¿Por qué Página|12 se olvidó de parte del discurso de CFK en el Senado?

0
118


Luego de la jornada del 8A, los balances y reflexiones invaden los medios y las redes. Por qué el diario reconocido por su afinidad con Cristina Fernández obvió su pedido de “no enojarse con la Iglesia”.

No nos cansamos de leer y escuchar que los medios de comunicación son supuestos “formadores de opinión”. No parece un error, entonces, que en las diversas notas que analizan la jornada del 8A, Página|12 no haya dicho una sola palabra sobre la mención a la Iglesia de la expresidenta.

Esta omisión tiene sentido. No se puede resaltar un perdón a la Iglesia y mantener al mismo tiempo el público “progre” de lectores.

Hay algo que quedó claro para el lado verde de la vida: el rechazo rotundo a una Institución medieval que tuvo gran parte de la responsabilidad de que hoy continúen siendo clandestinos los abortos y en consecuencia sigan muriendo mujeres, sobre todo las pobres.

Leé también ¡Ahora más que nunca separación de la Iglesia del Estado!

Los pañuelos naranjas que exigen la separación de la Iglesia del Estado estuvieron presentes, los cánticos eufóricos y carteles acompañaron la escena, imposible tapar esta demanda.

Parece ser la consigna que empezará a cobrar más fuerza, canalizando de alguna forma la bronca. En ese sentido, el termómetro anticlerical palpable para cualquiera que se asomara a “chusmear” ese día, no tuvo sintonía con el pedido de “no enojo” de Cristina dentro del Senado.

Pero eso no es todo. La nota de Página sobre “El discurso de CFK”, es menos cínica que la titulada “Hay que dar respuesta a un problema que existe”. Citando, así, solo parte de su discurso muestran a una Cristina preocupada por las muertes, escondiendo al lector la información disponible para cualquier curioso de que ella fue responsable de que suceda durante su mandato.

No hay que negar la hazaña, se realizó el recorte periodístico más propicio para dialogar con la marea verde. También es notorio que no mencionaran en ninguna publicación, que no se haya expulsado del bloque del FpV a Silvina García Larraburu, la senadora que se encargó del guiño al Papa votando en contra del proyecto de IVE.

La estrategia de Cristina fue clara, un intento de quedar bien con las masas en la calle, pero cuidando cada palabra, hablando lo justo y necesario para que su alianza con la Iglesia siga al pie del cañón.

Su prensa escrita estuvo a la altura, dejando un balance y conclusiones sin las duras críticas necesarias para todas las que estuvieron ese día a pesar del frío y la lluvia, reclamando por su derecho a decidir.



Source link