Pilar: taller sobre el Manifiesto Comunista.

0
103


El sábado se realizó en el local pilarense del PTS la primera jornada del taller. Participaron jóvenes, trabajadores, estudiantes y docentes.

El sábado a la tarde se realizó la primera jornada del taller sobre el Manifiesto del Partido Comunista, obra publicada por Karl Marx y Friedrich Engels en 1848. A la actividad asistieron unas 15 personas entre trabajadores, jóvenes estudiantes secundarixs y terciarixs, y docentes.

El objetivo del taller es avanzar en la formación de lxs nuevxs militantes y de compañerxs que estén interesadxs en hacer una experiencia con el partido. A la vez quedó resaltada la importancia de realizar el mismo entre los distintos sectores para generar un espacio de militancia cruzada donde todxs puedan expresarse.

Después de un agradable momento de charla y tererés, se realizó una introducción haciendo hincapié en la situación tanto nacional como internacional, relacionada a lo que Antonio Gramsci definió como crisis orgánicas, y cómo intervenir en la lucha de clases, tomando como contexto la época de “guerras, crisis y revoluciones”. Luego se habló de la importancia para el proletariado de nutrirse del marco teórico del socialismo desde una perspectiva marxista, ya que lo caracteriza científicamente con un análisis histórico de la lucha de clases desde la antigüedad hasta nuestros días (o los días de Marx y Engels, aunque ciertamente la teoría mantiene su frescura). Además se repartieron hojas con consignas de guía para tomar notas y se proyectaron los dos primeros capítulos de la serie “Marx ha vuelto”, usándola como disparador para abrir el debate sobre conceptos e ideas.

El debate comenzó alrededor del planteo de un universitario sobre el “enamoramiento de Marx de la burguesía como clase históricamente revolucionaria”, citando al filósofo José Pablo Feinmann. Se discutió acerca de esta afirmación y de cómo Marx destaca dicha característica histórica de la burguesía, basada en su capacidad de revolucionar los medios productivos y todas las relaciones de producción. Una secundaria agregó que la burguesía, al haber terminado con el sistema feudal, ha agotado dicha capacidad en el capitalismo y comienza a jugar un papel regresivo, recayendo así las tareas revolucionarias sobre la clase trabajadora. Se avanzó en el concepto planteando el rol de la burguesía en la revolución industrial (desarrollo tecnológico) y en la Revolución Francesa (conformación del Estado), transformando las relaciones sociales.

El debate continuó con un repaso histórico de los distintos sistemas de producción anteriores al capitalismo y sus respectivas clases sociales, hasta la entrada en escena del proletariado a mediados del s. XIX (período conocido como “Primavera de los Pueblos”), pasando por La Comuna de París (1871) y la Revolución Rusa de 1917. Lxs compañerxs llegamos a un acuerdo en que el Estado constituye un aparato de dominación de clase por el cual la burguesía administra sus negocios mediante una casta de políticos que conforman el gobierno, respaldados por un grupo de fuerzas represivas armadas. Así, se concluye sobre la importancia de la lucha política de la clase trabajadora para tomar el poder del Estado, algo que va a ir aprendiendo al calor de los procesos históricos antes mencionados.

Luego el debate giró en torno a la caracterización de la pequeño-burguesía, clase que hace referencia a las llamadas “clases medias”: comerciantes, profesionales, artesanos y trabajadores de oficios que no son explotados por patrones ni explotan obrerxs. Esta clase, al carecer de intereses propios de toma del poder, representa un aliado estratégico del proletariado, aunque en determinadas ocasiones puede sentirse más cercana a la burguesía. Aquí el punto más álgido fue cuando algunxs compañerxs polemizaron sobre el rol de lxs intelectuales, como ser docentes, médicxs laborales, ingenierxs, etc.; introduciendo aquí el concepto de “intelectuales orgánicxs” que, al tener el privilegio de poder acceder a la educación superior, eligen poner sus conocimientos al servicio de la clase trabajadora, entendiéndola en tanto clase revolucionaria capaz de terminar con el capitalismo, liberando al mundo de la toda explotación y opresión.

Otro punto interesante del debate fue la discusión de por qué Marx les da una categoría de efímeros a los triunfos obreros en las luchas sindicales en tanto no se vuelvan políticas. Aquí se argumentó que la única victoria que puede perdurar en el tiempo es mediante la lucha política del proletariado y su irrupción como clase con perspectivas de toma del poder político (Estado Obrero), superando las divisiones sindicales, puesto que el dominio de la burguesía es un dominio de clase de conjunto.

Por último, un compañero hizo una breve descripción del concepto de plusvalía (valor excedente) que extrae el capitalista al/la trabajador/a, dejando abierta esta discusión para la próxima jornada que se realizará el sábado 12 de enero a las 17 hs. Antes de terminar, hubo intercambios de experiencias de militancia entre estudiantes terciarias y trabajadores, indispensables para forjar la unión entre el movimiento estudiantil, el de mujeres y el movimiento obrero, con la finalidad de llevar a adelante la revolución socialista que permita abolir las clases y el Estado y establecer una sociedad comunista.



Source link