Persecución en la UNLu: investigan a estudiantes que retiraron imagen de la virgen de Luján

0
29


La quita de la imagen tuvo lugar durante el conflicto universitario. Las autoridades de la universidad mantienen un vínculo estrecho con la Iglesia.

Gran herejía. Estudiantes de la Universidad Nacional de Luján (UNLu) sacaron la imagen de la virgen de su edificio. En el marco del conflicto universitario decidieron permanecer de manera pacífica en la sede central de la UNLu y entre las medidas que tomaron, el retiro de la estatua fue la que más revuelo causó. Justo ahí, en “la capital de la fe” que este fin de semana recibió a la 44° peregrinación juvenil a Luján.

La lucha por el derecho al aborto puso de manifiesto el desprestigio de la iglesia católica, fundamentalmente entre la juventud. Tras la votación en el Senado, la pelea de la marea verde decantó en una campaña extendida por la separación de la iglesia del Estado. La pelea tuvo continuidad en el conflicto universitario y se expresó en una fuerte campaña anticlerical y en el rechazo a la injerencia de la iglesia católica en la educación pública. La quita de imágenes religiosas tuvo lugar en otras facultades de Córdobay la UBA.

El Rector de la UNLu, el radical Antonio Lapolla, impulsa una “investigación” sobre las y los estudiantes que participaron de la permanencia y que procedieron al retiro de la imagen.

Te puede interesar: La Universidad Nacional de Luján se sumó a la lucha

Según un comunicado emitido por el Centro de Estudiantes de Trabajo Social – Sede Central de la UNLu, el rector de la casa de estudios busca dar sanción a estudiantes en lucha. “El cuatrimestre pasado, cuando las cursadas habían finalizado, intentó aprobar en el Consejo Superior de la UNLu un Régimen Disciplinario de Estudiantes, mediante el cual se podía investigar, sancionar y expulsar a cualquier estudiante que se manifestase”, denuncia el comunicado.

El Rectorado de la Universidad encontró en la quita de la figura religiosa, el pretexto “para dar rienda suelta a su espíritu de persecución política”, sostienen. Uno de los estudiantes que actualmente está siendo investigado por las autoridades de la UNLu dialogó con La Izquierda Diario. “Nosotres participamos de muchas tomas. Nunca se investigó, pero la virgen les importa más que nada”, manifestó el joven.

“El rector designó a un instructor sumariante que es un abogado de la UNLu. Hasta que no tenga el resultado no es público lo que está investigando. La resolución del Rectorado plantea específicamente que se investigue el tema de la virgen, que se usen las cámaras de seguridad de la universidad. Desde que se pusieron esas cámaras de seguridad que son de una empresa privada, nosotros planteamos que se van a usar contra los estudiantes. Lo venimos planteando hace años y efectivamente, esta la primera vez que se usa contra los estudiantes. También hay un anexo con imágenes en la resolución, al cual nosotros no podemos acceder”, detalló el estudiante.

¿Plata para visitar al Papa?

“En épocas de ahogo presupuestario, la Universidad Nacional de Luján pagó a la ex Vice Rectora de la Universidad, María Cristina Serafini, un pasaje con destino al Vaticano para entregar una imagen de la Virgen al Papa Bergoglio; esta gestión pagó también para enviar otro regalo de imagen religiosa al Papa en su viaje a Chile, donde fue ampliamente repudiado por el pueblo chileno debido al encubrimiento de la Iglesia Católica a los abusos sexuales a niños/as”, denuncia el comunicado citado.

Podés leer: Estudiantes tomaron la Universidad Nacional de Luján y retiraron la imagen de la virgen

“Serafini fue vicerrectora hasta el año pasado. Es una de las que ahora pide nuestra expulsión”, afirma el joven entrevistado por este medio.

Mientras el Rectorado destina dinero para estos gestos religiosos, avala el ajuste en la educación pública por parte del Gobierno de Cambiemos. “Entendemos la situación que está pasando el país y posiblemente tengamos dificultades con el desarrollo de nuestra Universidad pero estamos muy satisfechos de la reunión que mantuvimos con el Presidente Macri”, sostuvo Lapolla en declaraciones a los medios, durante el conflicto por la paritaria de la docencia universitaria.

El comunicado denuncia además la publicación de un “video de entrevistas donde se celebra un convenio con una Clínica Católica Privada para que la carrera de Enfermería realice sus prácticas, toda una expresión de decisión política de entregar nuestros conocimientos y formación académica para acrecentar los negocios de la Iglesia Católica”.

“Lapolla es el mismo rector que estuvo en los 90. Él es quien colocó la virgen en la entrada de la Universidad”, manifestó el joven estudiante de Luján. El hombre ocupó el cargo dos veces en los años 90 (entre 1994 y 2001) y a fines de 2017 inició su tercer mandato al frente del Rectorado, junto Anabella Gei como vicerrectora.

Pretexto

Emilio Mignone fue el primer rector electo de la universidad de Luján, a partir de 1973. Renunció a su cargo el mismo día que se produjo el último golpe cívico militar, el 24 de marzo de 1976. Luego de su renuncia, la universidad permaneció intervenida por el gobierno de facto durante varios meses hasta que fue clausurada. La UNLu fue la única universidad cerrada en la dictadura.

“Exigimos dejar sin efecto la Resolución N°332/18 (que ordena la investigación), ya que la imagen religiosa fue entregada en condiciones con la intención de ser devuelta a la familia Mignone”, afirma el comunicado de los y las estudiantes. Precisamente, el pretexto para insistir con la presencia de la imagen de la virgen en la puerta de la UNLu, es que se trata de un presente de la familia de Mignone a la institución.

Leé también: Madygraf se va acercando a la Universidad Nacional de Luján

El fallecido exrector y fundador del CELS, denunció el rol de la iglesia en la última dictadura. Mignone se convirtió en activista por los derechos humanos a partir de la desaparición de una de sus hijas. Además publicó un libro titulado “Iglesia y Dictadura. El papel de la iglesia a la luz de sus relaciones con el régimen militar”.

El comunicado emitido por el centro de estudiantes sostiene que la investigación “atenta contra el derecho democrático a la manifestación, y contra las metodologías debatidas y votadas en Asambleas. Esta Resolución que fue definida de manera unilateral y de manera autoritaria, que vulnera la autonomía universitaria y que responde a los lineamos del gobierno Nacional de criminalizar la protesta debe quedar sin efecto inmediatamente”.



Source link