Pilar: otra joven murió por aborto clandestino

0
130


Una joven falleció en el Hospital Juan C. Sanguinetti a consecuencia de las complicaciones provocadas por un aborto mal hecho, realizado en la clandestinidad.

Una joven del distrito bonaerense de Pilar falleció este lunes en el Hospital Juan C. Sanguinetti. Fue a consecuencia de las complicaciones provocadas por un aborto mal hecho, realizado en las condiciones que impone la clandestinidad de la práctica.

Así lo informó hace instantes el sitio de noticias locales Pilar a Diario, que añadió que esta mañana en el programa Materia Prima, el doctor Esteban Sieling, director ejecutivo del hospital, lo confirmó públicamente. El hecho “está confirmado, relacionado con un aborto provocado, no espontáneo”, manifestó.

La localidad de Pilar, que gobierna el intendente macrista Nicolás Ducoté, pertenece a la misma región sanitaria en la que falleció hace escasos días, también producto de un aborto clandestino, la joven de 34 años a la que se conoció como “Liz”.

Te puede interesar: El Senado y la Iglesia condenaron a otra mujer más a morir por aborto clandestino

La reaccionaria campaña impulsada por la jerarquía de las Iglesias y la negativa de los 40 senadores y senadoras de todos los bloques para aprobar la media sanción de la Cámara de Diputados, que finalmente trabó la legalización del aborto, vuelve a cobrarse la vida de una mujer que no pudo acceder a este derecho elemental en condiciones de salubridad, en el hospital, de manera segura y gratuita.

Las consecuencias de esta decisión, que pagan con su vida o su salud particularmente las más jóvenes y pobres, adquiere en la Provincia de Buenos Aires una gravedad mayor, ya que aún sigue sin aplicarse el protocolo de atención de los abortos no punibles, que corresponden a los casos de los que habla el Código Penal hace ya casi cien años y que debió refrendar en 2012 la Corte Suprema de Justicia de la Nación, en el llamado fallo F.A.L.

Pese a que el Ministerio de Salud de la Nación elaboró dicha guía, la provincia que gobierna María Eugenia Vidal -una de las más activas detractoras del derecho de las mujeres durante el debate en el Congreso-, sigue sin garantizar siquiera este derecho básico, que reconoce el propio Estado argentino. Lo mismo que sucedió bajo el gobierno anterior, del aliado kirchnerista Daniel Scioli.

El Hospital Sanguinetti, en el que ayer lunes falleció la joven pilarense, se hizo conocido en los medios cuando en 2016 un médico del mismo nosocomio, Christian P. Pesce, denunció a una joven de 20 años por realizarse un aborto y acudir a la institución en busca de atención ante una urgencia ginecológica.

Dos años después, y luego de varias décadas de lucha, millones han manifestado su apoyo a la demanda de aborto legal, seguro y gratuito y de separación inmediata de la Iglesia del Estado, para que las mujeres puedan decidir sobre su propio cuerpo y para que la ideología y los mandatos de esta institución milenaria no sigan imponiéndose sobre la vida o la muerte de millones de mujeres.



Source link