Ostias sí, ESI no: ¿por qué aumenta el embarazo adolescente en Chaco, Misiones y Formosa?

0
27


La tasa de embarazo adolescente sigue en aumento. Chaco, Formosa y Misiones encabezan la lista. Gobiernos religiosos, la ley de Educación Sexual que no se aplica y un acceso limitado a la salud son las causas de que uno de cada cuatro nacimientos sea de una adolescente.

El aumento de la tasa en los embarazos adolescentes es una cifra que viene en ascenso. De acuerdo a un informe de la Secretaría de Salud las provincias de Chaco, Formosa y Misiones son las que se ubican primero en la lista.

En Formosa, por ejemplo, la tasa de embarazos en niñas menores de 15 años alcanza al 21.7%. En Chaco es de un 20,4% y en Misiones 19,9%. Es decir que 1 de cada 4 nacimientos es de madres adolescentes. Las razones por las cuales estas niñas y jóvenes quedan embarazadas se debe a múltiples factores: falta de acceso a la salud, ausencia de educación sexual, casos de abuso.

Es necesario tener presente que estamos hablando de provincias muy conservadoras, plagadas de prejuicios y en donde las iglesias católica y evangélica tienen un peso importante dentro de los sectores de poder. Y es justamente esta conjunción la que origina esa alta tasa de embarazo adolescente.

Durante el debate por la legalización del aborto se habló mucho de la necesidad de educar para prevenir. Pues bien, en nuestro país existe la ley de Educación Sexual Integral (ESI), pero debido a la resistencia de los funcionarios, a la presión de esos sectores religiosos y a la falta de decisión política de los gobiernos de turno, todavía no se ha logrado su cumplimiento efectivo en todo el país.

Es que la ESI es un pilar fundamental para el abordaje de varios temas. No solo lo referido a la salud sexual, también hace eje, de acuerdo a la edad del niño, en concientizar sobre el propio cuerpo, algo fundamental para que esos chicos y chicas puedan identificar situaciones de abuso y expresar que están siendo violentados.

Las casualidades no existen, en cambio sí las causalidades, es decir las razones que hacen que Chaco tenga una de las tasas más altas de embarazo adolescente. Además de la falta de acceso a la salud y a la educación, está la presión por parte de las jerarquías de las iglesias. Por ejemplo, en noviembre del año pasado, se obligó a una niña de 13 años a someterse a una cesárea. El gobierno del “pastor” Capitanich, vulneró todos sus derechos y el slogan “salvemos las dos vidas” fue solo eso, porque en este caso esta niña wichí murió al igual que el recién nacido.

Te puede interesar: Efectos del odio celeste: otra niña pobre muerta por un embarazo no deseado

Es importante remarcar, que luego del debate por la legalización del aborto, se desató una campaña feroz en contra de la ley de Educación Sexual Integral. Esos mismos sectores que reclamaban educación son los mismos que hoy impulsados por las jerarquías de las iglesias católica y evangélica ya no quieren que a las niñas y a los niños se les hable de su cuerpo, de sus derechos y mucho menos de la libertad para elegir.

El embarazo adolescente es sumamente preocupante porque además del riesgo biológico, es decir cuerpos que no están preparados para afrontar una gestación, está la salud psíquica. Son niñas o jóvenes que en su mayoría abandonan el colegio y con eso la cotidianeidad con sus amigos. Además dejar la escuela las llevará inexorablemente a trabajos precarios o a estar en sus casas haciendo tareas domésticas y de cuidado. Y quizás una de las cosas más importantes, es que pasarán de ser niñas a ser adultas sin entender muy bien cómo ni por qué.

La exigencia de las y los pibes por acceder a los contenidos de educación sexual es constante. Parte de esto se vio reflejado también en la marea verde, donde las jóvenes salieron a las calles a luchar por la legalización del aborto, pero también porque en los colegios haya educación sexual. Existen colegios, sobre todo los de educación media (secundarios) en donde los propios alumnos, o el Centro de Estudiantes, organizan con profesores, talleres o charlas para poder hablar de temas referidos a su cuerpo o su salud.

Desde este medio venimos alertando sobre el avance de las diferentes alas que componen las iglesias evangélicas. La estrategia va desde el intento a acceder a puestos dentro del gobierno, o demostrando su poder económico con el financiamiento de campañas de algunos candidatos, hasta hacer pesar su injerencia territorial para mostrarse como posibles garantes de contención y “paz social” frente a la crisis económica que golpea fuerte en los sectores más vulnerables.

En definitiva, lo que se cuestiona no es la convicción religiosa de los funcionarios, sino que, a partir de ella toman decisiones políticas que afectan los derechos elementales, en este caso de las mujeres y cuerpos gestantes.

Te puede interesar:Celestes, evangélicos y silenciosos: la campaña antiderechos de Hotton y Gómez Centurión

A pocas semanas de las elecciones, y si bien no hay una foto concreta de la nueva conformación del Congreso, ya hay indicios de que será más “celeste” de lo que los partidos mayoritarios quieren admitir.

Por eso es muy importante apoyar la candidatura de Myriam Bregman del FIT Unidad. Porque es necesario una banca que impulse la separación de la Iglesia y el Estado, como así también la aplicación inmediata de la ley de Educación Sexual Integral y desde ya la lucha por la legalización del aborto.

Te puede interesar: CABA: ¿quiénes son los candidatos antiderechos con lo que disputa una banca Myriam Bregman?

Imagen I Enfoque Rojo.



Source link