Reabren la causa penal por abusos contra el capellán penitenciario Eduardo Lorenzo

0
114


Lo confirmaron a este medio el abogado y el tutor de la víctima, Juan Pablo Gallego y Julio Frutos. Fue un día después de que el cura fuera reivindicado por el arzobispo platense, Víctor Fernández.

El domingo 24 de Marzo, en medio de la misa de Gonnet, posiblemente hacia sus adentros el párroco de la iglesia Inmaculada Madre de Dios, Eduardo Lorenzo, no estuviera tan contento como falsamente lo demostraba su rostro ante la feligresía. Quizás menos nervioso pero no menos preocupado debía estar, en ese mismo momento y a su lado, el arzobispo de La Plata Víctor “Tucho” Fernández.

Es poco probable que ninguno de los dos supiera a esa altura que estaba al caer el desarchivo de la causa penal contra el capellán general del Servicio Penitenciario Bonaerense por abusos sexuales contra un adolescente. De todos modos la misa se hizo “en paz”, fiel al negacionismo doctrinario de la Iglesia católica, sin hacer mención al asunto (siquiera para reiterar la acusación de “mentirosos” de los denunciantes) ni tampoco a la emblemática fecha para el país en la que se estaba realizando la homilía.

Lo cierto es que la familia de León, el joven denunciante de Lorenzo por sus abusos cometidos hace más de una década en la parroquia de Gonnet, este lunes recibió la noticia que tanto esperaba. La titular de la Unidad Fiscal de Investigaciones N°1 de La Plata, Ana Medina, tomó la decisión de dar marcha atrás a su resolución de principios de 2009 y ordenó desarchivar la causa contra Lorenzo.

Así lo confirmó a La Izquierda Diario Juan Pablo Gallego, el abogado de la familia querellante. “Efectivamente se produjo un cambio de escenario fundamental en la causa, la fiscal Medina hizo caso a nuestro pedido y decidió desarchivar el expediente. Esto reabre un escenario inesperado para el acusado Lorenzo que, hasta aquí, no había tenido ninguna consecuencia en un proceso penal que, cuando tramitó allá por 2008, prácticamente no lo rozó gracias a una relación de poder que le permitió atravesarlo con impunidad”, dijo el letrado.

Y así lo manifestó también Julio César Frutos, el padrino de León, quien junto a su esposa Adriana vienen batallando contra la impunidad desde 2008. “Este lunes fue para nosotros un día memorable, tras once años de espera volvemos al punto de partida: discutir a la luz del día los hechos denunciados”, afirmó Frutos.

Leé tambien Habla por primera vez el joven abusado por el capellán penitenciario Eduardo Lorenzo

El padrino de León agregó que fue por culpa del “poder ilimitado de (el exarzobispo de La Plata monseñor Héctor) Aguer que esta discusión se terminó difiriendo más de una década al punto que creyeron que la habían eliminado. Pero pueden sacarnos todo menos la sed de verdad. Si mentimos en algo esta es la oportunidad de saberlo, entonces que la aprovechen. Nosotros aprovecharemos este debate para demostrar los abusos sexuales y el cerrado encubrimiento que asola a la Iglesia”.

La reacción de las huestes eclesiásticas no se hizo esperar. Es más, casi que intentó anticiparse a los hechos, producto de la información privilegiada con la que cuenta la Curia. El abogado Gallego comenta que “luego de transcurridos tantos años la propia defensa de Lorenzo se presentó por estos días en el Juzgado a pedir el sobreseimiento del sacerdote en la causa, buscando desvincularlo de la misma. Ese hecho se dio en paralelo a que nosotros asumimos la representación del daminificado y decidimos pedir el desarchivo de la causa”.

Efectivamente el arribo de Gallego a la causa se dio recientemente. Vale decir que el abogado sabe del tema. Él fue uno de los protagonistas centrales de haber conseguido la condena y encarcelamiento del pedófilo Julio César Grassi, otro cura rabiosamente protegido por los poderes eclesiásticos, político y judicial.

“Esta resolución de la fiscal Medina nos permite ahora avanzar, aportar los elementos de convicción necesarios y pedir que se valoren los ya incorporados en vistas a vincular efectivamente al sacerdote Lorenzo para esclarecer los hechos, obtener su procesamiento y en su hora solicitar su detención en la medida que el expediente acumule todos los elementos con los que creemos que contamos”, sentenció Gallego ante este diario.

Leé también “Quisimos saber si el cura Lorenzo es un abusador y terminamos con la casa allanada”

Frutos, padrino de León y un convencido católico practicante, agrega que “hoy se reanuda la dialéctica entre una Iglesia que abusa, difama y persigue a las víctimas y una Iglesia que intenta ser fiel al mandato evangélico de vivir para los pobres y vulnerables. Con mi familia sabemos muy bien de qué lado estamos. Espero que si algún sacerdote íntegro queda en la diócesis de La Plata, se indigne contra el encubrimiento estructural que ha permitido tantos abusos. Las víctimas están, los abusadores están, falta que la gente buena se pregunte qué deben hacer en el nombre de la verdad”.

Un hecho curioso debe ser resaltado. La noticia del desarchivo de la casua contra Lorenzo llegó el mismo día en que algunos medios nacionales, por primera vez después de una década, se hicieron eco del caso sobre el que este diario y algunos medios regionales de La Plata vienen hablando hace mucho tiempo.

Sorprende, por caso, la amplia difusión que ahora le da al asunto TN, el canal del Grupo Clarín, toda vez que ese mismo grupo mediático tomó conocimiento del caso allá por 2008 pero nunca publicó siquiera un recuadro en alguna página marginal del “gran diario argentino”. En aquel entonces, parece, era más importante el cargo de Capellán General del Servicio Penitenciario Bonaerense que ostentaba Lorenzo desde hacía años que las acusaciones sobre sus aberrantes conductas violentas y opresoras.

¿Será que, frente al escándalo creciente y en pleno año electoral, habrá llegado la orden de la propia empleadora de Lorenzo, María Eugenia Vidal, de soltarle la mano al cura carismático que parecía “intocable”? Se verá.

Leé también Lorenzo está nervioso: destruyen mural que denuncia al abusador capellán penitenciario

Eduardo Lorenzo y arzobispo Víctor Fernández | Foto Arzobispado de La Plata



Source link