Pilar: joven denuncia brutalidad policial y termina golpeado por los efectivos

0
40


Un nuevo caso de violencia policial en Pilar. Esta vez sucedió en la comisaría 4ta de Manuel Alberti, cuando el joven acompañó a su tía a denunciar maltrato de los efectivos y lo terminaron golpeando.

El pasado miércoles 21 a la noche, un joven de 22 años oriundo de Manuel Alberti, partido de Pilar, se dirigió a la Comisaría Cuarta de esa localidad con el fin de denunciar el maltrato que había sufrido su tía por parte de otros efectivos policiales. En lugar de obtener una respuesta a su denuncia, recibió una brutal golpiza.

En el video se observa como el joven sin ofrecer resistencia alguna es reducido por el efectivo, ahorcándolo primero con sus manos y finalmente con su rodilla, apoyando todo el peso de su cuerpo en el cuello del joven, quien con dolor pide por favor que lo suelten ya que al día siguiente debía concurrir a trabajar.

Este es el segundo caso de violencia policial registrado por los vecinos del mismo partido en tan sólo cuatro días. El anterior episodio había ocurrido el domingo por la mañana, cuando dos efectivos quisieron echar a jóvenes que estaban desayunando afuera del McDonald’s de Panamericana y Ruta 25, incluso disparando postas de goma, apuntando a corta distancia contra los jóvenes y golpeando a una chica que filmaba el suceso con su celular.

Pilar, el reflejo de una sociedad desigual

En un partido donde el contraste de la desigualdad es más que evidente, donde a pocos metros conviven countries con enormes mansiones llenas de lujo y barrios obreros muy precarios en los que sus habitantes no logran cubrir siquiera las necesidades básicas, la violencia policial se vuelve cada vez más frecuente. En los últimos años se vienen dando casos de violencia principalmente dirigidos hacia menores de edad y/o jóvenes de los barrios más humildes alejados del centro. El desprecio por parte de la policía se da en muchos casos como un acto de discriminación en donde los jóvenes son detenidos simplemente por “portación de cara”. Estos no son casos de violencia aislada sino una seguidilla de sucesos en una localidad donde hace dos años se hizo una marcha en contra de la violencia institucional.

Recordemos que la policía pilarense arrastra antecedentes nefastos como son los casos de Miguel Ángel Durrels que fue encontrado ahorcado en una celda de la comisaría 1° de Pilar o el caso de Sonia Colman asesinada por gatillo fácil en Del Viso.

Este tipo de violencia es cada vez más común, sobre todo entre la juventud del conurbano, y se da en un marco donde la política de estado, de la mano de Patricia Bulrich, envalentona al aparato represivo y da luz verde a actuar con abuso de autoridad bajo un manto de impunidad, como sucedió en el caso Chocobar (Policía reconocido por caso de gatillo fácil). Además, esta práctica se ve intensificada, en el último tiempo, como un recurso del gobierno para profundizar un clima represivo buscando disuadir a todo aquel que quiera manifestarse en contra de la cumbre del G20, que tendrá lugar los días 30 de noviembre y 01 de diciembre en la Ciudad de Buenos Aires.



Source link