Nueva manifestación en Morón por el femicidio de Ailen Decuzzi

0
87


Cinco femicidios en tres días en la Provincia de Buenos Aires desnudan que el Estado sigue garantizando el machismo asesino. María del Carmen (Laferrere), Andrea (Loma Hermosa), Silvia (Lobos), Ailén (El Palomar) e Irasi (Cañuelas).

Una nueva manifestación, convocada por familiares de Ailen, se realizó este martes en las puertas de la Comisaría Primera de Morón para exigir justicia por su asesinato. Allí se encuentra detenido David Vela Balazar, el único acusado del femicidio de Ailen.

Trabajadoras despedidas del Hospital Posadas y de la agrupación juvenil No Pasarán (en la vicepresidencia del ISFD 45 de Haedo) se hicieron presentes para solidarizarse, charlar con la familia y que cuenten cómo son los pasos a seguir en la lucha.

El padre de Ailen, José, contó que no es posible seguir los traslados de Vela Balazar, que van a manifestarse donde fueron los hechos. “Seguir siempre en El Palomar que es donde mi hija vivió, donde la mataron”, dijo a La Izquierda Diario.

“Hoy me tocó a mí perder a mi hija, perder a una nena de veinte años llena de futuro. Estaba terminando la facultad, estaba por empezar derechos humanos. Qué injusto ¿no? Encima derechos humanos, es increíble. Pero no hay que caer en la pena de muerte, eso no. Van a morir un montón de inocentes y eso es lo que yo no quiero, que sigan muriendo inocentes como mi hija porque la pena de muerte es lo que va a generar acá en la Argentina es que mueran inocentes. Entonces que la justicia sea de otra manera: atención a la gente, atención a la gente con problemas, con problemas con las drogas, a los padres. Esto le pasó a mi hija el 8 diciembre y al otro día salió lo de Juan Darthés y mi hija no figuró en ningún canal. Nadie me vino a entrevistar, nada. ¿Por qué? Porque se está jugando el partido River Boca. Que se acaben estas injusticias, se miran siempre a ellos mismos”.

José continuó diciendo que los padres deben despertarse. “Que dejen de aislar a nuestros hijos, que dejemos de transmitir miedo, inseguridad, que nos acerquemos más, que cuidemos más a nuestros hijos, a nuestras hijas porque no es solamente Ailén. Son un montón de Ailén. Son un montón de niños que son violados, que son maltratados hasta por los mismos padres, que la sociedad se ocupe más de esto, que dejen de mirar un billete que no todo sea un número más o un billete más o sacar una ganancia. Que nosotros, las personas, los pobres seamos atendidos, que seamos vistos. La gente es importante, para nosotros es importante. A la sociedad no la conocen, ni la quieren conocer”.

En una ronda nutrida, cortando la calle, con algunas cámaras pero con mucha ganas de cambiarlo todo, estaban la abuela de Ailén, Alicia (quien alertó de su desaparición) y una amiga de la joven (que dió la dirección donde pocas horas después fuera encontrada”.

Alicia contó que vive a tres cuadras del Hospital Posadas, en El Palomar. Ella pide que “no haya otra Ailen más y que se termine esto por favor. No puede ser, chicas jóvenes día tras día. Porque hoy me tocó a mí”.

En el último presupuesto presentado por Cambiemos y votado por mayoría en ambas cámaras legislativas del Congreso, es altamente llamativa la reducción de las partidas a las políticas de género. Pero vemos cómo las hipócritas diputadas de todos los bloques que dieron paso a ese presupuesto a la medida del FMI se sacan fotos con los cartelitos y los pañuelos.

El poderoso movimiento de mujeres que despertó en Argentina luego de la primera manifestación del Ni Una Menos y la marea verde, tiene que empezar a cuestionar profundamente las raíces que generan la opresión y la miseria a la que nos somete este sistema.

Esa batalla nos tiene que hermanar, trabajadoras, desocupadas, estudiantes, exigiendo al Estado medidas elementales de protección pero sobretodo, ganado las calles para seguir peleando por nuestros derechos.

Los familiares convocan a participar masivamente de una nueva movilización el día 3 de enero a las 19, desde Avenida Marconi y Carlos Gardel hasta Paraíso entre Alvarez y Fluguerto, en El Palomar.



Source link