Precios que arden: en marzo la inflación habría superado con comodidad el 4 %

0
58


Ni la profunda recesión que atraviesa la economía argentina logra ponerle un freno a la inflación que para primer trimestre del año alcanzaría sin problemas un 10 % o más; y podría finalizar 2019 por encima del 35 %.

A un día de darse a conocer el dato oficial del Índice de Precios al Consumidor (IPC) medido por el Indec para el mes de marzo, el presidente Mauricio Macri se refirió al y anticipándose dijo: “Esperamos tras este pico que tendremos en marzo a lo largo de los años vayamos avanzando paso a paso para erradicarla (a la inflación), y ser un país más de la enorme mayoría que tiene un dígito”.

Al ritmo de los aumentos de precios diario y de los indicadores recientes de la economía, lo de Macri no es más que una verdad de Perogrullo, desde el gobierno se espera que la inflación de marzo sea de 4,5 %. El amplio arco de analistas privados, incluida la encuesta oficial que realiza el BCRA entre bancos y consultoras, pronostica por unanimidad que en 2019 la inflación no será menor al 35 %. Veamos:

Los datos del Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) relevado por el BCRA informaron que se espera una inflación para el año de 36 % y un dólar en $ 50. En este caso es notorio el ajuste al alza de las previsiones de inflación del “mercado” que aumentaron 4,1 % en sólo un mes.

En el mismo sentido, el lunes se conoció un informe realizado por el BBBVA que sostiene el 2019 finalizará con una inflación anual de 35 %, ajustando al alza en 5 % su previsión anterior. Incluso señalan que dado el actual contexto de crisis el desempleo continuará en ascenso hasta alcanzar el 11 % en el segundo semestre del año, y consideran “difícil suponer” una recuperación del salario real en 2019.

Te puede interesar: No baja ni con recesión: la inflación no cede mientras la economía se hunde

Carne y pañales, los precios con mayores aumentos

¿Por qué suben los precios? Es una muy buena pregunta, desde el Gobierno opinan que el pico de marzo está relacionado por los tarifazos en los servicios energéticos y también por la suba de la carne (10 %) que se sintió muy fuerte el mes pasado, en consecuencia del aumento en las exportaciones de este producto ahora “de lujo”.

Podés leer: Carne para pocos: aumentó 32 % en el año y cae su consumo

Un informe de la consultora Focus Market sostuvo que en la variación interanual los ítems que presentaron mayores subas fueron los pañales con un acumulado de 104,4 % y las pastas secas con 99,1 %. Ambos productos vitales para una familia. Mientras los precios de los alimentos y de los productos de higiene personal presentaron subas de hasta el 10 % en marzo en comparación con el mes anterior.

En el mismo informe se destacan las siguientes subas: salchichas (10%), Nuggets (9,7%), Crema Dental (7,9%), Enlatados de Pescado (6,6%), Detergentes (6,4%), Azúcar (5,9 %), Leche (5,7%), Jabón de Tocador (5,5%) y Puré de Tomates (5,5%).

Para la comparación interanual las diez categorías que presentan subas elevadas fueron: Pañales (104,4%), Pastas Secas (99,1%), Enlatados de Pescado (92,5%), Harina (86,2%), Mayonesa (80,3%), Pan Rallado (79%), Jabón de Tocador (78,4%), Suavizantes (77,6%), Detergentes (77,2%).

A medida que el impacto de la crisis se profundiza, este comienza a tener expresiones en la caída de consumo en bienes de necesidad básicos como: Aceites (–0,2%), Aguas Saborizadas (–0,3%), Arroz (–0,8%), Pre-Mezclas (-1,3%), Yogur (–1,8%).

En respuesta al alza inflacionaria, desde el gobierno tienen previsto lanzar oficialmente el miércoles un paquete de medidas para contener los precios e incentivar el consumo. En la carrera electoral hacia octubre y con una economía que resta día a día la intención de votos de Macri, esta vez optaron por aplicar una medida de tinte “kirchnerista” ampliando el alcance del “Precios Cuidados”. A esto se suma una línea de crédito accesible para los sectores más vulnerables en busca de reactivar mínimamente el consumo. Estas medidas de control de precios despertaron críticas por parte de los empresarios, aunque los grandes monopolios marcadores de precio como Coto, saben muy bien que su ganancia no se verá afectada.

Podes leer: Aunque critican el acuerdo de precios, las grandes empresas siguen ganando millones

La creciente carestía de vida preocupa porque es un ataque sobre los sectores más humildes y de trabajadores que viven bajo la línea de pobreza o tienen dificultades varias para llegar a fin de mes. El sueldo no alcanza y la comida escasea en las mesas, para contener la inflación y remarcación de precios es haría falta poner en pie un comité de trabajadores y usuarios para el control de precios desde los lugares de producción, pasando por todos los canales de distribución hasta la venta, y la exigencia de apertura de los libros de contabilidad de todas las empresas que aduzcan que “necesitan” ajustar sus precios. Complementando con un control de los stocks dado que las empresas recurren muchas veces al desabastecimiento para presionar y subir precios. Y para que la inflación no desvalorice el poder adquisitivo, imponer las cláusulas de ajuste automático de los salarios, así como para las jubilaciones y asignación universal por hijo.

Te puede interesar: Anuncios cuidados: las medidas de Macri para disimular la catástrofe



Source link