Por qué no hay certeza sobre el Tratado de Libre Comercio

0
55


Tensiones crecientes por amenazas de Trump contra Canadá, cuyo gobierno afirmó que no negociará a través de tuits. Incertidumbre sobre la firma del acuerdo bilateral EEUU-México.

Autoridades canadienses respondieron a las amenazas de Trump que sus comentarios no sirven como presión para la negociación comercial.

Eso luego de que el sábado 1 de septiembre el presidente estadounidense amenazó vía Twitter “No hay ninguna necesidad política para mantener a Canadá en el nuevo acuerdo del TLCAN. Si no hacemos un trato justo para Estados Unidos después de décadas de abuso, Canadá estará fuera”.

“Queremos modernizar el TLCAN, que sea bueno para los canadienses. Sólo firmaremos un buen acuerdo y no negociaremos en público”, declaró Cameron Ahmad, vocero de la oficina de Trudeau.

El pasado 31 de agosto, Trump notificó al congreso estadounidense el plan de firmar un nuevo acuerdo comercial con México, luego de alcanzar un pacto en la semana, y había abierto la posibilidad de que se sumara Canadá, dentro de 90 días. Pero es el gobierno de la imprevisibilidad y ya al día siguiente era otra la postura.

Te puede interesar: ¿Qué incluye el nuevo tratado de México con EE. UU.?

Por su parte, el gobierno canadiense continuará con las negociaciones en Washington, pero a Trudeau estas tensiones le están costando el cuestionamiento público por parte del Partido Conservador, que lo responsabiliza de haber permitido que México y EU dejaran fuera a Canadá de su acuerdo comercial.

Perrin Beatty, presidente de la Cámara de Comercio de Canadá, señaló que México contó con cinco semanas para negociar con la administración Trump los puntos más conflictivos del comercio bilateral, como las reglas de origen del sector automotriz (el porcentaje de componentes de autos fabricados en la región), los salarios en ese sector y la cláusula de terminación (conocida como cláusula sunset). Esto mientras Canadá sólo tuvo cuatro días, con la amenaza de que EEUU le impondrá aranceles del 25% sobre las exportaciones de autos, aclaró Beatty.

No obstante, no todo está a favor de Trump. El sector privado, en voz de Thomas J. Donohue, presidente de la US Chamber of Commerce, puntualizó:

Cualquier otra cosa que no sea un acuerdo trilateral no ganará la aprobación del Congreso y perderá el apoyo de los negocios. Apreciamos el trabajo duro que han realizado los negociadores de los tres países y urgimos a que se mantengan en la mesa y que permanezcan enfocados en concluir un acuerdo que incluya a EEUU, México y Canadá.

También el sector sindical se expresó a favor de mantener un TLCAN con los tres países de América del Norte. Richard Trumka, líder de la AFL-CIO, la central estadounidense más grande de EEUU en declaraciones a Fox News Sunday, afirmó “Nuestras economías están integradas. Es difícil ver cómo funcionaría sin Canadá en el trato”.

La respuesta de Trump es que si el Congreso obstaculiza sus negociaciones, retira a EEUU del TLCAN y éste se cancela. Si toma esta decisión, una vez que la notifica, en seis meses se aplica.

Mientras tanto, las trabajadoras y los trabajadores de la región son quienes se mantienen en la zozobra. La cláusula aceptada por México de que entre 45 y 50% de la producción automotriz debe ser fabricada por trabajadores que ganen al menos 16 dólares por hora. Una trampa que implica que quedará fuera parte de la producción que se realiza en México, pero que también puede traer como consecuencia que los salarios al norte del Río Bravo se nivelen hacia abajo. Y si Canadá queda fuera del tratado, el peor golpe lo sufrirá la clase trabajadora.

Te puede interesar: Intersección entre política y economía: límites del acuerdo entre México y EEUU

Con información de El Economista y El Financiero



Source link