No sólo de CO2 vive la emergencia climática

0
41


Más de 11.000 científicos advierten que el público debe conocer un variado menú de datos para estar advertidos sobre la amenaza catastrófica que enfrenta la vida en el planeta.

Pocas veces se escucha a la comunidad científica expresarse a favor del decrecimiento, si bien no es el caso de manera explícita, este grupo de científicos de 153 países advierte en un documento publicado en BioScience que la búsqueda de crecimiento económico es causa de “la extracción excesiva de materiales y la sobreexplotación de los ecosistemas”. En este sentido proponen que “nuestros objetivos pasen del crecimiento del PBI y la búsqueda de riqueza para centrarse en el mantenimiento de los ecosistemas y la mejora del bienestar humano, priorizando las necesidades básicas y reduciendo la desigualdad”.

Esto es parte de lo que denominan una “obligación moral de los científicos” de advertir claramente a la humanidad el estado de situación y en base a qué indicadores se efectúa la alerta.

Sugieren que la mayoría de discusiones públicas sobre el cambio climático se basan únicamente en la temperatura de la superficie global (el calentamiento global), pero ya es necesario que quienes ejecutan políticas y el público en general tengan acceso a un conjunto de otros datos entrelazados con las emisiones de gases de efecto invernadero que tienen impacto sobre el clima, el ambiente y la sociedad.

Estos “signos vitales” de los últimos cuarenta años que presentan de forma gráfica, que están asociados al aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y pueden cambiar el clima están en la figura 1. Los impactos climáticos reales están visibles en la figura 2 y han sido recopilados sistemáticamente en los últimos cinco años y revisados anualmente.

Variaciones en las actividades humanas (figura 1)

1a. Población en miles de millones a una tasa de crecimiento del 15,5 % por década

1b. Ratio de fertilidad (nacimientos por mujer) decae 10,9 % por década

1c. Ganado rumiante en miles de millones de individuos viene creciendo un 8,2 % por década

1d. La producción de carne per capita (en Kg/año) crece 11 % por década

1e. El PBI (en billones de dólares actuales por año) viene creciendo un 80,5 % por década

1f. La cubierta forestal global perdida en millones de hectáreas por año aumenta un 49,6 % por década

1g. El bosque amazónico perdido (en millones de hectáreas por año) lleva una tasa negativa de 24,3 % por década

1h. El consumo de petróleo creció a una tasa del 11,9 %, el de carbón de 22,5 %, el gas de 30,1 % y el mix solar/eólico de 373 % por década

1i. El transporte aéreo de pasajeros (en mil millones por año) lleva aumentando un 64,3 % por década

1j. Total de activos institucionales desinvertidos en energías fósiles en billones de dólares

1k. Las gigatoneladas de CO2 equivalentes por año, crece un 17,9 % por década

1l. Las toneladas per cápita de CO2 equivalentes por año llevan creciendo un 2,15 % por década

1m. Los GEI cubiertos por el impuesto al carbono (en porcentaje), crecen un 256 % cada 10 años, en los últimos treinta

1n. Precio del carbono (en US$ por tonelada) decae un 33 % cada 10 años en los últimos treinta

1o. Los subsidios a las energías fósiles en miles de millones de US$ por año cayeron un 1,08 % en los últimos 10 años.

Respuesta climática (figura 2)

2a. Aumento de emisiones de dióxido de carbono (CO2) en partes por millón: 4,98 % por década

2b. Aumento de emisiones de metano (CH4) en partes por mil millones: 3,65 %

2c. Aumento de óxido nitroso (N20) en partes por mil millones: 2,46 % por década

2d. Aumento de la temperatura de la superficie: 0,183°C por década

2e. Mínimo anual de hielo ártico cae un 11,7 % por década

2f. Pérdida de la masa de hielo en Groenlandia (en giga toneladas): 2.610 por década

2g. Pérdida de la masa de hielo en la Antártida: 1.230 giga toneladas por década

2h. Espesura de los glaciares en millones de litros equivalentes de agua, cae un 4,84 % por década

2i. Calentamiento oceánico contenido (en 10 a la 22 joules) aumenta 6,18 % por década

2j. La acidificación de los océanos (en pH) es 4,12 % mayor cada década

2k. El nivel del mar relativo al promedio de los últimos 20 años ha aumentado 31,4 mm por década.

2l. El área incendiada en EEUU en millones de hectáreas por año aumentó un 44,1 % por década

2m. Las temperaturas, eventos climáticos y lluvias de carácter extremo (en n° por año) aumentan a una tasa de 43,8 % por década

2n. La pérdida en miles de millones de dólares debido a temperaturas, eventos climáticos y lluvias extremas aumentó un 83,7 % por década.

La cuestión económica referida al inicio es uno de los seis pasos críticos e interrelacionados (sin un orden en particular) que promueve el grupo de científicos, liderados por William Ripple, que los gobiernos, las empresas y el resto de la humanidad podrían tomar para disminuir los efectos del cambio climático. Los restantes cinco se relacionan con la energía, los contaminantes de corta duración (metano, hollín, HFC), la naturaleza (proteger y restaurar ecosistemas), la comida y la población.

Dentro de estos pasos rescato algunos que considero no muy insistidos por las campañas de concientización o los paneles climáticos:

Refiriéndose a que la población mundial debe estabilizarse e, idealmente, reducirse gradualmente, promueven “políticas que logren la plena igualdad de género incluida la educación primaria y secundaria para todas las niñas y mujeres jóvenes”. Aduciendo que son políticas comprobadas para disminuir la tasa de fertilidad de manera positiva.

En cuanto a la comida, se centran en reducir globalmente el consumo de carne, pero especialmente de los rumiantes. Hacen, a su vez, hincapié en reducir la “enorme cantidad de desperdicio de alimentos”.

Subrayan que mitigar y adaptarse al cambio climático al tiempo que se honra la diversidad de los seres humanos implica grandes transformaciones en las formas en que nuestra sociedad global funciona e interactúa con los ecosistemas naturales. Alentados por la reciente preocupación de los jóvenes o que las demandas por ecocidio están llegando a los tribunales, creen que muchos países, empresas e incluso ciudades están empezando a responder positivamente frente a la emergencia climática.

Ripple, entrevistado en The Guardian, señaló que “es más importante que nunca que hablemos en base a la evidencia. Es hora de ir más allá de la investigación y la publicación, e ir directamente a los ciudadanos y a los responsables políticos”.



Source link