¿Por qué ni Lavagna ni Kicillof evitarán el ajuste del FMI?

0
30


Ambos candidatos proponen una renegociación del acuerdo con el Fondo. La reforma laboral, previsional y más recortes son las exigencias del organismo. La deuda es una pesada hipoteca para el pueblo trabajador.

La crisis se agrava en Argentina y de la mano del FMI empeoraron las condiciones de vida del pueblo trabajador. Los datos son alarmantes hay 14,3 millones de pobres y 1,75 millones de desocupados en todo el país.

El macrismo está dispuesto a cumplir al pie de la letra las exigencias del FMI. Pero la oposición patronal coincide en mantener el acuerdo con el organismo. Un plan que implicará destinar millones para pagar la deuda, continuar los ajustes fiscales (menos recursos para educación, salud, vivienda) y avanzar con las reformas estructurales como la reforma laboral y previsional.

Te puede interesar: Una montaña de deuda: los vencimientos hasta 2026 llegan a U$S 323.075 millones

Roberto Lavagna posible candidato a presidente señaló durante un encuentro con periodistas que el próximo Gobierno deberá “renegociar” el cronograma de pagos previsto para el 2020.

El exministro también se pronunció a favor de una reforma laboral si “la economía arranca” y de reducir el gasto público. Esto significa mayores ataques para los trabajadores y más flexibilización laboral.

Te puede interesar: Detrás de las sandalias con medias: Lavagna, el amigo de Techint que el PJ propone a presidente

Por su parte, Axel Kicillof también aseguró que hay que renegociar el acuerdo con el FMI. En varias entrevistas viene mostrándose como una opción responsable ante el capital y el Fondo, incluso se reunió con sus técnicos a los que les aclaró que fue parte de un gobierno que les pagó hasta el último centavo.

Las promesas de Axel son parecidas a las Alexis Tsipras, el líder de Syriza, la fuerza política “neorreformista” que gobernó en Grecia en 2015, quien defendió la negociación con la llamada “Troika” (el FMI, el Banco Central Europeo (BCE), y la Comisión Europea (CE)) con el mismo argumento de Kicillof que no se podía romper con las instituciones.

Te puede interesar: La nueva promesa K: abandonar el ajuste sin romper con el FMI

En Grecia a través de un referéndum se rechazaron las políticas de ajuste de la Troika, pero Syriza traicionó y terminó cumpliendo con las exigencias de los organismos. Las consecuencias las pagó el pueblo trabajador griego. La economía tuvo siete años de caída del PBI, la desocupación saltó al 27 %, y los salarios reales se desplomaron más del 20 % desde 2011 (OIT).

Sin romper con el FMI Argentina va camino a ser Grecia. En 2020 el organismo tiene que desembolsar U$S 4.845 millones, los dólares los entregarán si el país cumple con sus exigencias y por lo tanto será el Fondo el que imponga el plan.

El próximo Gobierno deberá afrontar vencimientos de deuda por U$S 40.000 millones de promedio al año y podrían ser más con los nuevos desembolsos del FMI, que no están aun enteramente contemplados. Por más que se extienda el plazo de devolución, implicará mayores ajustes para poder pagarlos.

Para evitar una nueva debacle es necesario un programa para enfrentar la crisis y que la paguen los capitalistas. Medidas urgentes como romper con el FMI, el no pago de la deuda, la estatización del sistema energético nacional de todas las etapas productivas, la nacionalización de la banca y el monopolio estatal del comercio exterior, y expropiar a los grandes terratenientes.

Te puede interesar: De 2001 a hoy: ¿cómo hacemos para que la historia no se repita?



Source link