Salud en peligro: en Córdoba retiran asbesto de la escuela Garzón Agulla

0
119


Una empresa tercerizada contratada por el gobierno de la Provincia manipuló una sustancia cancerígena en la Escuela Garzón Agulla. Hace días que no hay clases y no hay peritaje oficial que garantice que se pueda volver a las aulas sin peligro para la salud.

La presencia de asbesto fue confirmada el pasado jueves por el Centro de Excelencia en Procesos. El martes anterior docentes y alumnos se habían autoevacuado y solicitado un peritaje de toda la institución. La asamblea de docentes y estudiantes decidió ayer mantener la suspensión de clases hasta que este garantizada la limpieza de la escuela.

La falta de interés del gobierno en las condiciones edilicias de las escuelas, la subejecución de presupuestos y el afán de cumplimentar días de clases pone en constante riesgo la salud de docentes y estudiantes. En el caso del Garzón Agulla, su comunidad educativa abarca desde niñas y niños de jardín de infantes hasta jóvenes que concurren a los profesorados del nivel terciario.

Andrés Damiani es delegado del nivel terciario y relató a Izquierda Diario “Todo comenzó cuando los primeros días de agosto los delegados del secundario se dan cuenta de que una parte vieja de la pileta que esta cubierta de asbesto, un material cancerígeno, había sido removida por una empresa que realizó trabajos de mantenimiento sin respetar los protocolos. En la semana del 6 al 10, los delegados de todos los niveles presentamos una nota pidiendo informes al ministerio de Educación para saber qué trabajos se habían realizado en la escuela en la zona de la pileta y empezamos a averiguar cuáles eran los riesgos de la manipulación del asbesto. El lunes 13 nos enteramos que la escuela iba a estar cerrada porque concurriría gente del ministerio de Educación, los delegados fuimos a la escuela pero se nos negó el ingreso. Al día siguiente los docentes del secundario se niegan a entrar y los alumnos se retiran, se hace presente el el Dr Carlos Dalmiro Paz, subdirección de promoción de la Salud, quién sin mediar ningún tipo de análisis sostuvo que no había ningún peligro para la salud”.

“Ese día se toma una muestra y se la entrega al Centro de Excelencia en Procesos (CeProCor) quien confirma la presencia de asbesto”, continúa explicando Damiani. “Fue entonces que pedimos un peritaje de toda la institución ya que el subsuelo de la pileta conecta con el salón de actos por un sistema de ventilación y al mismo tiempo, el subsuelo conecta con los patios. El miércoles 15 el gobierno reconoce la presencia del contaminante y se decide que intervenga la empresa Servicios Ambientales S.R.L. para eliminar el asbesto, trabajó hasta ayer. De acuerdo al protocolo deberían entregar un informe de las muestras de aire avalado por una autoridad competente. Sin embargo se nos quiso obligar, ayer martes, a entrar a la institución sin que ese informe haya sido presentado”.

No es la primera vez que docentes y estudiantes sufren consecuencias en su salud por la falta de responsabilidad sobre las decisiones que se toman desde el gobierno y sus ministerios: intoxicaciones por no respetar los tiempos posteriores a una desinfección, riesgos por falta de conservación de la estructura edilicia y por trabajos defectuosos, problemas de salud por convivir con palomas, murciélagos o alacranes son una constante en las escuelas de la provincia.

¿Que es el asbesto?

El asbesto o amianto es un mineral natural de estructura fibrosa que se utilizó masivamente hasta la década del 90 en la industria y en la construcción. Su degradación o ruptura facilita que el asbesto pueda pasar al aire en forma de diminutas fibras, cuya inhalación es perjudicial para la salud.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el asbesto es una de las diez sustancias químicas que constituyen una preocupación para la salud pública debido a que la inhalación reiterada de polvo de asbesto (asbestosis) aumenta enormemente la probabilidad de causar cicatrices e inflamación en los pulmones y cáncer de pulmón. Ha sido clasificado como un cancerígeno humano reconocido (sustancia que causa cáncer) por el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos (HHS), por la Oficina de Protección Ambiental (EPA) y por la Oficina Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC)

Por esta razón su uso ha sido prohibido en muchos países y en Argentina desde el año 2001. Los residuos que contienen fibras y polvos de asbestos, son considerados Residuos Peligrosos por lo que para su manipulación y retiro se debe dar cumplimiento a la Ley Nacional de Residuos Peligrosos 24.051.



Source link