparan marcha nacional antiderechos

0
36


Por todo el país, líderes de la Iglesia Católica, así como organizaciones y frentes como el Frente Nacional por la Familia, preparan una marcha nacional en contra del derecho al aborto y a la eutanasia.

Con convocatorias por todo el país, grupos conservadores y católicos se preparan para marchar este 20 de octubre en contra de la despenalización del aborto y la eutanasia. En un momento legislativo en donde el debate sobre el derecho a decidir, impuesto en las calles por miles de mujeres por todo el país, obliga a manifestarse a los distintos intereses en disputa, esta marcha “Por la vida y la Paz” es, a decir del obispo de Chilpancingo, Salvador Rangel, una respuesta a la “tendencia nacional e internacional” de senadores y diputados a “aprobar el aborto y la eutanasia”.

Leer: Morena promueve despenalización del aborto ¿qué implicaciones tiene para el movimiento de mujeres?

El reaccionario Frente Nacional por la Familia, en donde convergen no sólo intereses católicos, sino también de la Iglesia Evangélica, se ha puesto a la cabeza de la convocatoria en estados como Quintana Roo, Coahuila, Baja California, Veracruz, Estado de México, entre otros.

Ola Celeste: la derecha oscurantista contra las mujeres y la diversidad sexogenérica

En estados como Guerrero y Sonora, han sido líderes y jerarcas católicos quienes tomaron en sus manos la convocatoria. Salvador Rangel, obispo de Chilpancingo, difundió un video en donde citaba las escandalosas declaraciones del Papa Francisco, quien comparó el aborto con la “contratación de un sicario” y aseguró que los católicos se oponen a la “agenda de género”, que incluye la legislación sobre matrimonio igualitario.

Volantes repartidos en Zapopan, Jalisco.

El arzobispo de Hermosillo, Ruy Rendón Leal, emitió una circular convocando a la movilización. Con el mismo discurso enarbolado por la Iglesia por todo el continente de “salvar dos vidas”, sectores conservadores religiosos no parece tener en cuenta las vidas de las 700 mil mujeres que al año, según reportes del Instituto Mexicano del Seguro Social, no se salvan por abortos clandestinos.

Activistas denuncian que en la CDMX hay más muertes asociadas al aborto que al narcotráfico.

En México, la práctica del aborto clandestino es la quinta causa de muerte entre las mujeres. Sobre el número de interrupciones (la mayoría clandestinas), las cifras son inciertas debido a la criminalización, que hace muy difícil que quienes sobreviven a un aborto clandestino reciban atención integral posterior y, claro, formar parte de algún registro. Así, mientras el Consejo Nacional de Población registra poco más de 100 mil casos anuales, la Universidad Nacional Autónoma de México maneja cifras cercanas al millón.

El negocio de los abortos clandestinos, según el Fondo de Población de las Naciones Unidas, deja ganancias anuales de 100 mil dólares.

La misma Iglesia que celebró en Argentina su victoria oscurantista sobre un derecho básico para mujeres y cuerpos gestantes, al mismo tiempo que tolera y protege miles de casos de pederastia, busca con esta convocatoria hacer una demostración de fuerza, similar a las que han realizado cuando se discuten otros derechos como el matrimonio igualitario.

Leer: ¿Qué desafíos tenemos las mujeres para conquistas nuestros derechos en México?

La marcha del 28 de septiembre, sin embargo, demostró que la marea verde por el derecho a decidir llegó para quedarse. Que el rechazo a toda injerencia de la Iglesia en asuntos del Estado es bandera para millones de mujeres por todo el continente, que saben que la conquista del derecho al aborto legal, seguro y gratuito está indisolublemente ligada a la lucha por la separación efectiva de la Iglesia y el Estado.



Source link