¡Por un encuentro democrático y de lucha!

0
153


Este sábado 15 se realizó la segunda reunión de la Comisión organizadora del 34 encuentro de mujeres. Luego de varias horas de debate, se conformaron las comisiones que se ocuparán de comenzar a organizar un gran encuentro.

Fotos: Rocío Tagliabue

Más de 400 compañeras se encontraron en la tarde del sábado 15 en el Rectorado de la UNLP para continuar con los debates y la organización hacia el próximo ENM. Dos grandes debates atravesaron esta segunda jornada: la pelea por la democratización del encuentro, por incorporar un método resolutivo que a través del voto pueda delinear planes de lucha y resoluciones concretas; y el reclamo de las compañeras de los pueblos originarios, negras y de las disidencias sexuales, que desde Trelew vienen movilizándose porque el próximo encuentro sea Plurinacional.

También se expresó la solidaridad con conflictos como el de las trabajadoras de Siam que se enfrentaron a la brutal represión de la policía de Vidal y se organizan junto a sus compañeros contra los despidos.

Desde Pan y Rosas discutimos la importante necesidad de construir un encuentro que sea un verdadero punto de apoyo para las mujeres que hoy dan la pelea por enfrentar el ajuste de Macri y el FMI, que busque unir las demandas del movimiento a las del conjunto de la clase trabajadora, como las compañeras Astilleras, del hospital Posadas, de Siam, Madygraf, las empleadas de Nordelta que se les niega derechos elementales y sufren la diaria discriminación.

Una vez más: ¡Que se vote! Las mujeres queremos decidir

Desde Pan y Rosas, como parte de la discusión que dimos en la Multisectorial de mujeres La Plata, Berisso y Ensenada, pusimos en el centro del debate la necesidad de que este próximo encuentro y todas las instancias previas de preparación del mismo, sean verdaderamente democráticas, resolutivas y de lucha.

Que mediante asamblea y votación se vean reflejadas todas las posiciones, por las mayorías y minorías. Con mandatos votados desde las bases, donde queden asentadas las mociones y resoluciones para poder ser llevadas a todos los lugares de estudio y de trabajo, para transformar la preparación del 34° ENM en una instancia verdaderamente participativa, que se ponga a tono con la marea verde y el potente movimiento de mujeres que existe en nuestro país.

Contra ésta posición, encontramos durante todo el plenario los argumentos sistemáticamente utilizados por el PCR y bien acompañados por sectores del kirchnerismo, de que la Comisión organizadora no puede votar, nada puede cambiarse y no debe pronunciarse políticamente, como si fuese un mandato inalterable, nos dicen desde la “tradición” que solo se debe encargar de las tareas organizativas. Basta con solo abrir los ojos para ver que el movimiento de mujeres vino a romper mandatos, a volcarse a la calle para conquistar el Aborto legal y enfrentar la violencia machista. A desafiar los métodos en todos lados, en el movimiento obrero, en el movimiento estudiantil y también en el movimiento de mujeres. Tenemos el desafío de construir un gran encuentro, que sea democrático y un verdadero canal de lucha.

¡Plurinacional!

En esta segunda reunión, se retomó un debate que viene planteándose desde el último encuentro en Trelew, sobre su carácter mismo. Se trata de cambiar su nombre, para dar lugar a compañeres de las comunidades indígenas, negras y de distintas disidencias de género LGTBI; sectores oprimidos por este sistema capitalista y patriarcal. Esta propuesta fue tomada por la mayoría de las organizaciones presentes, enfrentando los oídos sordos de las agrupaciones que tradicionalmente constituyen la comisión organizadora del Encuentro como el PCR y también agrupaciones kirchneristas.

Nora Buich, trabajadora del Astillero Río Santiago y militante de Pan y Rosas/PTS señaló que: “En el 2001, en el encuentro que se realizó en La Plata, conocí a Loana Berkins. La conocí porque ella estaba gritando en la puerta del baño, ya que la comisión organizadora de aquel momento no la dejaba entrar porque no era mujer. Hemos avanzado. Pero todavía no quieren que el encuentro se llame plurinacional. Lo que no se nombra, se niega! Pero somos muchas las que queremos que el encuentro sea de las compañeras de los pueblos originarios, de las negras, de las trans, travestis, de todas las diversidades. Y también de las obreras! Yo soy del Astillero Río Santiago. Quiero que el encuentro sea de compañeras como Verónica, que como protestó contra un jefe la cambiaron de sector, de las compañeras del Jardín de la fábrica que no tienen derecho a nada, de las compañeras de Nordelta que ni siquiera tienen derecho a sindicalizarse!”.Un encuentro que le de voz y ayude a que se organicen las explotadas y oprimidas.

Un encuentro de todes, pero no de la Iglesia

Las compañeras del PCR y kirchneristas insistieron con un falso debate. Buscan que el Encuentro no se pronuncie sobre el aborto legal, ni sobre la separación de la Iglesia del Estado y acusan a la izquierda de querer impedir la participación de mujeres con pañuelos celestes. Bajo el argumento de que “el encuentro es de todas la mujeres” buscan evitar por todos los medios el enfrentamiento con la retrógada y oscurantista Iglesia Católica que hoy le hace un enorme favor al gobierno conteniendo la crisis social que genera el pacto con el FMI que votaron Macri, los gobernadores y el PJ.

Desde Pan y Rosas dijimos claramente que no vamos a aceptar falsas discusiones. Del encuentro participaran todas las mujeres, lo que no queremos es que participe la Iglesia. Una institución que sostiene el aborto clandestino porque el mueren las mujeres más pobres y castigadas, que niega la Educación Sexual Integral y es responsable de miles de casos de abusos a mujeres y niñes. Cristina dice que no tenemos que enojarnos con la iglesia ni los pañuelos Celesta anti derechos, le respondemos claramente: con la Iglesia NO! Aborto legal! Separación de la Iglesia del Estado!

Avancemos en construir un encuentro verdaderamente democrático y de lucha

En esta segunda reunión dimos pasos importantes: demostramos que dentro de la comisión organizadora hay una mayoría de compañeras que nos pronunciamos de manera contundente por cambiar el carácter del próximo Encuentro, para que sea plurinacional y de lugar a las disidencias. Pero también que sea verdaderamente democrático. Por eso desde Pan y Rosas junto a las compañeras de Plenario de Trabajadoras y compañeras independientes dimos la pelea por tirar abajo el “aplausometro” y efectivamente votamos el cambio de nombre y las próximas fechas de reunión de las comisiones que ya comenzarán a trabajar en la organización del 34 Encuentro.

La pelea por un Encuentro de Mujeres democrático ya comenzó. Este diario se propone contar qué sucede al interior de la Comisión Organizadora y las peleas en todas las comisiones.

Peleamos un Encuentro que se posicione del lado de las mujeres más explotadas y oprimidas, las obreras que enfrentan el ajuste de las patronales y los gobiernos, aquellas que no tienen voz, las desocupadas que pelean por el derecho al pan, un encuentro independiente de todos los gobiernos, que se pronuncie por la separación de la iglesia y el estado, por el aborto legal y la plena implementación de la ESI.

Para que el Encuentro sea verdaderamente democrático tenemos que dar un paso más: llevar estos debates a todos los lugares de trabajo y estudio, a los sindicatos, las universidades, los barrios, a las miles de secundarias de la marea verde, impulsando comisiones de mujeres y asambleas para llenar de vida y energía la comisión organizadora.Tenemos que proponernos sumar a ciento de trabajadoras, estudiantes y jóvenes a tomar en sus manos la tarea de preparar el 34 encuentro de mujeres.



Source link