Modelo FMI: cerraron 43 empresas por día en el primer cuatrimestre del año

0
23


Un informe que publica la Secretaría de Trabajo confirmó la pérdida de 140 mil puestos de trabajo privado registrado en el último año y según el registro de empleadores activos, los primeros cuatro meses de 2019 se dieron de baja 5170 empresas productoras de bienes y servicios.

El brutal efecto de la recesión económica se siente con fuerza en la industria que en el mes de mayo registró una baja interanual de 6,9 % (Indec), siendo el acumulado de los primeros cinco meses del año un retroceso de 9,8% respecto a igual período de 2018.

Esta situación contractiva impacta sobre el mercado laboral que se verifica en la pérdida de 140 mil puestos de trabajo privado registrado en el último año. Los informes que publica la Secretaría de Trabajo en base a los datos del Sistema Previsional Argentino (SIPA), confirmaron una caída consecutiva en el empleo privado registrado en los últimos ocho meses.

Podés leer: FMI, otra historia de terror: destrucción de empleo y más desigualdad entre ricos y pobres

A un año de la vuelta del FMI, las medidas de ajuste para avanzar hacia el “déficit cero” (fiscal) profundizaron la recesión, hundiendo la actividad, subiendo el desempleo (10,1 %) y la precariedad, entre otros. Un dato alarmante comprueba que según el registro de empleadores activos, en apenas cuatro meses de 2019 se dieron de baja 5170 razones sociales de empresas productoras de bienes y servicios que realizaban aportes en la Afip. Esto equivale al cierre de 43 empresas por día.

Estos datos muestran además un empeoramiento de la situación, ya que el promedio de cierres diarios en los mismos cuatro meses de 2018 fue de 23 empresas.

Además, el informe de la secretaria de Trabajo confirmó que el total de empleadores activos en abril de 2019 cerró en 549.989, es decir, 12.168 firmas netas menos que en el mismo mes del año pasado.

Te puede interesar: [Video] Un año de FMI en Argentina: por este camino nos hundimos hasta el Fondo

Las bajas por sector

El sector productor de servicios registró el mayor impacto con un saldo de 4291 bajas en los primeros cuatro meses del año. Las mismas se concentran especialmente en el sector de comercio mayorista y minorista y de repuestos de automotores, que restaron 2576 firmas en el saldo.

Otro rubro en el que se sintió el cierre de empresas fue el de transporte y almacenamiento, que explicó el 16% del total de bajas.

Mientras 858 bajas son las que corresponden a empresas productoras de bienes de las cuales 474 forman parte de sector manufacturero, un 9% del total.

Dentro de estas bajas de empresas, se puede ver una tendencia a la concentración del capital, debido a que mayoría de las bajas se dieron en empresas que emplean menos de 50 trabajadores, pero estas fueron compensadas por las alzas en empresas de mayor tamaño. En términos interanuales, de las 12.168 empresas menos en el padrón, 11.800 son firmas de menos de 50 empleados y de ellas, 10.469 empleaban a menos de diez trabajadores.

Fabricas recuperadas como resistencia a los cierres

Existen casos de empresas que han cerrado alguna de sus plantas pero no su razón social y por lo tanto siguen en los registros oficiales. Por ejemplo la cementera Loma Negra, la gráfica Interpack, la aceitera COFCO (ex Nidera) o Musimundo.

El delegado de la gráfica Interpack, Miguel Bravetti, explicó al diario Tiempo Argentino que “el cierre fue la respuesta brutal de la patronal a un largo conflicto. En diciembre echaron a once compañeros, lo que nos llevó a ocupar la planta 33 días. Sufrimos presiones de la fiscalía para un desalojo y nos reprimieron. Un mes después retuvimos la interna combativa y, por WhatsApp, nos informaron el cierre y vallaron la empresa”. El dirigente explicó que “el cierre no se produce por una situación de crisis. Tiene esta particularidad. Hay empresas que aprovecharon el momento político favorable por los planes generales del gobierno para avanzar sobre las conquistas y las organizaciones de base combativas”, denunció.

En otros casos, algunas empresas mantienen su razón social pero dejaron de producir y se convirtieron en importadoras de bienes manufacturados, sobre todo en el rubro textil. Por ejemplo la textil Spor Tech, que cerró sus dos plantas, pero una de ellas fue recuperada por sus trabajadores para defender los puestos laborales.

Podés leer: Festejan las multinacionales: el Smata de Pignanelli negocia suspensiones y despidos

Frente a los cierres de fábrica se va poniendo en pie una resistencia obrera por mantener los puestos laborales. Según datos relevados por la consultora Tendencias Económicas, en el primer semestre del año la conflictividad laboral tuvo “un generalizado incremento”. El relevamiento indica que los despidos aumentaron un 218,5% interanual. Y “las suspensiones se incrementaron 580,9% anual, debido a que las fábricas tuvieron que recurrir a la reducción de la jornada laboral para ajustar sus stocks en línea con la baja de las ventas”.

En un contexto como el actual de crisis económica, hundimiento de la industria y cierre de empresas en aumento, el Frente de Izquierda Unidad advierte que sin darle la espalda al FMI y sus medidas ajustadoras, todo empeorará para el pueblo trabajador. Hay que prohibir los despidos y recuperar las fábricas que cierren en defensa de los puestos laborales.

Te puede interesar: Argentina hipotecada: camino a una nueva crisis de deuda



Source link