Peor que en 2001: salarios y jubilaciones por el piso

0
176


Así lo definió un estudio realizado por el Centro de Economía Política Argentina (CEPA). El organismo determinó que la situación laboral y social actual es peor a la que se vivió en diciembre del 2001.

El trabajo efectuado por CEPA deja en evidencia el aumento de la desocupación y la pobreza registrada en los últimos tres años.

En relación a los parámetros de pobreza, el segundo semestre de este año el aumento fue cercano al 6% “Si se toma en cuenta que la medición del segundo semestre de 2017 indicó 25,7% de pobreza, la nueva medición alcanzaría entre 31% y 32% a fines de 2018” afirma el texto redactado por Hernán Letcher, Eva Sacco y Julia Strada.

En cuanto a la desocupación, uno de los indicadores que más aumentó “si se considera la tasa de desempleo al segundo trimestre de 2015 (6,6 %, la mínima desde 2003) el 9,6% de desempleo para el segundo trimestre de 2018 implica 387.000 nuevos desempleados en los grandes aglomerados urbanos. Este valor proyectado al total del país implica 645.000 nuevos desempleados” dice el informe.

Salario mínimo y jubilaciones de los más afectados

Tanto el salario mínimo como las jubilaciones sufrieron un terrible retroceso. En estos momentos están a nivel similar de lo que estaban en 2001.

Durante ese año el salario mínimo alcanzaba los 259 dólares pero en la actualidad es equivalente a solo U$S 251.

En referencia al mínimo jubilatorio durante el 2001 rondaba tan solo los 194 dólares, en 2015 alcanzaba los U$S 373 recuperándose y este año retrocedió nuevamente para ubicarse en 207 dólares. El poder adquisitivo de la jubilación mínima “se retrajo 19,5% en la comparación entre el promedio del poder adquisitivo promedio de 2015 y el medido en diciembre de 2018, es decir, unos $1.814 mensuales, considerando la jubilación mínima de $9.306 en diciembre de 2018” dice el texto estimando una pérdida anual durante este año de $21.768 en relación al promedio 2015.

Las proyecciones para el próximo año, a diferencia de lo que dice el gobierno “muestran una profundización en este sentido, llegando a perder 21% en el promedio de los primeros cinco meses de 2019 respecto del promedio de 2015”.

También el poder adquisitivo medido por la canasta de alimentos muestra una caída en cuanto a los ingresos de programas sociales. En el 2001 se podían adquirir 5.28 canastas con un plan trabajar y durante el 2018 3.99 canastas.

Mientras con un salario mínimo “se podrían adquirir 7,55 canastas en 2001 y 9,01 en 2018 y con relación a la jubilación mínima 5,66 y 7,42” respectivamente.

Otro dato alarmante que informa CEPA es la retracción en el consumo de alimentos producto de la inflación y los tarifazos que tiraron abajo el poder adquisitivo del salario. La baja se observa en la carne (54%), jugos y gaseosa (44%), frutas y verduras (43%) y lácteos 34%. Además de una caída significativa en medicamentos de un 23%.

Emergencia habitacional

En el país, según la proyección poblacional a 2018 viven 4.117.373 personas en villas y asentamientos. Es decir “alrededor de 9,5% de la población total, uno de cada 10 argentinos, vive en villas” sentencia el informe de CEPA.

Sin embargo el Gobierno no tiene ningún plan serio con el fin de que miles de personas puedan acceder a una vivienda digna. Lo único que logra dejando pasar los despidos, imponiendo los tarifazos de los servicios e intentando negociar paritarias a la baja es que más familias vivan en asentamientos o en la calle ya que los alquileres se hacen impagables.

Por su parte el peronismo cómplice de las leyes ajustadoras contra el pueblo trabajador pretende que esperemos hasta el 2019. El ajuste del Gobierno dictado por el FMI es ahora, los despidos y suspensiones siguen corriendo, los trabajadores como en Siam resisten aunque lamentablemente sin la fuerza de los sindicatos como la UOM que mantiene una tregua con el macrismo y acordó, semanas atras, una paritaria por debajo de la inflación.

Diagnóstico sobre situación… by on Scribd



Source link