Perspectivas de la reforma previsional en Argentina

0
31


La Izquierda Diario participó de una charla de especialistas en previsión social sobre el presente y las perspectivas de las reformas previsionales. Debatieron Adrián Trócoli, Julio Gambina, Lucía Ruiz, Nelson García Araneda, Victor Buffa y Marcos Wolman.

En el marco del Congreso Internacional Gerontovida 2018, “Reformas Estructurales e innovación de los Sistemas de Atención en el Proceso de Envejecimiento” organizado por la Sociedad Iberoamericana de Gerontología y Geriatría (SIGG) y que reunió a más de mil asistentes la semana pasada, se discutió el análisis, presente y perspectiva de las reformas previsionales en una mesa coordinada por Marcos Wolman (Mesa Coordinadora de Jubilados y Pensionados, CTA A).

En ella fue invitada a participar Lucía Ruiz, coeditora de la sección de Economía de La Izquierda Diario, por su seguimiento del tema previsional. Intervinieron también el abogado previsionalista Adrián Trócoli, el economista Julio Gambina (IEF- CTA A), Nelson García Araneda (SIGG Chile) y Victor Buffa (Federación de Unión y Marcos Juárez).

Adrián Trócoli: “el Estado se financia debiéndoles plata a los jubilados y no pagando los juicios”

El abogado previsionalista Adrián Trócoli describió la intervención de la Corte frente a los reclamos por reajuste de haberes y la lentitud de la justicia para expedirse.

“El 18 de diciembre la Corte tiene que expedirse sobre el futuro de 150 mil juicios”, comenzó su intervención Trócoli con el próximo suceso inmediato, para luego referirse a la problemática general. “Es muy difícil hablar de Seguridad Social, de jubilados, sin estar en contra del gobierno que sea. En los últimos 30 años las viejas Cajas, y después la Anses, liquidaron mal las jubilaciones. Con Alfonsín, después con Cavallo, de lo que decía la ley que decía que tenían que estar cobrando el primer día, los jubilados estaban cobrando la mitad”.

“No sabemos qué sistema tenemos, hay una falta de previsión. Tenemos casi tres años de una ley que obliga a cambiar el sistema jubilatorio. Pero si fuera un sistema mejor alguno de nosotros habríamos escuchado una propuesta. No ha habido una sola propuesta concreta para el cambio de sistema”, continuó. “No hay una propuesta integral que mejore cómo viene la cosa. Falta un criterio uniforme”.

Luego se refirió específicamente a las causas que están en tratamiento en la Corte. “Hoy hay entre 400 y 600 mil jubilados por AFJP, todas esas jubilaciones están mal dadas, salvo algún retiro por invalidez otorgado entre el ´94 y ´99. Todo lo demás está en problemas”, continuó. “La Reparación Histórica se suponía que tenía dos etapas, pero ya se cerró y la segunda etapa, que iba a tratar a los jubilados por AFJP, nunca va a llegar”.

“Las jubilaciones están mejor en cuanto al cálculo del haber inicial. Pero todavía estamos discutiendo si hay que dar Badaro o no. Es una discusión de hace 15 años”.

“En el 2008 la Corte resolvió cómo se iban a solucionar todos los problemas de la falta de actualización de las jubilaciones, por ese error los jubilados cobraban 25 % de su sueldo. La Corte tomó un caso particular, el de un señor llamado Elliff, y ordenó tomar el Indice de precios de la construcción que es el que tomaba Anses.

Pero la Anses dijo “el fallo de 2008 es muy caro, ¿podemos pagar menos?”, y la Corte hace un año y medio que está dando vuelta con el expediente. Eso tiene como efecto que desde el 2008 hasta ahora hay alrededor de 750 mil sentencias firmes de gente que cobró o que tiene derecho a cobrar con un método, que dice que los que cobran hoy 10 mil pesos tienen que cobrar 20 mil pesos. Lo que pide la Anses a la Corte es que en lugar de dar 20 paguen 14, y con eso estén hechos”.

Te puede interesar: [DOSSIER] Esa vieja costumbre de saquear a jubiladas y jubilados

“No podemos pagar a 750 mil personas una cosa y a otros 150 mil que quedaron afuera, sólo por la demora de Tribunales, pagarles un 40 % de lo que se les dio a los otros”. “No hay preocupación, en ningún medio sale nada. Me preocupa que a nadie le preocupe”.

Por último, agregó que “Rosencrantz (presidente de la Corte Suprema) sostiene que la Corte tiene una mala imagen por culpa de la prensa, no por lo que hizo o no hizo la Corte. Hay expedientes que hace 6 años no se mueven”.

Y agregó la forma en que se predispone dicha institución. “La Corte el año pasado validó como tasa de interés que es razonable pagar una tasa de interés moratorio de 17 % anual. Entonces el Estado se financia debiéndoles plata a los jubilados y no pagando los juicios. Por lo menos, que pague la inflación anual”.

Nelson García Araneda: “En Chile se obligó a los trabajadores a pasarse al sistema privado con el fusil al lado”

Por su parte, el representante de la SIGG de Chile señaló las nefastas consecuencias del sistema de capitalización privado en su país. “Ustedes saben que en Chile el sistema de AFP se impuso por la fuerza, se los obligó a los trabajadores a pasarse “voluntariamente” a ese sistema privado de previsión con el fusil al lado. Hoy estamos viendo sus consecuencias”.

“Planteaban que cuando la gente se jubilara 10 años más adelante iba a recibir el 100 % de su pensión. Hoy sabemos que no es efectivo, un chileno que se jubila con 1 millon de pesos chilenos recibe 300 mil pesos. Y eso con todas las carencias y problemas del caso”, continuó.

Por este motivo, Araneda señaló el profundo rechazo social al sistema de pensiones. “Hoy en día hay un movimiento de “no más AFP”, nadie en Chile, ningún trabajador quiere la AFP. Las pensiones son de hambre, a duras penas alcanza para alimentación, para medicamento ni se diga. El Fonasa (Fondo Nacional de Salud) cubre varias enfermedades crónicas, eso es real, ha mejorado. Pero sin embargo hay una falta de especialistas médicos que están concentrados en Santiago y Valparaíso. Un jubilado que necesita operarse de la vesícula tiene 6 meses esperando y hay gente que se ha muerto en el camino”.

Julio Gambina: “En este sistema el objetivo es la ganancia y la acumulación. No hay solución en el marco del capitalismo”

“Cuando yo leo que hay una tendencia al envejecimiento de la población me pone contento porque voy a vivir más. Y lo que es un motivo de satisfacción es un problema de preocupación. La titular del FMI dijo que hay mucha población mayor, no quiero preguntar en qué está pensando porque nos preocuparíamos más”, inició el economista Julio Gambina su exposición.

“Argentina acaba de suscribir un acuerdo con el FMI que supone problemas muy serios y graves para la mayoría del pueblo argentino, y uno de esos temas es la conformación de una comisión conjunta para la reforma del sistema previsional. La reforma previsional es un cambio estructural que está en el capitalismo mundial. Brasil aprobó una reforma laboral y quiere avanzar en una reforma previsional”, detalló Gambina.

“Argentina en diciembre del año pasado “corrigió” el mecanismo de actualización en desmedro de los jubilados y no pudo avanzar en la reforma laboral. Reforma laboral y previsional son dos objetivos estratégicos del poder económico global, del G20 que se va a reunir acá en Buenos Aires”, expuso el economista.

“Lo que es una buena noticia (la expectativa de vida) es un problema para el capitalismo. En este sistema el objetivo es la ganancia y la acumulación, y pagarle a los viejos y viejas que no trabajan es un problema. La respuesta es extender el tiempo de trabajo para que haya más aportes de los trabajadores, sin comprender o sin plantear que el acervo histórico de los trabajadores en actividad ha sido utilizado en los sucesivos Estados para la política del momento”.

“La mala noticia es que no hay solución en el marco del capitalismo. Este no es un problema de los viejos, es un problema de los trabajadores. La política del Estado argentino es: primero, hay que pagar los intereses de la deuda. Después, con lo que queda, y si alcanza, se pagan derechos”.

Por último, Gambina señaló la necesidad de rechazar la reunión del G20 como parte de una respuesta de los trabajadores al orden capitalista y las reformas previsionales regresivas. “Hay que cambiar el orden capitalista. Por eso un conjunto de las movilizaciones estamos organizando una protesta para enfrentar la reunión del G20. No hay una sola razón para estar de acuerdo con el G20, desde el 2008 hasta acá solo han subsidiado bancos y trasnacionales, ha crecido el desempleo, la desigualdad y la miseria en el mundo”, puntualizó.

Lucía Ruiz: “El principal problema hoy de los sistemas previsionales no es el problema demográfico sino las condiciones de trabajo”

“Discutir los sistemas previsionales tiene la particularidad de que nos habla de en qué mundo queremos vivir, qué tratamiento le dá la sociedad a los mayores: cuándo consideramos que termina la vida activa, qué es la vida activa, qué condiciones de vida tenemos que tener cuando nos jubilemos”. Entonces consideró que “discutir el sistema previsional significa pensar toda la sociedad en la que vivimos, que es la sociedad capitalista”, remarcó Lucía Ruiz.

“Hace 10 años estalló la crisis internacional y en ese marco hay una ofensiva por realizar reformas previsionales en todo el mundo. Ya lo escucharon acá con lo que está planteando el FMI, en Brasil lo anunció el derechista Bolsonaro, ya se venía planteando antes. En Europa también se vienen implementando”.

“Así como se propone avanzar en reformas perjudiciales, como bajar los haberes y aumentar la edad jubilatoria, también vimos que en Argentina y en el resto del mundo que hay respuesta social. El año pasado lo vimos acá con la Reforma Previsional donde los trabajadores, los jóvenes, los jubilados, salieron a rechazar en diciembre esa reforma”, continuó Ruiz.

“La discusión central, la que me parece importante resaltar y desnaturalizar, es que en todos lados se plantea la idea de que como hay un aumento en la esperanza de vida, (eso significa que hay un desarrollo de las condiciones de vida, contradictoriamente, pero se permite vivir más años), este aumento, que en realidad es una buena noticia, se señala como el argumento central de por qué hay que hacer las reformas jubilatorias”.

“Sobre este punto es importante detenerse porque el aumento de la esperanza de vida es muy lento, pero los gobiernos la presentan de una forma muy catastrófica. Es verdad que hay un aumento de la proporción de personas de más de 65 años en relación a quienes están en ´edad de trabajar´. Pero el principal problema hoy de los sistemas previsionales no es el problema demográfico sino las condiciones de trabajo, el llamado mercado laboral”, “eso es lo que tenemos que mirar, no hay una escisión entre lo previsional y lo laboral”.

“El sistema previsional está directamente apoyado y entroncado en lo que es el régimen asalariado y el régimen de trabajo. En términos generales, no importa si en Argentina o en Europa o en otro país de América Latina. Lo que hay es un intento, frente a una crisis mundial que está afectando las ganancias de las corporaciones, de avanzar en reformas laborales y previsionales, y se apoyan en este argumento del aumento de la esperanza de vida. Y además lo que dicen es que si no se hacen cambios urgentes y drásticos, el sistema colapsa”.

“Entonces, te obligan a aceptar estas reformas porque dicen que sino no hay plata para los jubilados. Dicen: ´bajamos las jubilaciones y aumentamos la edad jubilatoria por tu bien´. Todos los análisis y proyecciones actuariales dependen mucho de los supuestos. Entonces si no se cuestiona un tercio de la informalidad en Argentina, por ejemplo, si además se acepta el desfinanciamiento que se viene realizando al sistema argentino (reforma tributaria, baja de cotizaciones, etc), si no se cuestionan los bajos salarios que se pagan, entonces claro que las cuentas no cierran”, continuó.

“A esto se agrega que el último cambio muy importante a pedido del FMI, que está incluido en el Presupuesto de 2019 (aprobado con el apoyo de un sector del peronismo, sino no hubiese salido), es la liquidación del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS), a razón de 0,4 % del PBI por año. De acá a 20 años no va a existir más el FGS”.

“No es mentira que el sistema no dé abasto para pagar mejores jubilaciones. Los recursos están, y estuvieron también en el gobierno anterior cuando se negó el 82 % móvil. Como decía Julio recién, usan la plata para otras prioridades”.

“De manera que la reforma previsional en Argentina no está porque el sistema de reparto sea un fracaso, sino en el marco de una crisis de deuda a la que nos están llevando. El FMI, para asegurarse que se va a pagar la deuda e intereses de deuda, exige que se baje el gasto en jubilaciones”.

“Las jubilaciones las están pagando hoy las jubilaciones con aportes y contribuciones, con impuestos regresivos al consumo, y después se saca esa plata para pagar deuda, para la fuga de capitales, y todo un esquema que no es nuevo que ahora se está profundizando”. Por último, Lucía Ruiz propuso que “no hay que dejarse marear por el problema del envejecimiento poblacional. Los trabajadores, los sindicatos, los jubilados, las mujeres, deben tomar en sus manos la tarea de rechazar la reforma jubilatoria”.

Te puede interesar:Trabajar hasta morir: el capitalismo y las reformas previsionales



Source link