Ocho de cada diez niñas y niños con cáncer se atienden en hospitales públicos

0
327


Hoy se conmemora el Día Internacional del Cáncer Infantil. El objetivo es difundir las problemáticas de la enfermedad y la importancia de un rápido diagnóstico y tratamientos correctos.

El 15 de febrero se celebra, desde el 2001, el Día Internacional del Cáncer Infantil. La fecha la estableció la Organización Internacional de Padres de Niños con Cáncer para concientizar a la sociedad sobre la problemática de la enfermedad y la importancia de un diagnóstico temprano y tratamientos adecuados que aumentan la posibilidad de sobrevida a más del 80 %.

Según informa la organización de Padres de Niños con Cáncer, cada año se registran 250 mil casos nuevos a nivel mundial.

Índices en Argentina

En el país son 1.320 por año los casos nuevos de cáncer pediátrico, es decir más de tres diagnósticos nuevos en promedio por día. Así, el cáncer es la primera causa de muerte infantil por enfermedad de niños entre 5 y 15 años.

Según informa el Instituto Nacional del Cáncer (INC) entre 450 y 520 son leucemias, de las cuales más de la mitad logran curarse con un tratamiento muy intenso.

Otro dato relevante es que aproximadamente el 80 % de pacientes se atiende en instituciones públicas y solo el resto en instituciones privadas. De tener un sistema

“Si bien recibir la noticia de un diagnóstico de esta condición en un familiar puede tener un impacto emocional fuerte, es importante recordar que, con el diagnóstico a tiempo y el tratamiento correcto, en muchos casos el cáncer infantil se cura, como reflejan los datos relevados por el Registro”, afirmó Viviana Bacciedoni de la Sociedad Argentina de Pediatría, en referencia al Registro Oncopediátrico Hospitalario Argentino (ROHA).

Los tipos de cáncer más comunes que se registran en el país son las leucemias, tumores cerebrales y tumores sólidos.

Leé también Gualeguaychú: el pueblo de la alegría en una cruzada contra el cáncer

Acompañamiento terapéutico

Los chicos que sufren cáncer infantil tienen derecho a un acompañamiento terapéutico como parte del tratamiento oncológico, para poder transitar la enfermedad de la manera menos traumática posible.

“Consideramos al cáncer pediátrico como una enfermedad familiar: el tratamiento debe contemplar a todos los miembros. Los padres suelen sentir conmoción, incertidumbre, negación, culpa y ansiedad. Los hermanos, por su parte, pueden tener miedo, preocupación y culpa, pero también -en ocasiones- celos, porque sus padres están muy dedicados al hijo enfermo. Esto puede resultar en que el hermano tenga trastornos de escolaridad, pesadillas y enuresis. Por esto, se aconseja el acompañamiento terapéutico a toda la familia”, aconsejó la doctora Bacciedoni.

Todo niño que padece cáncer tiene derecho al descanso, esparcimiento y juego, es decir en todas las unidades oncológicas pediátricas del país debe haber juegoteca o biblioteca. El tratamiento debe contener también la continuidad escolar ya sea con maestras hospitalarias o domiciliarias según el caso.

Las instituciones deben contemplar un plan de opioides para que los chicos no sufran dolor durante el tratamiento.

En el marco del respeto a los derechos del niño y de pacientes, éstos tienen derecho a saber qué les sucede. Los profesionales deben trasmitir con claridad el procedimiento que llevarán a cabo para que los chicos puedan prepararse emocionalmente. También, siempre que la enfermedad lo permita deben poder disfrutar de su hogar, familia y amigos.

Te puede interesar: Hospital Garrahan: Día del Cáncer Infantil, día de lucha

A falta de hospitales especializados en todo el país, muchos de los chicos que padecen esta enfermedad deben trasladarse desde su provincia a la Ciudad de Buenos Aires para atenderse en el Hospital Garraham o en el Gutiérrez, por lo que el Estado debería garantizar la estadía de la familia que acompaña al paciente y los costos porque el tratamiento prolongado en Buenos Aires significa también que la madre, padre o familiar que acompañe al niño no podrán trabajar.



Source link