Recalculando: los antiderechos se quedan sin call center

0
77


El convenio que firmaron organizaciones religiosas con el Ministerio de Salud y Desarrollo Social para financiar una línea telefónica para atender “embarazos inesperados” sería cancelado en los próximos días.

El 6 de marzo se anunció en el Salón de los Pasos Perdidos el lanzamiento del 0800 para la contención de “embarazos inesperados”. La línea iba a funcionar sponsoreada por el Estado que iba a destinar más de un millón de pesos. Este dinero y la línea estarían a cargo de entidades de claro corte confesional.

La repercusión no tardó en llegar y el repudio fue masivo. Incluso varios diputados presentaron un proyecto de resolución pidiendo que el Ministerio explique el marco en el que, discrecionalmente, decidió firmar un Convenio que destinaba fondos públicos para financiar a entidades de neto corte confesional.

Te puede interesar: Defensores del aborto clandestino ahora tendrán un 0800 financiado por el Estado

Justamente que ese convenio saliera a la luz y generara tanto rechazo, obligó a que el Ministerio “corrigiera” una parte del documento. Lo que la cartera de Stanley exigía era que las entidades responsables del 0800 informaran al Estado, cada vez que se presentara un caso de interrupción voluntaria del embarazo. Obviamente la única intención de Stanley era “acomodar” un poco el lío, de manera que se viera a este “engendro antiderechos” como algo alineado con el Plan Nacional de Embarazo No Intencional en la Adolescencia (Plan ENIA).

Pero, como era de esperar, las entidades que integraban esta red indicaron que no estaban en condiciones de dar cumplimiento a ese punto del convenio. Por lo que, de acuerdo a trascendidos, la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia confirmará oficialmente la rescisión del convenio.

Que estas entidades religiosas se hayan negado a informar los casos, significa claramente que su intención desde el minuto cero era tomar contacto con quien solicitara esta práctica con el único objetivo de persuadir y coartar el derecho de decidir sobre el propio cuerpo. Transformando a cada cuerpo gestante en una incubadora humana.

Un punto a tener en cuenta es que la rescisión no es inmediata, por lo tanto es probable que la línea funcione unos días. Pero eso no es todo, el gobierno ya entregó la mitad de los fondos que se iban a destinar a la Fundación Vida en Familia, de modo que ahora habrá que esperar que esta organización devuelva el dinero, si es que lo hace.

Esta falta absoluta de reparos que llevó a que el Estado Nacional sin el menor prurito entregue a una ONG 600.000 pesos, habla del poder que tienen estos sectores y las alianzas que arman con el gobierno. No olvidemos que Carolina Stanley necesita de las iglesias y de las organizaciones sociales para que contengan a los sectores más vulnerables, que son los que enfrentan la cara más brutal del ajuste.

La avanzada de estos antiderechos es notoria. Necesitan mostrar poder, y lo hacen de varias formas. Con mensajes aleccionadores, al armar causas penales. O firmando convenios con el gobierno nacional.

La contracara es el movimiento de mujeres que está alerta y movilizado, y como quedó demostrado el 8 de Marzo no está dispuesto a arriar ninguna bandera.



Source link