Negocio para las Low Cost: se eliminaron las tarifas mínimas en los pasajes aéreos

0
366


El Gobierno accedió al reclamo de las líneas aéreas low cost y decidió que no haya más un mínimo en los pasajes de cabotajes. Lejos de la “revolución de los aviones”, más flexibilización laboral y un servicio de peor calidad.

Las empresas Low Cost recibieron ayer una buena noticia para mejorar sus negocios en el país. El Ministerio de Transporte eliminó el mínimo de las tarifas aéreas y se podrán ofrecer a cualquier precio los viajes de cabotaje.

La resolución comenzará a regir a partir del 15 de agosto y se aplicará a los pasajes que sean ida y vuelta y que se vendan con un mes de anticipación. Esta medida se aplica solo para vuelos de cabotaje porque los internacionales no tienen restricciones de precios.

A comienzos del 2000, en la Argentina se estableció un sistema de bandas tarifarias, con un piso y un techo, donde las empresas hacían sus ofertas en ese rango de tarifas. En enero del 2017, el Gobierno eliminó la tarifa máxima, pero mantuvo la mínima, que fue la que sacaron ayer. En la actualidad, de manera excepcional, las empresas sólo podían reducir hasta un 20 % ese piso, que era de casi $ 900 para un tramo Buenos Aires-Córdoba, por ejemplo.

La existencia de una tarifa mínima de los pasajes aéreos correspondía al pedido de las empresas de micros de larga distancia para evitar que los precios del transporte terrestre se acercaran al aéreo.

Pero ahora ingresaron nuevos jugadores al negocio del transporte de pasajeros. De la mano de Cambiemos ingresaron las líneas aéreas Low Cost, empresas que ofrecen un servicio más barato para volar a costa de degradar el servicio.

Un gran reclamo de estas empresas en Argentina era poder ofrecer tarifas bajas y promociones que no podían hacerlo por la restricción al mínimo tarifario. La decisión del ministerio a cargo de Guillermo Dietrich favorece de manera directa a estas compañías.

Por ejemplo, Fly Bondi, compañía de Richard Guy Gluzman, quien fue socio del vicejefe de gabinete, Mario Quintana, desde que llegó al país viene solicitando vender pasajes por debajo de los precios permitidos. Una estrategia para instalarse en el mercado por sus tarifas más baratas.

“Revolución de los aviones”: flexibilización laboral y un servicio de mala calidad

El Ministerio de Transporte justificó la medida al señalar que “para los pasajeros, éstos encontrarán más ofertas con mejores precios y aumentarán las promociones en momentos de temporada y en vuelos con baja ocupación” y agregó que con la nueva resolución “se avanza en el objetivo de duplicar la cantidad de pasajeros volando dentro del país gracias a las medidas impulsadas en el marco de la Revolución de los Aviones”.

La Revolución de los Aviones es una fantasía del Gobierno, en los aeropuertos abunda la tercerización laboral donde los trabajadores que van a diario difícilmente puedan viajar en avión. Enfermedades crónicas y desmayos son habituales por las condiciones laborales.

Te puede interesar: Aeroparque: dejar la vida en la pista para que otros puedan volar

El ingreso de las Low Cost empeora el panorama. Estas empresas se caracterizan por ofrecer bajos precios a costa de las condiciones laborales de sus trabajadores y un servicio de menor calidad para los pasajeros.

Menos personal para sus vuelos, adicionales en los pasajes por valijas o refrigerios es el negocio de este tipo de empresas. En Alemania los trabajadores aeronáuticos denunciaron que la aerolínea Low Cost RyanAir buscaba pilotos en Brasil “autónomos” para que paguen sus cargas sociales por sí mismos.

Martin Brat, delegado de una empresa tercerizada de Aerolíneas Argentinas y miembro de la agrupación Bordó señaló a La Izquierda Diario sobre las Low Cost que “estas empresas truchas y el Gobierno intentan avanzar en flexibilizar las condiciones laborales de los aeronáuticos, con menos personal, los riegos que implica no cumplir con los chequeos necesarios con personal técnico como quedó demostrado en el primer vuelo de FlyBondi desde Córdoba que se tuvo que volver a los diez minutos por desperfectos técnicos”.

El ministro de Transporte, Guillermo Dietrich aseguró que la nueva medida no afectará el negocio de Aerolíneas y Latam. Sin embargo, en el caso de Aerolíneas, los gremios denunciaron en reiteradas ocasiones que la llegada de las Low Cost pone en riesgo la línea de bandera y los puestos de trabajo, así como los recortes de recursos.

Brat afirmó que “estas empresas plantean una falsa disyuntiva entre pasajes más baratos y una línea aérea estatal fuerte con soberanía nacional. Cuando el plan de fondo es la de terminar privatizando Aerolíneas Argentinas para beneficiar el negocio de las empresas de aerolíneas privadas”.

“Se tienen que garantizar pasajes baratos y que todo el pueblo tenga acceso a volar, con una línea aérea estatal al servicio de las necesidades de la población”, agregó el delegado aeronáutico.

Te puede interesar: Low Cost y la resistencia de los trabajadores aeronáuticos: salvajismo de bajo costo



Source link