Provolo: familiares de víctimas piden que "no se toque el predio hasta que termine el juicio"

0
99


Realizaron una conferencia de prensa junto a los abogados que llevan adelante la defensa de las y los niños y adolescentes víctimas de abusos.

Este jueves el Colectivo por la Restitución de Derechos a Sobrevivientes del Próvolo, conformado por familiares de las víctimas, sobrevivientes y diversas organizaciones, brindaron una conferencia de prensa luego de conocerse que el intendente del PRO de Luján de Cuyo, Omar de Marchi, anunció que la municipalidad comprará las instalaciones donde funcionó el Instituto Antonio Próvolo. También participaron las referentes del Frente de Izquierda, Noelia Barbeito, Macarena Escudero (PTS) y Soledad Sosa (PO).

Te puede interesar: Escándalo: intendente mendocino del PRO anunció la compra del Instituto Próvolo

Sergio Salinas fue uno de los abogados presentes y denunció la negociación que está llevando adelante el Estado con la Iglesia, entorpeciendo la búsqueda de justicia y verdad para las víctimas del Próvolo.

“¿Qué pasa si alguna de las personas que eran parte del Instituto denuncia que sufrió abusos en los baños del piso de arriba o de abajo y ahora a esos lugares los rompen? Es una prueba menos. Si van a gastar dinero que lo gasten en investigación y que sea de cara a los familiares y las víctimas, porque cada vez que hablan de las víctimas lo hacen a sus espaldas”, reclamó el abogado Sergio Salinas.

Por otro lado los abogados criticaron con dureza que De Marchi esté llevando adelante estas negociaciones nada más ni nada menos que con Alberto Bochatey, el obispo y comisario instructor designado por el Papa Francisco en el caso Próvolo, que además es uno de los demandados.

“Bochatey está denunciado por nosotros por obstruir la investigación. Entonces, ¿está el Estado negociando con un denunciado por encubrir abusos sexuales? ¿es el estado el que le compra a una persona que está siendo investigada?”, se preguntó retóricamente Salinas.

Por su parte, las madres de las víctimas contaron que se enteraron de la compra del Instituto Próvolo porque uno de los padres pasó casualmente por el lugar y presenció los festejos. “¿Qué se puede festejar en un lugar donde hubo chicos torturados?”, plantearon.

Por último exigieron que “el predio no se toque hasta que termine el juicio” y cuestionaron que “con esto lo que se hace es revictimizar a las y los sobrevivientes de abusos. A los chicos y chicas vulnerables se les debe respeto, al igual que a sus familias. La comunidad ya está hastiada de tanta injusticia”.



Source link