Piden la detención por peligro de fuga del cura Eduardo Lorenzo

0
34


Lo hizo la querella del excapellán penitenciario en la causa por abusos sexuales y corrupción de menores. Creen que la licencia que el arzobispo de La Plata le dio al párroco de Gonnet por “razones de salud” es una maniobra sospechosa. Se acercan momentos definitorios.

El 9 de octubre Eduardo Lorenzo, el excapellán del Servicio Penitenciario Bonaerense imputado por abusos sexuales agravados y corrupción de menores, le envió una carta a la máxima autoridad eclesiástica de La Plata solicitándole una licencia a partir del 11 de noviembre en su cargo como párroco de la iglesia Inmaculada Madre de Dios de Gonnet. Según alegó, sería “por motivos de salud”.

“Como usted sabe, existe hoy una campaña calumniosa en mi contra que ha derivado en una denuncia falaz y una serie de actos de hostigamiento que me han agotado”, expresa en la misiva el sacerdote denunciado por lo menos por tres víctimas. Se calcula que podría haber más de una docena de jóvenes abusado por él.

El mismo día 9 de octubre Diego Pérez, uno de los querellantes, junto a su abogado Juan Pablo Gallego pidieron a la fiscal Ana Medina, a cargo de la investigación, la detención de Lorenzo ante el riesgo de fuga y de reiteración delictiva. “A esta altura, es de gravedad y con riesgo cierto de frustración del proceso, la situación de impunidad de la que goza el imputado Lorenzo -viajero frecuente internacional conforme emerge del Informe de la Dirección Nacional de Migraciones, e incluso para seguir ejerciendo su poder sobre sus víctimas-”, dicen en el pedido de detención.



Eduardo Lorenzo en uno de sus viajes de placer al exterior

Eduardo Lorenzo en uno de sus viajes de placer al exterior

Desde que se desarchivó la causa -a fines de marzo de este año- Lorenzo junto a su amigo personal y abogado Alfredo Gascón no dejaron de amedrentar a todas las personas que denunciaron, todos los testigos dispuestos a prestar declaración sobre los sucesos vividos y hasta a periodistas que difunden esas voces. Ahora es el turno de que la fiscal Medina defina el futuro del cura, lo procese y encarcele.

Licencia sospechosa

Este miércoles el Arzobispado de La Plata informó a través de un comunicado que Víctor Fernández le aceptó el pedido de licencia a Lorenzo: “Por razones de salud, el presbítero Eduardo Lorenzo ha solicitado licencia en el ejercicio de su función (…) el Arzobispo aceptó este pedido de licencia, la cual se hará efectiva a partir del lunes 11 de noviembre próximo. Al mismo tiempo, le encomendó que a partir de esa fecha colabore con tareas de asistencia a los pobres en Caritas y en el acompañamiento de los sacerdotes mayores”.

De la novedad se hicieron eco las usinas informativas de estrecha relación con la curia, como el diario El Día (de quien el arzobispo emérito Héctor Aguer, encubridor de Lorenzo, es columnista estable) y la agencia católica AICA.

Leé también Confirman una cuarta víctima del cura Lorenzo y complican a monseñor Aguer

¿Qué razones de salud podrían motivar a Lorenzo a abandonar aquello que ha sido parte de su vida durante décadas, como el contacto con jóvenes y la celebración de misas? Hasta el momento, ni sus abogados ni él mismo habían manifestado nada al respecto. Mucho menos en sede judicial. Es más, la feligresía lo ve en perfectas condiciones cada domingo en la parroquia y hasta se lo ha escuchado comentar “lo rico” que es el whisky que una devota le regaló hace poco.

El 24 de septiembre, en ocasión de una inspección ocular ordenada por la fiscal Medina en su casa de Gonnet, Lorenzo había manifestado a este medio su intención “a futuro” de tomarse una licencia para no seguir viviendo en La Plata e instalarse en un lugar “más tranquilo”. De su salud, ni una palabra. Evidentemente, la idea de abandonar Gonnet y dejar de dar misa antes de que deba enfrentar un juicio oral y una muy probable condena, era barajada desde hace tiempo.



Foto Pulso Noticias | La Izquierda Diario

Foto Pulso Noticias | La Izquierda Diario

Apenas conocida la noticia, las querellas manifestaron sus serias dudas sobre la supuesta mala salud del cura y no descartan que todo se trate de una maniobra “de manual” realizada por Lorenzo y monseñor “Tucho” Fernández. De hecho, la Iglesia tiene muy aceitados los mecanismos para encontrar atajos como este que permitan evadir los efectos de procesos judiciales.

Julián Bartoli, víctima de los abusos de Lorenzo y querellante en la causa, dijo a este medio que “esto es más de lo mismo, más hipocresía. Nos quieren vender el relato de que el tipo se está dando de baja de su oficio, acusando una campaña de calumnias en su contra. Como si la víctima fuera él. Y la Iglesia así, de paso, se corre de la responsabilidad removerlo directamente de su cargo”.

Además insistió en que Lorenzo está dando “manotazos de ahogado y no sabe de dónde agarrarse”. Mientras, la Iglesia lo apaña. “Me da lástima que estén tan llenos de mentiras, que sean corruptos y pedófilos como grupo de seres humanos que llevan adelante una institución que tiene muchos años de existencia”, aseveró Bartoli.

El abogado querellante Juan Pablo Gallego afirmó a este medio que pidieron la detención ante el evidente riesgo de fuga, “propio de la pena en expectativa derivada de los graves crímenes sexuales ya probados”. El letrado resaltó que “el Informe de Migraciones agregado a la causa muestra la facilidad con que Lorenzo puede eludir la acción de la justicia”.

Ante el pedido de parte de las querellas para que a Lorenzo finalmente se lo procese y detenga, desde la fiscalía de Ana Medina negaron a este medio que esa posibilidad se vaya a dar en lo inmediato, ya que aún restan concretarse importantes medidas de prueba. Por caso, entre principios y mediados de noviembre se esperan las pericias psicológicas a Lorenzo, que los denunciantes reclaman desde más de una década.

El resultado de esos estudios será determinante para el futuro del cura. Según las mismas fuentes judiciales, luego de esas pericias no quedaría mucho tiempo más para que Medina pida el procesamiento del sacerdote y la elevación a juicio oral de la causa. En ese sentido, restan saber dos cosas. Por un lado, si el procesamiento irá acompañado de una prisión preventiva. Por el otro, si cuando vayan a detenerlo lo encontrarán o, como alertan desde la querella, Lorenzo estará ya en otras latitudes.

Mirá el trailer del documental de próxima aparición sobre el caso

Fotos Pulso | La Izquierda Diario



Source link