Presupuesto 2019: ¿Cómo impactará el ajuste en Jujuy?

0
25


Educación y salud son los sectores más golpeados por los recortes en los fondos que envía la Nación. Aunque aumentan las partidas para contención del hambre no escapan al recorte vía inflación.

Con la media sanción que el Congreso le dio al presupuesto 2019 elaborado por Cambiemos y el FMI, gracias al voto de 27 diputados que responden a espacios del peronismo, se encaminan en las próximas semanas a darle la aprobación final en el Senado.

Bajo las órdenes del Fondo Monetario Internacional, Macri y los gobernadores aceptaron una fuerte meta de restricción del gasto para cumplir con el “déficit cero” el año que viene. Las partidas sociales son las más afectadas, mientras los intereses de la deuda pública crecen un 50 % y con el plan monetario para contener al dólar están recreando una bicicleta financiera más explosiva que la anterior.

Te puede interesar: Presupuesto y FMI: austeridad, bicicleta y muchas incógnitas

La provincia de Jujuy financia el gasto del Estado con fondos de Nación que representan entre un 85 % y un 90 % de los ingresos. La dependencia es enorme, por lo cual, todo ajuste del presupuesto nacional tiene un impacto más que considerable en la actividad económica.

Este año el presupuesto por la inflación perdería un 8 %, mientras que el año que viene no alcanza a recuperarse, sino que acumula un retroceso del 3 %.

En un análisis de las principales partidas del presupuesto que reciben ajuste directo, además de recorte por inflación, encontramos a la Educación (- 11%), Salud (con partidas que caen entre 70 % y 40 %) y al Desarrollo Social-Abordaje Territorial

(- 52 %). (Ver cuadro abajo).

Educación: las partidas con mayores recortes son: Gestión Educativa y Políticas Socioeducativas (-97 %); Ampliación de la Jornada Educativa: la escuela sale del aula (-93 %); Acompañamiento a las Trayectorias Escolares (-82 %); Otorgamiento de Becas Educativas: Progresar (- 50 %); Asistencia para financiar nuevas obras (-76 %); Acciones de Formación Docente (-45 %); Fondo Nacional de Incentivo Docente y Compensaciones Salariales (-24 %) y la UNJu (- 11 %).

Salud: los mayores se dan en: Prevención Epidemiológica y Control de Enfermedades Agudas (-66 %); Prevención y Control de enfermedades Crónicas no Transmisibles (-43 %); Prevención y Control de Enfermedades Inmunoprevenibles (-40 %); Normalización, Suministro y Supervisión de Vacunaciones (-26 %).

Políticas Alimentarias: Comedores (-10 %) y Tarjetas Alimentarias (- 9%), aunque el gobierno afirma que duplica la asistencia a niños, niñas y jóvenes con hambre las sumas por inflación se recortan, siendo además que parte de sumas miserables como los $ 6,9 por niño por día en los comedores escolares.

Los rubros beneficiados por el año electoral

Los rubros que tienen aumentos por encima de la inflación son la Seguridad (10 %) y dentro de ellas los Servicios de Inteligencia (33 %). Deben estar pensando que el régimen policíaco del Gobernador tenga aceitado su servicio de persecución a los opositores y trabajadores.

En materia de obras públicas hay de conjunto un aumento del 45 %, en el ministerio de Transporte (194 %) y en el caso de las escuelas se prevé un incremento en infraestructura y equipamiento (67 %), aunque disminuyen el presupuesto para construir nuevas escuelas.

Tal vez, en un año electoral quieren mantener algo de la actividad en un contexto recesivo, aunque hay partidas como la “construcción de viviendas y desarrollo urbano” que tienen recortes (- 11 %), obras hídricas (- 38 %) o “construcciones de obras viales fuera de la red vía nacional” (- 75 %), entre otras.

Obedientes soldados del ajuste

Con estos números del ajuste a la vista, el gobernador Morales, expresa en los medios “su preocupación por los más pobres” y los “logros” de su plan “Jujuy asiste y reactiva”; sin embargo, instruyó a sus diputadas, Alejandra Martínez y Gabriela Burgos a votar a favor de este presupuesto. Igual actitud tuvo el aliado del PRO, Osmar Monaldi.

Tampoco hay señales que indiquen que los senadores de Cambia Jujuy, Silvia Giacoppo y Mario Fiad, desoigan las órdenes del Gobernador cuando se trate el presupuesto en el Senado.

En materia fiscal Morales fue uno de los primeros en adherir al pacto fiscal con congelamiento de la planta permanente de empleados y la reducción de los ingresos brutos. Esta última medida favorece a los grandes empresarios de la provincia. En el caso del grupo Ledesma si tributaría en Jujuy, con este beneficio al fisco le dejan de ingresar 200 millones de pesos -según sus ventas declaradas en el último ejercicio económico-.

Los dichos de Morales a favor de una suba de las retenciones al campo son más bien gritos para la hinchada, porque en las provincias los grandes grupos monopólicos casi no tributan y recibieron de cambiemos la quita de retenciones como las multinacionales mineras.

Además su alianza con Macri le permite al Gobernador recibir adelantos de coparticipación a modo de auxilio con mayor facilidad que otras gobernaciones; aunque tras el voto del presupuesto más de una provincia gobernada por el peronismo habría ingresado al selecto grupo de trato preferencial de los gobernadores oficialistas.

El PJ hace su juego

Por el lado del peronismo, siendo sus principales dirigentes miembros del grupo de los dueños de la provincia, festejan la reducción de los ingresos brutos y aprovechan cada oportunidad de negocios desde el Estado que le brinda Morales. De esta manera ninguno saca los pies del plato, a lo sumo, intercambian roles de acuerdo al momento.

En los sindicatos que dirigen como la CGT o la CTERA (que dirige el kirchnerismo), estatales y privados en Jujuy no se juega a movilizar a los trabajadores para derrotar el ajuste. Hacen pequeños simulacros o directamente nada como la Confederación General del Trabajo o Moyano el pasado miércoles.

Los diputados nacionales por el peronismo jujeño tuvieron su parte. José Luis Martiarena hizo el papelón con su abstención; mientras que en su cambio de roles –oficialistas y opositores- esta vez, Carolina Moisés y Alejandro Snopek votaron en contra del presupuesto.

Existe un rechazo mayoritario al ajuste que exige el FMI, no va a ser dentro del Senado ni esperando al 2019 –como propone el PJ y el Kirchnerismo- que se frenen las medidas antipopulares de Cambiemos. Es ahora y en las calles, con el paro y la movilización el próximo 14 de noviembre cuando se trate el presupuesto 2019 en el Senado de los dinosaurios.



Source link