Se entregó Pity Álvarez: "Lo maté porque era él o yo"

0
914


Tal como había adelantado su abogado, el músico llegó a la comisaría 52 a entregarse y confesó el crimen. “Era él o yo” dijo al justificar los disparos que terminaron con la vida de Cristian Díaz.

Cristian Gabriel Álvarez Congiu, conocido como Pity Álvarez , se entregó en la comisaría N° 52 de la Policía de la Ciudad. Había permanecido prófugo todo el día de ayer, tras protagonizar un incidente que terminó con la vida de Cristian Díaz en el piso cinco de la torre 12 del barrio Cardenal Samoré.

Pity confesó el crimen. “Lo maté porque era él o yo” dijo en busca de su inocencia. “Cualquier animal haría lo mismo”.

Además aseguró que “no era amigo mío, nada que ver. Si no lo mataba yo, me iba a matar él”.

El músico ya había señalado por vecinos e incluso por su novia como autor del hecho. Mientras su abogado Sebastián Queijeiro negociaba su entrega, Pity dijo a los medios que “estuve en la casa de unos amigos”. Después del hecho se lo había visto, sin embargo, en el boliche Pinar de Rocha.

La causa está en manos del juez criminal y correccional porteño Martín Yadarola, que ya realizó allanamientos en el domicilio de Álvarez.

Pity había liderado dos bandas muy populares del rock nacional. Viejas Locas, que había arrancado con un recital para 60 personas en 1989 y tuvo como pico “Especial”, que reunía temas como “Me gustas mucho”, “Homero” y “Legalícenla”. En el año 2000 arrancaría la etapa de Intoxicados, con nueva formación, que arrojaría al poco tiempo el recordado disco “No es solo rock and roll”, con temas como “Reagge para los amigos”, “Una vela” y “Está saliendo el sol”.

Pero la vida de Pity, que en parte reflejaba en sus canciones, en los últimos años se plagó de noticias de sus adicciones e incidentes en los shows o su vida fuera del escenario, que los medios buscaron resaltar. Eran las que elegían los medios también. Llegó a balear a su productor y sacar el arma ante seguidoras. El último había sido el recital que se suspendió en Tucumán porque nunca salió de su camarín.

El jueves 12 de julio esa historia se convirtió en una odisea, con la muerte de Cristian Diaz y el ocaso, quizá final, de uno de los músicos más talentosos de los últimos tiempos.



Source link