Nuestra lucha es por mucho más que por salario

0
71


El 80% de las docentes bajo el salario mínimo. Miles de niños bajo la línea de pobreza. La escuela pública refleja la crisis social y económica.

La semana pasada, el gobierno de Vidal llamó a reunión paritaria con una nueva oferta que dejó en encerrona a los gremios del FUDB.

Lo cierto es que al mismo tiempo en que se llevaba adelante la mesa redonda entre Baradel, Petroccini, Diaz y Vidal, el dólar se disparaba llegando a superar los 44 pesos. Mientras Macri cenaba lujosos banquetes junto a figuras del espectáculo para agasajar a los reyes de España, se anunciaban nuevas subas del gas y la nafta. Luego, se daban a conocer los números de la pobreza y la desocupación que ya supera el 30%; estas cifras crecen a diario.

Todos los medios de comunicación emprendieron una fuerte campaña mentirosa para hacer pasar la oferta salarial a los docentes como muy auspiciosa. Sin embargo, la bronca en las escuelas se hizo sentir.

Es que en las pocas semanas de clase transcurridas la situación en las aulas refleja la crisis social y económica. Muchos niños no comenzaron a tiempo por falta de calzado, guardapolvo o cartuchera. Somos las docentes las que sin resolver el problema de fondo, tuvimos que salir a pedir donaciones a familiares y amigos para colaborar con aquellas familias que no llegan a juntar los más de 1500 pesos que implica completar una mochila para el inicio del ciclo lectivo. Los hijos de los obreros de la construcción están perjudicados por la disminución del trabajo; lo mismo que changarines o mujeres con trabajos precarios que han sufrido despidos y ni siquiera entran en los porcentajes relevados. Quienes reciben la asignación universal apenas alcanzan a comprar para comer para algunos días.

Además, la matrícula en las escuelas públicas absorbió a todos aquellos que ya no llegan a pagar la cuota de un privado. La realidad golpea fuerte en las escuelas y las docentes también reclamamos por eso.

Los cupos de comedor no alcanzan para el total de los niños. En una escuela de 350 se reciben 170 cupos de comedor, completamente insuficiente y más teniendo en cuenta la mala calidad de los alimentos (empanadas con gusanos, pseudo leche, para nombras solo algunos casos). En varias escuelas los cupos de comedor se sortean. Escasean la distribución de productos de higiene tales como papel higiénico o productos de limpieza. Sin mencionar las deplorables condiciones de infraestructuras que incluyen desde falta de mobiliario hasta humedad con paredes que literalmente se caen a pedazos o techos que vuelan en días de lluvia y viento (como la Técnica 5 de La Plata). Vivimos corriendo atrás de la emergencia, tratando de socorrerla tapando agujeros con el dedo.

Podés leer:Empanadas de gusanos: el vomitivo “menú” que recibieron estudiantes de una escuela de San Miguel

Los docentes estamos luchando por mucho más que un salario acorde ante los golpes de la inflación y los tarifazos.

Por eso desde La Marron planteamos la urgencia de un Plan de Lucha para frenar el ajuste que conlleva sostener las condiciones impuestas por el FMI. La plata debe ir para Educación, Salud, vivienda y todas las necesidades sociales que hoy se encrudecen cada vez más. Exigimos a las centrales sindicales que estén a la altura de la situación y que la bronca nos empuje a organizarnos en conjunto con las familias de la comunidad educativa!

Lee: Por especulación de La Serenísima, se vende una “cuasi leche” de mala calidad



Source link